M. Terry / El Sol

Un Asunto Familiar— (izq.-der.) Danny Rodríguez, Billy Parra y William Parra son los sobrinos y el hijo del entrenador del equipo de football de St. Genevieve, Billy Parra.

La próxima temporada de football en St. Genevieve podría ser bastante especial para el entrenador Billy Parra. También podría ser potencialmente traicionera.

El hijo de Parra, William Parra, estará en la lista de jugadores del primer equipo.

No hay un entrenador en ningún deporte que no le guste guiar a un hijo o hija a un alto nivel competitivo. Puede generar un sentido único de alegría. También puede crear sus propios problemas. Y no existe un enfoque único que garantice el resultado. Tanto el entrenador como el hijo dicen que entienden la situación, y que serán fuertemente examinados en busca de cualquier señal de favoritismo.

William dijo que sí habló con otros entrenadores y otras escuelas secundarias antes de decidir inscribirse en St. Genevieve.

“Realmente no hubo dudas; donde va mi padre, voy yo”, dijo William. “Es un muy buen entrenador. Sé que puede ayudarme a mejorar a lo largo de mi carrera en la escuela secundaria. Durante mi último año [de la escuela media], más escuelas secundarias vinieron a verme para ver si podría estar interesado. Pero nunca pensé en otro lugar que no fuera con mi padre”.

William, de 14 años, es un wide receiver de primer año, es el segundo de los tres hijos de Parra y el único varón. Dijo que espera que su padre sea duro con él en el campo. 

“Lo hemos discutido; no me va a dar ningún trato especial”, dijo William. “Tengo que hacer mi camino para estar donde quiero estar. Me va a ayudar, pero no me va a dar nada ahí fuera”.

Por su parte, Parra dijo que la decisión de venir a St. Genevieve fue tomada por su hijo, una decisión que él y su esposa, Christina, apoyan plenamente. Pero habrá líneas definitivas marcadas con respecto a la relación.

“Siempre voy a ser ‘papá’ en casa”, dijo Parra. “Realmente trabajo duro para no ser ‘Coach’ en casa porque es importante que tengamos tiempo como familia, para cuando tenga que hablarme de ‘ciertas’ cosas. Hay un tiempo y un lugar para eso. Y tiene que tener algo de tiempo para ser un niño”.

Pero en lo que respecta al football, no son sólo los otros jugadores los que analizarán la dinámica en curso.

“También tienes a padres observando”, dijo el entrenador. “Tienes que asegurarte de hacer todo lo posible para que la gente se dé cuenta de que mereces estar jugando. Si haces todas las cosas que se supone que debes hacer, y obligas a los entrenadores a jugar contigo porque estás haciendo lo que se supone que debes hacer, no debería haber ninguna razón por la que no deberías estar jugando. Mi hijo, al llegar a la escuela secundaria, ha visto chicos a los que he entrenado y lo difícil que fue [para ellos] llegar a donde querían. Ahora es uno de esos tipos”.

William no estará solo. Los sobrinos de Parra, Danny Rodríguez y Billy Parra, también están en el primer equipo. Al igual que William, prácticamente han crecido alrededor del football. Los tres han sido “ball boys” para Parra los viernes por la noche en otras escuelas donde él era el entrenador en jefe: Granada Hills Charter y Crespi.

También hay líneas que no deben cruzar.

“Espero que sientan que estoy velando por sus mejores intereses”, dijo el entrenador. “No digo que otros entrenadores no lo harán. Pero creo que sintieron que aquí es donde quieren estar porque [yo] los cuidaría de la mejor manera que yo podría y los pondría en la mejor posición para tener éxito.

“También les he hecho saber que ser su entrenador es diferente de ser su tío. Tengo que ser ‘Coach’. No pueden llamarme “tío” o “papá” — Soy “Coach” aquí, y te mantendré al mismo nivel que el resto del equipo. Pero tienes que saber en el fondo que hay un estándar más alto para ti debido a [la percepción de] tratamiento especial. Eso no puede pasar”.

Billy Parra, de 15 años, un “wide receiver” de segundo año, está subiendo al primer equipo. Dijo que está “listo” para cualquier atención que llegue en el campo, y que está ansioso por competir.

“Este verano pasado he estado trabajando para mejorar”, dijo Billy Parra. “El [Coach Parra] me ha dado consejos sobre entrenamientos. Y seguimos añadiendo a eso”.

Rodríguez, de 16 años, regresa como quarterback titular. Aunque los Valiants son una ofensiva orientada al juego terrestre, Parra dijo que Rodríguez tendría “la luz verde” para expandir el juego de pase. Ha sido una de las cosas en las que St. Genevieve ha estado trabajando este verano.

Rodríguez tuvo una temporada decente en su segundo año, pero dijo que podría haber hecho un mejor trabajo.

“No estoy tan nervioso como cuando iba a iniciar la temporada pasada”, dijo Rodríguez. “[El año pasado] se trataba más bien de decirle a los [jugadores veteranos] qué hacer. Pero me he aprendido el libro de jugadas. Hemos estado trabajando duro con las pesas. Y tengo la experiencia del año pasado. Estoy más emocionado que nada”.

Parra entra en la temporada 2019 con uno de sus equipos más jóvenes. Sólo hay cuatro estudiantes de último año que regresan. La mayor parte de la lista de 40 jugadores son estudiantes de segundo año.

Pero todavía hay 15 jugadores que regresan que, dice el entrenador, recuerdan bien las fallas de la temporada con marca de 5-5 en 2018 que terminó sin una aparición en los playoffs.

Eso no impide que Parra se entusiasme con las perspectivas.

“Este es el equipo más atlético que hemos tenido, en cuanto a los niveles de habilidad, desde 2016”, dijo. “Es un grupo completo de chicos que han jugado al football desde que tenían siete años”.

Los Valiants todavía se enfrentan a un difícil desafío para llegar a la postemporada, y no sólo por la juventud. St. Genevieve está en su segundo año de juego en la Liga Del Rey, que fue un gran paso adelante con respecto a sus ligas anteriores. En la Sección Sur, los Valiants son un equipo de la División 11. Los otros equipos de la liga —Harvard-Westlake High, La Salle High de Pasadena, St. Anthony High de Long Beach y St. Paul High de Santa Fe Springs— son todas escuelas de la División Nueve o superiores.

“Creo que todos somos casi iguales además de St. Paul”, dijo Parra. “Definitivamente están en otro nivel, y espero que sean promovidos a la próxima liga [superior] el próximo año, que para ellos sería la Liga Angelus. Y el año que viene, si todavía estamos en la liga [Del Rey], quiero quedarme aquí”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *