PIXABAY

El dolor articular intenso relacionado con la artritis afecta a adultos de todas las edades, de ambos sexos y todas las razas y etnias.

La mayor parte de lo que sabemos sobre el dolor articular intenso es para adultos. La prevalencia estandarizada por edad del dolor articular severo entre los adultos con artritis varía según el estado, que oscila entre el 20% en Utah y el 46% en Mississippi. De 2002 a 2014 en los Estados Unidos, la prevalencia de dolor articular severo entre adultos con artritis fue:

— Mayor entre las mujeres (29.2%) que los hombres (22.7%).

— Mayor entre los adultos de 45 a 64 años (30.7%).

— La prevalencia fue la misma para los adultos de 18 a 44 años (24.9%) y adultos mayores de 65 años (24.3%).

— El más alto es entre los afroamericanos no hispanos (42.3%), seguido de los hispanos (35.8%) y los blancos no hispanos (23.1%).

El dolor articular intenso es más frecuente entre los adultos con artritis que también tienen otras afecciones crónicas, como la diabetes (40.9%), las enfermedades cardíacas (34.1%) y la obesidad (31.7%), y entre los adultos con discapacidad (45.6%). Más de la mitad (56.3%) de adultos con artritis y angustia psicológica grave reportaron tener dolor articular intenso.

Los Centros Nacionales para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) apoyan programas para personas con artritis para que puedan trabajar y hacer otras actividades diarias, tener menos dolor, manejar su propio cuidado y prevenir o retrasar la discapacidad.

Los esfuerzos combinados y las asociaciones de los programas financiados por los CDC llegan a más de 180,000 adultos en 48 estados, el Distrito de Columbia, el Distrito de Columbia , y un territorio — Samoa Americana.

Manejo De La Artritis Y El Dolor Articular

Muchas organizaciones profesionales tienen pautas para controlar el dolor de la artritis. Un tema común a través de las pautas es que las estrategias de manejo del dolor deben ser flexibles, incluir opciones que no implican medicamentos y ser adaptadas para satisfacer las necesidades del paciente.

Estas pautas sugieren lo siguiente para controlar los síntomas de la artritis, como el dolor:

Medicamentos de venta libre como paracetamol (p. ej., Tylenol®) o ibuprofeno (p. ej., Advil® o Motrin®) y otros antiinflamatorios no esteroideos (AINE).

— Actividad física/ejercicio o programas de actividad física basados en la comunidad.

— Terapia de ejercicio, incluida la fisioterapia.

— Talleres de educación en autogestión.

— Pérdida de peso, si tiene sobrepeso u obesidad.

— Terapia cognitiva conductual: un enfoque psicológico dirigido a objetivos en el que los pacientes aprenden a modificar los desencadenantes físicos, conductuales y emocionales del dolor y el estrés.

La evidencia emergente sugiere que estos son tratamientos más seguros y más eficaces para controlar el dolor de artritis a largo plazo que los opioides.

Un estudio reciente de personas con osteoartritis de rodilla y cadera, los tipos más comunes de artritis, encontró que después de un año que las personas que tomaron medicamentos de venta libre tuvieron mayores reducciones en la gravedad del dolor que las personas que tomaron opioides.

Manejo Del Dolor De La Artritis Sin Medicamentos

Hay varias maneras para que los adultos con artritis reduzcan su dolor sin usar medicamentos.

La actividad física regular puede ayudar a aliviar el dolor de la artritis en adultos con la misma eficacia que los medicamentos de venta libre. La actividad física tiene muchos beneficios adicionales, incluyendo la mejora de la función física y el estado de ánimo y la ansiedad reducida.

Caminar, andar en bicicleta, nadar y otras actividades acuáticas (por ejemplo, aeróbicos acuáticos, trote acuático) son maneras efectivas de aliviar el dolor de la artritis y son seguros para la mayoría de los adultos.

Los programas de actividad física basados en la comunidad enseñan a las personas a estar físicamente activas de forma segura y son una buena opción para las personas que están preocupadas por empeorar su dolor articular o artritis. Los programas de actividad física pueden resultar en mejoras clínicamente importantes en el dolor y la función.

Los CDC recomiendan varios programas de actividad física basados en la comunidad que han demostrado mejorar la calidad de vida de los adultos con artritis. Los programas locales están disponibles en YMCAs, parques y centros recreativos o comunitarios en todo el país.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *