Trailblazers, Lancers Destacan en Duelo Fuera de Liga 

Hay momentos en los que es bueno estar oculto a simple vista, para que otros te apenas un vistazo pasajero mientras continúas con tu negocio. Si es así, los Reseda Regents, desde su perspectiva, no podrían haber elegido un mejor momento para deslizarse discretamente a través de una temporada de football.

El equipo 2019 puede ser el equipo más joven jamás lanzado aquí bajo el entrenador Alonso Arreola. “Tengo 11 estudiantes de segundo año, siete de ellos recibiendo tiempo significativo”, dijo el entrenador, agregando que ha pasado la mayor parte de esta temporada mezclándolos con los de clase alta de los que él y su personal dependen para mostrar el camino a los jugadores más jóvenes.

Arreola admite que todavía está revolviendo la olla, por así decirlo.

“Por tonto que pueda sonar, sigo pensando que no hemos encontrado completamente nuestra identidad”, dijo el entrenador. “Creo que la combinación de jóvenes y estudiantes de último año sigue trabajando para averiguar lo bueno que pueden ser. A veces, la falta de creencia o confianza en los jóvenes, y tal vez cierta frustración proveniente de los mayores, puede retenernos.

“En general, han hecho un buen trabajo al mantenerse constante durante la mayor semana tras semana. Pero definitivamente ha habido desafíos este año”.

A pesar de los inevitables dolores crecientes y los errores ocasionales que pueden desdibujar el progreso, los Regents todavía están en una buena posición entrando en su último partido de temporada regular contra la secundaria Van Nuys — el viernes 25 de Octubre — antes de su semana de descanso. 

Han creado un récord general de 5-3 y las derrotas —ante la secundaria Crenshaw de Los Ángeles, Palisades de Pacific Palisades y San Fernando — no son nada de lo que sentirse avergonzados. El récord podría ser aún mejor si el partido de Reseda contra Sylmar no hubiera sido cancelado debido al Fuego Saddleridge el 11 de Octubre.

Salvo una sorpresa por parte de la secundaria Van Nuys, que no ha conseguido victorias este año (0-7) este viernes, los Regents no deberían terminar peor que en segunda posición en la Liga Valley Mission. Probablemente no los meterá en el grupo de playoffs de la División Open de la City Section de Los Ángeles; pero Reseda podía optar por una posición bastante alta en el grupo de la División I, lo que sería una excelente recompensa de postemporada para un equipo joven.

Si nada más, a Arreola le encantaría ver surgir todo el potencial —o al menos las posibilidades— del equipo en el momento de los playoffs.

Los Regents han pasado de un plan más orientado a las jugadas terrestres a un esquema de pases, un movimiento necesario en parte por la transferencia del líder del año pasado Derek Boyd a la secundaria Oaks Christian. El estudiante de segundo año Kaden Jones, de 16 años, se movió del equipo Junior Varisty y ha promediado cinco yardas por acarreo. Pero los entrenadores también han limitado sus carreras a 56. “Estamos muy contentos con Kaden, él nos ha mantenido vigentes, pero sabíamos que no íbamos a poner una gran carga sobre él este año”, dijo Arreola.

Jones estaría feliz de correr más, pero ha estado ansioso por aprender los caminos y caprichos de la pelota en el nivel Varsty para que continúe desarrollándose, y con suerte prosperará.

“Ha sido muy interesante”, dijo Jones, cuando se le pidió que describiera su temporada. “Varsity es mucho más rápido que JV, y más complejo… (pero) todos los estudiantes de segundo año aquí son muy talentosos. Ha sido mucho de aprender. Sabíamos que podíamos jugar a nivel Varsity desde que nos subieron. Pero [además del libro de jugadas] tuvimos que aprender acerca de nuestras responsabilidades”.

Los entrenadores de los

Regent decidieron ampliar las responsabilidades del quarterback Trent Butler, un estudiante de último año, y los receivers Mario Martínez y Dranel Rhodes, ambos estudiantes de último año, junto con un cuarteto de estudiantes de segundo año precoces, incluyendo Jason Wagner, Jr. y Kameran Charles, que ayudan a conforman los conjuntos de cuatro receptores que Reseda normalmente emplea. Y han liderado el ataque ofensivo de los Regents.

“Todos los jóvenes han madurado mucho”, dijo Butler, de 18 años. “Ya eran super-talentosos de entrada. Pero había cosas sobre las que tenían que madurar, aprender sobre football. Han sido capaces de hacer eso y más.

“No he tenido que hacer mucho, aparte de tratar de guiarlos, y si necesitan algo de mí, saben que estoy aquí. He estado cómodo con todos a mi alrededor… Siento que todos hemos sido capaces de hacer lo nuestro. Y los entrenadores nos permiten jugar nuestro juego mientras que también nos entrenan muy bien”.

La juventud también ha servido a Reseda en el lado defensivo. El linebacker Saleem Marshall, de 15 años, ya es una presencia física fuerte; sus 34 tackles son el segundo más alto del equipo. Dijo que fue capaz de contribuir inmediatamente porque la defensa era similar a la que jugó en el nivel Pop Warner antes de avanzar a la escuela secundaria.

“Los entrenadores hicieron más cosas, así que fue más complicado de esa manera”, dijo Marshall. “Lo que tuve que aprender era ralentizar el juego, no pensar demasiado o perseguir demasiado. Porque cuando piensas demasiado, te olvidas de ‘leer’ otra cosa”.

Otro, potencial acecha en el marco de 5-4 de estatura y 135 libras que es Da’marrie Smith, que cambia rápidamente las sonrisas y los ojos de los oponentes en sus proporciones supuestamente diminutas a miradas de respeto cuando atrapa pases como receiver, o los rompe como un defensive back. “Es un verdadero jugador”, dice Arreola, con admiración.

“Había jugado con algunos de estos chicos antes de Reseda”, dijo Smith. “Honestamente, se siente como una familia. Somos sólo un equipo, no importa lo jóvenes que seamos”. 

Las lesiones, a veces, han causado varias combinaciones de jugadores que no están disponibles. Pero ahora el equipo está en mejor salud, y la semana de descansa les dará aún más oportunidad de recuperarse.

“(Esta semana) fue la primera vez que estuvimos 100 por ciento sanos en el lado ofensivo, donde tenemos a todos disponibles en su mayor parte”, dijo Arreola. “Y nos estamos poniendo saludables en el lado defensivo. Lo positivo es que podemos descansar un poco el próximo lunes, y luego tenemos la semana de descanso. Nos dará la oportunidad de sanar más antes de los playoffs”.

Tal vez lo mejor está por venir para el football de Reseda el próximo año. O podría comenzar en dos semanas, una vez que los emparejamientos de playoffs se establezcan y los juegos de ganar o avanzar comienzan a escribir sus desenlaces a la saga que es la temporada. 

Lo único predecible de la juventud es su imprevisibilidad.

Pero rara vez, si es que alguna vez, es aburrido. Y eso a menudo hace que valga la pena verlo.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *