Lalo Garcia

De 1347 a 1665, la peste negra diezmó pueblos y ciudades de Europa y Asia, matando a millones. Quienes sobrevivieron recordaron el sufrimiento, las innovaciones médicas y los descubrimientos en pinturas e imágenes que ahora se conocen en todo el mundo en libros como “Decamerón” de Giovanni Bocaccio. 

Durante meses, la pintora Maricruz Sibaja y otros artistas locales también han estado absorbiendo el caos del mundo que los rodea a medida que avanza la pandemia de coronavirus. Colocarán las imágenes de nuestros desafíos médicos actuales en pinturas y obras de arte que se exhibirán en una exhibición especial en el Consulado de México en San Bernardino el 19 de diciembre. 

Llamado “Dia 40” en referencia al número 40 en español para 2020 y cuarentena, Sibaja, quien lidera la exhibición, dijo que han elaborado cuatro planes para el evento, incluido uno que permite un pequeño número de visitantes para estar presentes en el interior de la instalación, otro para tener la exhibición en el exterior, y un formato completamente virtual, “según sea la situación en ese momento”. 

Además de Sibaja, la exhibición exhibirá obras de arte de reconocidos artistas locales como Lalo García, Carlos Ruiz de Chávez, Felicitas Herring, Enrique Espinosa, Luis Villanueva, Heriberto Luna, Salvador Chava Rodríguez, Félix Bárbara Rivera y Gilberto García Rodríguez. 

El evento también contará con la participación de seis poetas: Reyna Reyes, Hugo Rene Olivas Romero, Marga Hee, Miriam Burbano, Eros-Land y Wenceslao G. Zapatero. Para muchos de ellos, esta será su primera exhibición en medio de una pandemia que ha obligado al cierre de galerías y otros lugares de reunión. 

Todas las obras expuestas tendrán el tema de esta situación anormal.

“(El año) 2020 ha sido un ataque a la vida misma. Ha marcado una línea de incertidumbre”, dijo Sibaja. “Este año debe perpetuarse para la historia”. 

“Todo cambió”, continuó. “Llegó a cambiar nuestra conciencia donde no valoramos la libertad que teníamos: los abrazos, los besos, estar cerca de nuestro amigo, familia, disfrutar de una comida. 

“Todos, como una voz colectiva, vamos a hablar sobre lo que absorbimos en 2020. Los poetas van a componer algo en base a lo que han sentido, la forma en que sus corazones y su conciencia también han sido impactados”. 

La Sacudida 

Pero la epidemia no fue el único problema. Las protestas por la justicia racial, los incendios devastadores, el desempleo sin precedentes y la devastación económica también han trastornado la vida. 

Todos estos elementos son parte del trabajo en progreso de Sibaja, que ella ha titulado “La Sacudida”.  

“Se llama ‘La Sacudida’ porque vino a sacudir todo, naciones enteras. Nos puso al revés y vació las arcas de las naciones”, dijo Sibaja.

“Llegó a sacudir no solo la economía, sino nuestra conciencia, de eso habla la pintura”, agregó. 

La artista mexicana se salvó de parte del impacto económico que sufrieron otros compañeros. Después de trabajar sin descanso durante los últimos cuatro años, y a menudo pasar de 10 a 15 horas al día concentrada en su arte para numerosas exposiciones individuales que requerían un mínimo de 30 piezas, en 2019 decidió que tomaría un respiro en 2020. 

“Me dije a mí misma a propósito que quería relajarme en 2020. Sería un año para descansar. Eso ya lo tenía en mente, así que no me afectó en términos de trabajo”, dijo. 

También está acostumbrada a “ponerse en cuarentena” y encerrarse en su casa para pintar durante esos hechizos frenéticos. 

Pero no se ha librado de la preocupación por una enfermedad que se ha cobrado más de 200,000 vidas en Estados Unidos.

“Mi hermano tenía COVID-19 y sufrió ese problema durante casi 30 días. Vimos que era una pelea muy difícil”, dijo Sibaja.

Y, como todo el mundo, no ha podido ir a cenar ni escuchar música en vivo, uno de sus pasatiempos favoritos para despejar la mente después del trabajo.

“Tengo todo este tiempo libre, pero no puedo salir. Así que eso me afectó mentalmente”, dijo.

Su obra de arte abarca todo esto y más. Sibaja dijo que incluye máscaras faciales, personas con las manos en alto, incendios forestales, ataúdes e imágenes cubiertas con la bandera de Italia, España, México, Estados Unidos y Colombia, naciones que se han visto profundamente afectadas por la pandemia y otros desafíos.

Todas las piezas de arte deben estar terminadas antes del 30 de octubre. Sibaja planea lanzar un video que muestre todas las obras de arte y los artistas que acompañarán la exhibición, que para ella es como “recibir un abrazo espiritual” de colegas que conoce y admira.

Además de expresarse a través de sus obras de arte y poemas, Sibaja dijo que el propósito de la exhibición es el mismo que el de los artistas de la época medieval: dejar un legado para las generaciones futuras de lo que sucedió en un año tumultuoso.

Un año, dijo, “eso dejará una huella en la humanidad”.