M. Terry / SFVS

El resplandor que emana de Fred Flores, fundador y director del Desfile anual del Día de los Veteranos del Valle de San Fernando, se podía sentir por teléfono.

El desfile, que se celebró el lunes 11 de noviembre, no solo tuvo cielos despejados y temperaturas cálidas, sino también personas, mucha gente.

Flores dijo que el evento de este año, que se celebra desde el 2004, tuvo la mayor cantidad de entradas y la mayor cantidad de personas que él y otros funcionarios del comité de desfile habían visto en varios años.

“Fue genial para un día de la semana,” dijo Flores al (Sol) en San Fernando Valley Sun / El Sol el martes 12 de noviembre. “Por lo general, durante la semana la asistencia es baja debido a que la gente trabajadora [no puede venir] pero había mucha gente este año. Lo que es bueno. Nos gusta ver que los empleadores de veteranos y sus familias permiten que las personas se bajen, al menos medio día y apoyen a sus veteranos. No tenemos suficiente para hacerlo.”

Además de los espectadores y dignatarios invitados que se alinearon a lo largo de la ruta del desfile de 1.1 millas o se sentaron en el puesto de revisión, Flores dijo que tenía más de 100 entradas en el desfile de este año, incluidas varias que habían solicitado participar esa mañana. Causó que el desfile real durara un poco más de dos horas, dijo Flores, pero el evento se desarrolló sin problemas.

“Aquí está el trato; nunca decimos no a un veterano y tratamos de acomodarlo,” dijo Flores. “Puede estropear las cosas cuando todavía estamos aceptando personas el [día del desfile], lo cual hacemos. Les decimos que no vamos a estropear la alineación que ya está hecha, pero si quieren estar al final de la línea, está bien. Y adivina qué. Irán al final de la fila para montar en el desfile.

“Eso me dice algo. No les importa dónde los coloquen mientras estén en el desfile y sean honrados por su comunidad. Eso es grande.”

Flores espera que este sea el comienzo de un cambio o un resurgimiento del interés, especialmente ahora dado que más participantes son veteranos de Vietnam, Tormenta del Desierto e Irak en lugar de veteranos de la Segunda Guerra Mundial y de la Guerra de Corea.

“Tuvimos una generación de combatientes de la era de Vietnam que no tuvieron ningún respeto al regresar a casa,” dijo Flores. “Y si miras este desfile que hacemos aquí en nuestro vecindario, esa es la mayoría de este desfile: los veteranos de la era de Vietnam que vienen todos los años. Nos envían notas de agradecimiento, tienen una reunión con sus amigos … se toman tiempo libre del trabajo si no están jubilados y vienen aquí. Algunos vienen de Bakersfield, San Diego, Stockton, donde sea que estén, vienen aquí.”

Reitera el punto de que armar el desfile no es una operación de un solo hombre. “No podría hacerlo sin el equipo que tengo, han estado conmigo los últimos 16 años.” dijo Flores.

Incluyen voluntarios como Marlene Aparicio, quien ha estado en cada desfile. Ella y otros miembros del American Legion Post 176 Auxiliary en San Fernando proporcionaron café, rosquillas y rosquillas a los dignatarios y grandes mariscales antes de que comenzara el desfile, y luego les dieron de comer el almuerzo al final del desfile. Aunque todavía trabaja como cuidadora en vivo para un paciente con necesidades especiales en Downey, es importante para ella no solo contribuir, sino que el desfile continúe.

“Se pierden muchos desfiles; no hay interés “, dijo Aparicio. “Necesitamos mantener esto aquí afuera. Mientras tengamos nuestras fuerzas armadas, debemos mantener este tipo de cosas a la vanguardia. La gente necesita saber que todavía tenemos a nuestros hombres y mujeres [sirviendo]. Seguiremos haciendo nuestra pequeña parte también. Me encanta venir todos los años “.

Ella dijo que muchos miembros de su familia, incluidos su padre y su hijo, son o fueron veteranos. Su padre, un veterano del ejército, sirvió en Corea. Su hijo Mark, de 32 años, se unió a los marines fuera de la escuela y sirvió en Irak. Desafortunadamente para Mark, regresó del servicio con varios problemas médicos y ahora se lo considera 100% discapacitado a pesar de que trabaja para la ciudad de Los Ángeles en saneamiento.

Es otra razón por la que se siente obligada a venir a ayudar en el desfile todos los años. “[La gente] me apoyó cuando mi hijo fue a Irak y yo rebotaba en los muros.”

Aparicio también notó el aumento este año en participación y asistencia.

“En otros años no ha sido así,” dijo. “Noté que muchas (otras comunidades) tenían desfiles los sábados y domingos. Pero lo tenemos el [Día de los Veteranos]. Tal vez es por eso que estamos teniendo una gran participación. “

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *