MEXICO

Urge a médicos a que se incorporen al sector público

México volvió el miércoles a hacer un llamado a los médicos para que apoyen al sector público al menos durante seis meses ante la llegada del pico de la epidemia del nuevo coronavirus.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que las contrataciones se tienen que hacer entre esta semana y la próxima para darles a los profesionales un curso rápido diseñado para atender la contingencia y que se puedan incorporar pronto a la actividad.

Según el mandatario, en los últimos días se inscribieron unos 14.000 sanitarios y ya han sido contratados 3.700, pero se necesitan más médicos para paliar el déficit de profesionales de la salud. Las autoridades piden la incorporación sobre todo de especialistas en neumología, anestesiología, infectología y cuidados intensivos.

“Necesitamos tener más médicos, más enfermeras, sobre todo especialistas”, dijo López Obrador. “Les garantizamos trabajo permanente pero si no quieren trabajar todo el tiempo, que nos ayuden cuando menos seis meses, nada más que pasemos esta situación difícil”.

Con, 4.993 contagiados y 406 fallecidos, la tensión se situó el martes por la noche en una cárcel del norte de la capital que, como ocurre en muchas del país y de Latinoamérica, está superpoblada, con 1.500 internos donde caben 350. En el penal de Cuautitlán, un interno y dos guardias resultaron heridos después de que un grupo de unos 130 reos protagonizó una protesta por la decisión de las autoridades de suspender las visitas para evitar contagios. En el exterior, los familiares arremetieron contra policías antidisturbios arrojándoles basura.

En esa prisión se detectó un brote de COVID-19 con cuatro contagiados y otros 19 sospechosos que fueron trasladados a otro penal donde se ha habilitado un espacio como hospital.

 

LATINOAMERICA

Eslabón débil en pelea por insumos médicos

Universitarios desarrollan respiradores de bajo costo en Argentina y México. La tradicional bodega Casa Real en Bolivia frena la producción del singani para elaborar alcohol en gel, mientras reos chilenos fabrican 300 mascarillas al día.

La pandemia de coronavirus que ha desatado una disputa mundial por insumos médicos obliga a América Latina a un esfuerzo a contrarreloj para abastecerse y evitar una crisis sanitaria.

“El mundo está globalizado, pero cuando surgen estos temas parece que retrocedemos a la Edad Media”, reflexionó Roberto Salvarezza, ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de Argentina en entrevista con The Associated Press. “Todo el mundo compite por los insumos, por los respiradores. Todo el mundo quiere poner a su población en condiciones de seguridad”.

El virus sorprendió a la mayoría de los sistemas de salud de Latinoamérica sin capacidad suficiente para enfrentarlo, en parte por los recortes de gasto público durante los ciclos de crisis económicas. Y la producción local de insumos, como respiradores y test para detectar el COVID-19, es excepción más que regla.

China es el principal proveedor mundial de materiales médicos, pero hoy no puede garantizar que los embarques lleguen a esta parte del continente en medio de la pugna entre Estados Unidos y Europa.

La magnitud de la disputa es tal que el ministro de Salud chileno, Jaime Mañalich, admitió que debió planificar una operación secreta para hacerse del material. “Si no lo hacemos con el cuidado suficiente, esos respiradores van a ser requisados en alguna nación con un grave perjuicio para Chile”, dijo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que las dificultades cada vez más graves en el suministro mundial de equipos de protección personal “está poniendo vidas en riesgo debido a la exposición al nuevo coronavirus y a otras enfermedades infecciosas”.

 

URUGUAY

Repatrian a últimos pasajeros de crucero

Los últimos 15 pasajeros del crucero australiano Greg Mortimer, fondeado frente a la costa de Uruguay desde el 27 de marzo porque más de la mitad del pasaje estaba infectado con coronavirus, serán repatriados el miércoles a Estados Unidos.

Las autoridades uruguayas montaron un corredor humanitario desde el puerto de Montevideo hasta el aeropuerto uruguayo. El Greg Mortimer ingresó al muelle a las 11.30 local (1430 GMT) y está previsto que a las 17 (2000 GMT) los pasajeros embarquen rumbo a Miami.

Un vuelo chárter de Miami Air, preparado con equipamiento y personal médico, desembarcará a los turistas en Florida, informó Aurora Expeditions, propietaria del crucero. Desde ahí los ciudadanos europeos y canadienses -nueve en total- regresarán a sus países en vuelos comerciales.

“Los únicos que van a quedar son los miembros de la tripulación del buque haciendo cuarentena para ir a Las Palmas (España), que era el destino final cuando la cuarentena termine. De haber algún caso de gravedad Uruguay va a actuar como hasta ahora, descenderán del buque para que sean internados”, explicó la víspera el canciller uruguayo Ernesto Talvi en una conferencia de prensa.

El viernes 112 pasajeros australianos y neozelandeses fueron evacuados del barco para tomar un vuelo chárter a Melbourne, Australia. En su mayoría estaban infectados con COVID-19. En la ciudad australiana siguen en cuarentena 111 mientras un pasajero permanece internado.

El estado de salud de los pasajeros que desembarcaron el miércoles en Montevideo es bueno, explicó a The Associated Press el doctor Marcelo Gilard, director de Asistencia Prehospitalaria del Centro de Asistencia del Sindicato Médico del Uruguay (CASMU), uno de los dos sanatorios donde permanecen internados tripulantes y pasajeros del crucero.

Desde que el buque está fondeado ocho personas fueron evacuadas e internadas. La mayoría cursó la enfermedad en centros de salud sin mayores complicaciones. De ellas, tres pasajeros siguen internados y un tripulante filipino de 49 años permanece en terapia intensiva en estado crítico, informó CASMU a la AP.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *