Iyana Roxanie Verduzco

Una jovencita del Valle de San Fernando ya es reconocida alrededor del mundo.

Una niña prodigio del boxeo es ahora una campeona mundial amateur juvenile.

Iyana Roxanie Verduzco, conocida como “Right Hook Roxy,” ya no solo tiene una fanaticada en el Valle de San Fernando. No después de llevar su nombre y reputación mucho más allá de los confines de esta región, y escribirlo en las páginas de los libros de registros.

Cuando Verduzco partió hacia Budapest, Hungría el 18 de Agosto para los Campeonatos Mundiales Juveniles de Niños y Niñas de la Asociación Internacional de Boxeo (AIBA), se le conocía primordialmente como la miembro más joven del equipo estadounidense. Pero regresó como una medallista de oro en la categoría Woman’s Youth Bantamweight (54kg o 119 libras) después de derrotar a Aizada Yeslyamgali de Kazajistán en la final.

Los campeonatos de AIBA se realizaron en un espacio de 11 días en la Arena Duna en Budapest, Hungría, del 21-31 de Agosto, con más de 300 participantes masculinos y femeninos.

Verduzco es una de los

20 nuevos campeones juveniles mundiales representando

nueve naciones diferentes. Otros estadounidenses que ganaron medallas de oro fueron Asa Stevens de Waianae, Hawai (peso mosca de hombres) y Heaven García de El Monte (peso mosca de mujeres).

“Campeona mundial”, repite Verduzco, de 16 años, con una sonrisa tímida.

“Todavía no me ha pegado que soy campeona mundial. Siento como que gané un torneo nacional. Pero ahora soy una campeona mundial. Eso es algo que puedo decir. Número uno en el mundo (en su peso). Se siente bien”.

Es una designación que ella se ha ganado. Verduzco sí tuvo un descanso para luego pasar por tres peleas difíciles en ruta a ganar el campeonato. Aunque ganó los tres encuentros por decisión de los jueces – 5-0 sobre Michidmaa Erdenedalai de Mongolia, 4-1 sobre Aycan Guldagi de Turquía y 4-1 sobre Yeslyamgali — se llevó su buena cantidad de golpes de las otras boxeadoras. Yeslyamgali le sacó sangre a la nariz de Verduzco en la final.

En su primera aparición en una competencia internacional, Verduzco no pudo haber tenido una mejor introducción, o mejor resultado.

“Realmente pensé que [Yeslyamgali] fue una de las peleas más difíciles”, dijo Verduzco de su pelea de campeonato. “Pero también pensé que la primera chica a la que me enfrenté  (Erdenedalai) fue la chica más fuerte con la que peleé”.

El campeonato mundial ha puesto un signo de exclamación en la temporada de boxeo amateur de Verduzco que a la fecha tiene 15 peleas. Otras victorias notables este año incluyen haber ganador el Campeonato Nacional Junior Olympic en Charleston, West Virginia, y el Campeonato de Boxeo Juvenil de Niñas de la Confederación Americana AMBC en Colorado Springs, Colo.

Todavía hay más peleas antes de que termine el año – los 2018 Eastern Elite Qualifier and Regional Champions en Tennessee en Octubre, y el USA’s 2018 Elite And Youth National Championships en Salt Lake City, Utah en Diciembre para mantener su lugar en el equipo nacional juvenil USA, donde ocupa el primer lugar en su peso.

Ella esta ansiosa de aumentar sus peleas. “Ha ido mejorando desde que era pequeña”, dijo. “Antes peleabas quizá una vez al año”, porque no había nadie más calificada en su peso.

Su abultado calendario también tiene como propósito ser parte del equipo de boxeo olímpico de Estados Unidos en 2020. Tendrá dos encuentros de calificación el próximo año en Octubre y Diciembre.

“Solo tengo dos oportunidades de quedar en el equipo porque apenas voy a cumplir 18”, dijo Verduzco.

Para poder acomodar los objetivos de su hija, Gloria Mosquera – su madre y co-entrenadora, junto con su esposo Rodrigo – sacó a Verduzco de la secundaria San Fernando en el semestre de primavera de 2017 y le está dando clases en casa. Esto continuará este otoño, aunque Verduzco regresará a la secundaria San Fernando para su último año porque quiere graduarse con su clase.

Al ganar el título de la AIBA, Verduzco ahora puede alardear de un récord amateur de 80 victorias, cuatro derrotas y ningún empate.

“Ella no ha perdido desde que tenía nueve años. Pero las derrotas en los amateur no importan (como lo hacen en los profesionales)”, dijo Mosquera. “En los amateurs, puedes ganar la pelea pero perder con los jueces. No es tu récord, es tu posición en el ranking lo que importa en los amateurs. Eso es importante de recordar”.

Para aquellos que todavía se escandalizan con la idea de que niñas y mujeres boxeen, el deporte es uno en el que Verduzco te dirá que nació.

Ella es una boxeadora de cuarta generación, con una herencia familiar que incluye a su tío Benny “The Jet” Urquidez, un ex campeón mundial de kickboxing y artes marciales, y William “Blinky” Rodríguez, un campeón de boxeo y kickboxing. Su fallecida tía era Lilly Urquidez Rodríguez, una campeona mundial de peso pluma y kickboxer que está en el Salón de la Fama de Boxeo de California.

Verduzco admitió haber sostenido una lesión leve en su hombro mientras competía en Budapest. Sin embargo, regresó a sus entrenamientos esta semana, y espera estar lista para la competencia de Octubre en Tennessee.

Su deseo para tener éxito arde fuerte. E, incluso, la experiencia internacional ha intensificado ese deseo.

“Me dí cuenta [por primera vez] que estaba representando a Estados Unidos en una competencia en contra del mundo”, dijo Verduzco. “Pero tenía hambre de más. Aprecié (ganar el campeonato juvenile AIBA) pero también sentí…que este era otro paso.

“También tengo una mejor idea ahora de lo que hay allá afuera”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *