El viernes 13 de noviembre, el presidente electo Joe Biden nombró a Cecilia Muñoz para unirse a su equipo de transición.

Durante la administración Obama-Biden, más de tres millones de familias fueron separadas y Cecilia Muñoz, quien era una de las principales asesoras de inmigración, defendió consistentemente estas decisiones e intentó justificar la separación de familias y excluyó a los defensores de todo el país.

La locura es hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes.

¿Por qué la administración Biden a bordo de Cecilia Muñoz, alguien que defendió con vehemencia las deportaciones, las separaciones familiares y esencialmente construyó la maquinaria para el asalto total de Trump a los inmigrantes?

Hay una sensación de amnesia que parece haber infectado a los demócratas y es extremadamente preocupante ver que los mismos actores que entregaron las llaves a la administración Trump tomen las riendas una vez más.

No debemos olvidar que Cecilia Muñoz no era una defensora, sino que nos cerró a muchos de las conversaciones y vendió a nuestras comunidades para obtener ganancias políticas. Cuando luchamos por nuestros padres y otras personas indocumentadas, ella nos falló y ninguna cantidad de cambio de marca o venta de libros puede encubrir la vergüenza de vender inmigrantes.

Esto no infunde confianza en la nueva administración, sino todo lo contrario.

En señal de buena fe, los líderes comunitarios de todo el país deben insistir en que Cecilia Muñoz se mantenga alejada y permita que alguien que realmente se preocupa por los inmigrantes se una a la administración.

Javier Hernandez es el director de Inland Coalition for Immigrant Justice.

 

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *