M. Terry / El Sol

Un estudiante de séptimo grado de la Escuela Intermedia Robert Frost dijo que todos los edificios en ese campus "olían asqueroso" del incendio de Saddleridge.

Sloan Ashley, una desarrolladora de paisajes que vive en Shadow Hills, estaba parade tranquilamente frente a la escuela primaria chárter Van Gogh en Granada Hills con su hijo Zach, mientras decenas de maestros de ese plantel y otros del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) protestaban el martes 15 de Octubre.

Pero este evento no tenía nada que ver con las negociaciones laborales y los contratos sindicales. La protesta era sobre las condiciones en la escuela después del Incendio Saddleridge que comenzó en la parte norte del Valle de San Fernando el jueves 1o de Octubre; un incendio que ha quemado más de 8,000 acres, dañado o destruido más de 100 estructuras y todavía estaba  controlado menos del 50 por ciento el miércoles por la mañana, 16 de octubre.

Van Gogh, que fue cerrada el viernes como parte de las evacuaciones en la zona, afortunadamente no sostuvo daños estructurales. Pero los instructores de la escuela, y los padres como Ashley dijeron que las condiciones del olor a humo persistente y la ceniza que todavía cubrían las estructuras y los terrenos, deberían haber sido un elemento disuasorio suficiente para evitar la reapertura de la escuela el lunes 14 de Octubre.

“Lo traje de vuelta el lunes. Se quedó en la clase durante 20 minutos, y regresé y lo saqué”, dijo Ashley, agregando que Zach sufre de asma. “Dijo que el olor era realmente malo. Entré y me lo llevé. Su ropa olía a ceniza, su pelo estaba saturado. Lo llevé a casa.

 “Esto es ridículo. (La escuela) debe limpiarse adecuadamente. Es ridículo que estemos aquí ahora mismo”.

Ella no fue la única madre que expresó su indignación. Jacqueline Westman, una gerente de restaurantes de Granada Hills que tiene dos hijos en la escuela, dijo que a pesar de que el Distrito le había dicho que la escuela había sido limpiada durante el fin de semana, todavía había mucho que hacer.

“Los he visto aquí, después del hecho (incendio). Puedo verlos rastrillando y desempolvando, el humo saliendo”, dijo Westman. “Mi hijo regresó y su clase estaba llena de cenizas. Nos habían informado de que la escuela había sido limpiada, pero claramente no era el caso. Mi hija tiene epilepsia, estrés y cosas así pueden provocar convulsiones. Fue una preocupación para mí traerla de vuelta, sin saber si la escuela no es lo suficientemente segura para ella, en términos de salud”.

Lisa Bennett, una maestra de educación especial en Van Gogh, dijo que tuvo que sacar a sus 12 estudiantes del salón de clases el lunes, y continuar la instrucción del día al aire libre.

“Encontré un olor atroz, una especie de ceniza quemada en el salón de clases y partículas de ceniza en el suelo (al entrar en el salón de clases el lunes)”, dijo Bennett. “El hedor era simplemente abrumador y nocivo. Realmente saqué a mis estudiantes y un par de escritorios, y terminamos sentados al aire libre por el día porque se sentía mejor, aunque la calidad del aire no era buena al aire libre. Pero era mejor que estar dentro del aula”.

La maestra de tercer grado Hope Watterson dijo que su salón sobre ruedas no estaba tan afectado como otras aulas. “Es posible que hayamos tenido mejores resultados que algunas de las habitaciones más grandes. Tenemos nuestro propio aire acondicionado individual, por eso”.

Pero Watterson también cuestionó si la escuela estaba lista para reabrir el lunes.

“Cuando llegué al campus el lunes por la mañana a las 7 a.m., llegué temprano, ni siquiera podía respirar. No soy de los que se quejan, pero el olor a humo era tan fuerte. Y debido a que la cubierta de nubes era baja, sólo estaba impregnando el aire por completo. No podías ver el humo, pero estaba ahí”, dijo.

“Tengo dos [estudiantes] que tienen asma. Y cuando los niños venían a la escuela el lunes por la mañana, se cubrían la nariz y las caras con sus camisas”.

LAUSD publicó una declaración del Superintendente del Distrito Local Noroeste, Joseph Nacorda, diciendo que los equipos de mantenimiento habían regresado a las 10 escuelas en la zona de evacuación el lunes por la noche, y nuevamente el martes “para proporcionar limpieza adicional necesaria para garantizar la seguridad y el bienestar de nuestros estudiantes”.

“Los vientos cambiantes pueden traer humo a nuestra comunidad, y continuaremos proporcionando máscaras para los estudiantes y el personal que los soliciten”, indicó el comunicado. “También estamos modificando las actividades al aire libre, según sea necesario, esta semana. Los Angeles Unified continuará trabajando con nuestros socios de seguridad pública en el monitoreo de las condiciones de incendio y calidad del aire y tomará las medidas apropiadas basadas en la información más actualizada que se nos proporcione. Sabemos que este ha sido un momento difícil para nuestros estudiantes, empleados y familias, y agradecemos a todos por su continua comprensión y apoyo”.

 Eso no fue suficiente para calmar a los manifestantes.

“Esta ha sido una verdadera crisis de liderazgo”, dijo Bennett, uno de varios oradores en la conferencia de prensa que criticó a los funcionarios del distrito sobre las condiciones allí. “Alguien debería haber tomado una decisión ejecutiva antes de que se abrieran las puertas y decir que tenemos que cerrar esto, fin de la historia. Estamos hablando de nuestra salud y la salud de nuestros estudiantes y sus jóvenes pulmones. Es hora de que LAUSD intensifique y ponga los protocolos en su lugar para que esto nunca vuelva a suceder”.

 No estaba claro el martes cuánta más limpieza se haría en la escuela. Bennett dijo: “No nos han dicho oficialmente que van a hacer nada más a la escuela. Todavía estamos viendo equipos de limpieza alrededor del día. No estoy seguro de cuáles son las instrucciones que se les han dado. No nos han dicho.

 “Mi entendimiento es que van a estar lavando las alfombras. Pero escuché eso con mi director hablando con alguien. Pero no nos han dicho que eso, de hecho, va a suceder. Es lo que entiendo que va a pasar”.

Añadió que los manifestantes no abogaban por cerrar la escuela.

“No, para nada”, dijo Bennett. “Lo que estamos buscando es que en el futuro tengamos protocolos establecidos para entender cuál es la lista de verificación para cuando la escuela está segura y limpia para que los estudiantes, profesores y personal regresen; un ambiente limpio y seguro. Queremos esto para el futuro para que esto no vuelva a suceder, que entremos en un entorno que no sea saludable para todos”.

Ashley sugirió que “un tercero” entrara en la escuela y evaluara el daño. “Había cenizas y ollín en los salones de clases móviles. Recibimos una llamada telefónica del distrito diciendo que la escuela había sido limpiada, los edificios habían sido cambiados, pero era así. Los niños entraban en las aulas sucias. Y las alfombras, oímos, no iban a ser lavadas hasta este sábado. Eso no es ocuparse del problema”.

Dijo que no estaba segura de si dejaría que su hijo regresara a clase.

“Fui al aula (el martes) a recoger sus tareas escolares. Sé que han estado limpiando, pero todavía huele terrible”, dijo Ashley. “Necesito sentirme bien para enviar a mi hijo asmático a la escuela”.

Westman expresó reservas similares.

“Ha habido otras cuestiones que he puesto en conocimiento de ellos que han resuelto. Pero esta es una preocupación importante en lo que respecta a la salud”, dijo. “No quiero llevar a mis hijos a algún lugar donde estén tratando cosas tóxicas que potencialmente, a futuro, les cause problemas”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *