Eagles, Lancers Buscan Inclinar la Carrera por la Liga Mission en su Dirección

Recientemente ha habido mucha preocupación entre los aficionados del football de secundaria con respecto a la continua disminución en la participación en el deporte. Y en ninguna parte el drenaje de los jugadores se ha sentido más difícil que en la City Section de Los Ángeles, cuyos equipos también deben lidiar con más entrenadores en jefe nuevos y presupuestos deportivos más pequeños, así como la partida de jugadores talentosos a escuelas privadas.

Si eres la secundaria Grant – que ha tenido que jugar una temporada regular y de playoffs con una lista que cuenta tan solo con 20 jugadores de Varsity – la situación puede sentirse agravada por estar atascado en la División I, el escalón superior de los equipos de la sección, donde las listas de jugadores de los oponentes pueden ser dobles o incluso triples al tamaño de Grant.

 A veces eso lo hace pensar a uno que la mascota de la escuela debería ser Don Quijote en lugar de los Lancers.

Pero Franco Stasilli, el joven entrenador de Grant, no descenderá al abismo de hacerse la víctima que está fácilmente disponible para él y su equipo. El impulsa la adaptabilidad, la fiabilidad y la resiliencia a sus jugadores, junto con las bases del football.

“Es algo que cambia año tras año”, dijo Stasilli, señalando que la lista de 28 jugadores para la temporada 2019 “se siente como mucho. El primer año tuve 20 chicos en días de juego. Sé que en comparación con otros programas, no es mucho; pero para nosotros se siente como si tuviéramos un buen número en lugar de años pasados.

“Les hago saber a los jugadores todo el tiempo que necesitamos que todos se involucren, que todos necesitan saber lo que están haciendo. Incluso los chicos que son reemplazantes no pueden asumir que nunca van a entrar. Se les hace conscientes de ello”.

En cuanto a la adaptabilidad, Stasilli llegó a esta temporada con ganas de reducir aún más la cantidad de golpes que los jugadores hacen en la práctica. “Pero a veces estamos luchando con los tackles en los partidos, así que se nos ocurrió otro enfoque: cuando estábamos haciendo un trabajo ‘en equipo’ al menos permitiríamos que los jugadores fueran al suelo. Pero al no tener la lista [grande jugadores], somos cuidadosos con la actividad física en la práctica”.

Stasilli también dice que el equipo es joven. Varios de los jugadores de ultimo año se habían mudado a puestos titulares por primera vez. Los jugadores que venían del Segundo equipo estaban en un equipo que el año pasado tuvo marca de 0-10. En la superficie no parece una fórmula para el éxito. Pero Grant, actualmente 3-3 en general y 1-1 en la Liga East Valley, tiene poco interés en lo que digan en el exterior.

“La gente va a pensar que no somos buenos porque somos un [equipo] con pocos jugadores, pero tenemos el talento para vencer a los equipos [más grandes]”, dijo el quarterback Andy Chávez, de 16 años, estudiante de tercer año. “Sólo tenemos que ejecutar nuestras jugadas y asegurarnos de que nos mantenemos enfocados en la práctica y en nuestros partidos”.

“Tienes que hacer con lo que tienes”, añadió Jeremiah Daily, de 17 años, que juega una variedad de posiciones, tanto en ataque como en defensa. “Y con los jugadores que tenemos, y el talento que tenemos, si continuamos ejecutando seremos lo suficientemente buenos”.

Los Lancer tienen talento.

Chávez ha lanzado para 997 yardas y 12 touchdowns (contra ocho intercepciones), y está creciendo en su papel como líder del equipo. “Fue quarterback del Segundo equipo el año pasado y luchó”, dijo Stasilli sobre Chávez. “Pero dedicó un gran trabajo fuera de la temporada, y en realidad ha superado mis expectativas este año.  Lanza una gran bola profunda; lo noté en el segundo equipo el año pasado. Y ahora, con él aprendiendo a desempeñar el puesto, ha sido sobresaliente para nosotros”.

Dailey no ha estado jugando al football tanto tiempo, pero muestra una versatilidad notable. Stasilli lo tiene jugando como outside y middle linebacker, running back y wide receiver, y también tiene Dailey listo para servir como un quarterback de reserva si es necesario.

“Creo que tiene los atributos físicos para la Universidad”, dijo el entrenador de Dailey, quien mide 6-1 y pesa 190 lbs. “Es posible que necesite ser un poco más rápido. Pero tiene el tamaño, y si sigue trabajando, podría jugar en el siguiente nivel”.

 Añada a esa mezcla el running back Michael Smith, un estudiante de último año que aparece como 5-4 y puede pesar 160 libras, después del almuerzo, pero que se ha apresurado para corer 750 yardas y nueve touchdowns en 81 acarreos, y cogió otros siete pases para 168 yardas y dos touchdowns.

 “Es uno de los jugadores más rápidos de la ciudad”, dijo Stasilli. “Cuando se presentó como estudiante de primer año, ya era uno de los jugadores más rápidos del programa, si no el más rápido. Y ahora un estudiante de último año, tiene un poco más de confianza después de estar en la sala de pesas. Es una chispa para nosotros. Cada juego parece tener una de esas carreras donde los chicos parecen tener ángulos sobre él y corre justo al lado de ellos”.

Smith, de 16 años, solía recibir muchas sonrisas de los oponentes cuando comenzó a jugar al football en Grant. Está viendo menos esta temporada.

“Sé que el año pasado sorprendí de todos”, dijo Smith. “Supongo que ellos [pensaron que podrían] subestimarme porque soy pequeño, pero puede que no conozcan mi habilidad. Todavía puedo sorprender a algunas personas, pero no dependo de eso”.

Smith también piensa que los oponentes inicialmente podrían subestimar la competitividad y el corazón de Grant cuando los Lancers toman el campo por primera vez. “Todo el mundo espera que seamos un equipo de 0-10. Nadie espera que seamos Buenos”.

Los Lancers ganaron el campeonato de la Liga East Valley el año pasado, y esperan desafiar por el título de nuevo este año. Lo que pase en los playoffs, especialmente en el nivel de la División I es un aderezo. Los jugadores no esperarán una afluencia de jugadores que se integren del segundo equipo, y entienden que están a 1-2 lesiones clave para que esta temporada tome de repente un giro equivocado.

Pero también saben quiénes y qué son. Y están cómodos y confiados en eso.

Como le gusta decir a Smith, “cuanta menos gente tengamos, más podemos demostrar lo fuertes que somos”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *