Las caravanas de automóviles promueven la participación en el censo de EE. UU.

Con música y bocinas, unos 20-25 autos decorados con letreros coloridos cruzaron lentamente las calles de Canoga Park la tarde del 31 de julio con una sola misión: lograr que las personas participaran en el Censo de los Estados Unidos.

Esta fue la última caravana del censo, una estrategia que se ha implementado en Pacoima, Long Beach y el sur y este de Los Ángeles en las últimas semanas para recordar a las personas que completen el formulario que cada 10 años busca responder a cuántas personas viven en los Estados Unidos. Estados

El 1 de abril fue el día oficial para comenzar el conteo del Censo 2020, pero la tasa de respuesta hasta ahora es inferior a la de hace 10 años. Eso preocupa a los funcionarios, ya que el Censo determina la asignación de fondos para atención médica, educación, vivienda y otros servicios sociales, así como la representación política.

Buenas y Malas Noticias

Hasta el martes 4 de agosto, los funcionarios del condado de Los Ángeles habían determinado una participación del 59.3% en su conteo del censo, por debajo del promedio de participación estatal del 64.2%. El promedio nacional de participación fue del 62,9%.

La tasa de respuesta actual está por debajo de la tasa final de 68.2% para California en 2010, pero los funcionarios aún esperan alcanzar y superar esa meta en los dos meses restantes para completar los formularios.

Y California no está sola en querer aumentar su total. El recuento completo de California: la Oficina del Censo 2020 informa que solo cuatro estados tienen una tasa actual de respuesta propia por encima de sus márgenes de 2010: Washington, Nevada, Michigan y Kentucky.

El estado parece estar en el camino correcto. Casi 10 millones de hogares de California ya han realizado el censo, y de ese total, dos millones están en la categoría más difícil de contar.

California también tiene la tasa de auto respuesta promedio más alta en las secciones del censo, donde los nacidos en el extranjero representan una proporción más alta que la mediana de la población de la zona.

Pero no todo son buenas noticias.

Gerardo Guzmán, director del proyecto del Censo de Pueblo y Salud, con sede en San Fernando, una de las organizaciones que forma parte de la “Coalición We Count LA” que promueve la participación en el Censo, dijo que el Distrito 29 del Congreso (donde se encuentra Canoga Park) tenía una tasa de auto respuesta del 69.3% en 2010, “así que estamos casi un 13% por detrás”.

Guzmán dijo que los trabajadores del censo están tratando de superar la brecha de respuesta al solicitar fondos adicionales de la Fundación Comunitaria de California para “establecer una unidad de Asistencia de Cuestionarios Móviles para proporcionar apoyo práctico en las secciones censales de alta densidad, particularmente en Pacoima, Van Nuys, Panorama City , North Hills y áreas similares difíciles de contar donde hay muchas secciones censales con una tasa de respuesta en los percentiles bajo y medio de 40 ”.

Caravanas de Coches

Otro método que los activistas están utilizando para superar la falta de respuestas es a través de Censo de caravanas de automóviles, que se dirigen a las áreas con las “tasas de respuesta más bajas”.

La semana pasada visitaron el área alrededor del parque Lanark. Con megáfonos en la mano, Juana Torres dijo que alentaron a las personas a participar en el Censo. Antes de la caravana, también enviaron volantes e hicieron banca telefónica.

Mientras navegaban por el área, “estábamos dando información e intentando llamar la atención sobre el Censo”, dijo Torres, coordinador del Censo de una generación.

Las caravanas de automóviles son una forma alternativa de llegar a los residentes en medio de COVID-19.

“La pandemia cambió todas nuestras tácticas y estrategias. (En un año normal) estaríamos teniendo muchas actividades de divulgación en ferias, eventos comunitarios y mucho tiempo cara a cara con la gente”, dijo Torres.

Lo más importante, dijo, los trabajadores habrían estado tocando puertas. “En un año normal, lo habríamos estado haciendo desde marzo”, dijo Torres, y agregó que aún no ha ocurrido en medio de la pandemia.

Pero, según Torres, los trabajadores tocarán puertas hasta agosto y septiembre, aunque en una cantidad “mucho más limitada” y practicarán pautas de distanciamiento social.

“Algunas organizaciones ya comenzaron. Nosotros en One Generation, estamos a punto de comenzar. Va a ser significativamente menos porque estamos comenzando el proceso muy tarde “, dijo Torres.

También será limitado porque es posible que no tengan todos los voluntarios que normalmente tendrían. Por ejemplo, One Generation es una organización de servicios para personas mayores y muchos de sus voluntarios son mayores, por lo que “muchas de esas personas no pueden llamar a las puertas”, dijo Torres.

“La pandemia es definitivamente una de las razones por las cuales nuestros números no son tan altos (como hace 10 años)”, admitió Torres.

Temores de Inmigración

Algo más que puede estar impidiendo que las personas completen el Censo es el miedo.

“Hay mucho miedo en la comunidad debido a la debacle sobre la cuestión de la ciudadanía”, dijo Torres.

El año pasado, la Administración Trump intentó sin éxito incluir una pregunta de ciudadanía en el formulario del Censo. Y recientemente, el presidente firmó un memorando controvertido para excluir a los inmigrantes indocumentados del conteo del Censo 2020.

El memorando podría excluir a más de dos millones de inmigrantes indocumentados en California, según el Centro de Investigación Pew. El estado de California y varios otros estados, así como otras ciudades, han presentado demandas contra el gobierno federal por lo que llaman un “decreto racista” que también es inconstitucional.

A pesar de estos esfuerzos de la administración Trump, Torres enfatizó que la información contenida en el Censo es completamente segura.

“Podemos asegurar a las personas que ninguna información personal será reportada a ninguna otra agencia”, dijo. “Son solo datos. No revelamos nombres, direcciones ni nada más.

“Lo que le digo a la gente es,” no tengas miedo “, dijo.

Este año es más importante que nunca completar el Censo, dijo Torres. Las disparidades de salud reveladas por la pandemia de coronavirus, que ha impactado a los afroamericanos y latinos peor que a los blancos, hace imperativo asignar mejor los recursos a los más necesitados. 

Se estima que, en el condado, cada persona contada en el Censo resulta en aproximadamente $ 1,000 en fondos federales. 

“Para ayudar a combatir COVID-19, no solo necesitamos que las personas se cubran la cara y mantengan el distanciamiento físico, sino que también deben asegurarse de contarlas en el censo”, señaló recientemente la directora del Departamento de Salud Pública del condado, Barbara Ferrer. 

“No completar el censo podría privar al condado de Los Ángeles de los mismos recursos que necesitamos para combatir la pandemia y otras enfermedades que tienen consecuencias de vida o muerte en nuestra comunidad. Solo se necesitan 10 minutos para completar el censo, y puede hacerlo directamente desde su casa en su computadora o teléfono”, dijo Ferrer. 

Desafortunadamente, es en las áreas donde los más necesitados con frecuencia tienen tasas más bajas de respuesta al Censo. Es por eso por lo que funcionarios como Torres están instando a las personas a responder más temprano que tarde. 

El último día para que los hogares respondan por teléfono, correo o en línea es el 30 de septiembre. Completar el censo es privado. Las respuestas están protegidas por la ley federal y no se pueden compartir con otras agencias gubernamentales u otras entidades, incluido su arrendador. 

 Los residentes pueden completar un formulario del Censo en línea en my2020census.gov, por teléfono en inglés (844) 330-2020 o en español al (844) 468-2020, o por correo enviando el cuestionario enviado por correo a los hogares a: US Census Oficina, Centro Nacional de Procesamiento, 100 Logistics Ave., Jeffersonville, IN 47144. 

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *