Jess Margarito

Jess Margarito, un residente de toda la vida de la ciudad de San Fernando que fue el primer chicano electo al concejo municipal y que también se desempeñó como alcalde, murió por complicaciones del virus COVID-19. Tenía 73 años. 

Margarito falleció el 8 de enero de 2021. Comenzó a combatir el virus a mediados de diciembre, y en un momento fue puesto en coma inducido médicamente en el Centro Médico de UCLA, según su hija Analisa Margarito Flores, la segunda de los tres hijos de Margarito. Tiene una hermana mayor, Yolanda Margarito Montoya, y un hermano menor, Jesse, Jr. 

La esposa de Margarito durante 50 años, Cecilia, también se enfermó por el virus y pasó varios días en una unidad de cuidados intensivos, pero se está recuperando, dijo Flores.

“Esta [enfermedad] llegó de repente”, dijo Flores. “Aún trabajaba de 6 a 7 días por semana (como director del Servicio de Inmigración de Santa Rosa en San Fernando). Él hacia ejercicio. Ya había acudido una vez a cuidados urgentes; pensó que era la gripe. [Eventualmente estaba] en tratamiento por COVID, pero nadie pensó que esto lo derribaría”. 

Después de trabajar durante años como activista comunitario, Margarito fue elegido miembro del consejo local en 1984 y fue nombrado alcalde por sus compañeros en 1986, el primer año en que el consejo tuvo una mayoría latina. Fue aclamado por sus amigos como “un pionero” en la política local, así como  alguien “con un gran corazón”. 

“Para mí fue uno de nuestros primeros líderes antes de que tuviéramos representación política aquí en la ciudad de San Fernando”, dijo Rubén Rodríguez, director ejecutivo de Pueblo Y Salud, una organización sin fines de lucro con una oficina en San Fernando que ofrece servicios de salud, programas de prevención de drogas / alcohol y participa en la política local. 

“Diría que estaba adelantado a su tiempo, un líder natural, un pionero. Pudo inspirar a la gente, hacer que se involucren en tener representación latina en la ciudad de San Fernando”. 

Richard Villa, un amigo de toda la vida, como Margarito, también creció en San Fernando. “Tenemos una historia. Trabajamos juntos, jugamos a la pelota juntos, salíamos con nuestras parejas juntos, nos metimos en problemas juntos … él fue el padrino de mi boda, yo fui el padrino de su boda”, dijo. 

“No hay suficientes palabras para describir a Jess Margarito. Para mí, era especial, era único, era único en su clase. Tenía un gran corazón. Era mi pistolero, un tipo que siempre está contigo y te respalda “. 

Inspirado por los Movimientos Políticos Latinos 

Margarito, quien se graduó de San Fernando High School (y también jugó como mariscal de campo en el equipo de fútbol), pasó dos años en el Ejército de los EE. UU. antes de ser dado de baja en 1968. 

En ese entonces San Fernando era una ciudad muy diferente. 

“En las décadas de 1950 y 1960, San Fernando estaba dividido; era como los Hatfields y los McCoy ”, dijo Villa. “Las vías del tren eran la línea divisoria; Los latinos vivían de un lado y del otro lado estaban todos los blancos. Crecimos en eso. Lo vivimos”. 

Rodríguez estuvo de acuerdo. “La mayor parte del consejo en ese momento vivía en lo que llamamos Huntington Estates. Huntington es una calle aquí, cerca de Glenoaks. Lo llamábamos “Estates” porque ahí es donde estaban las casas grandes. Es donde estaban todos los empresarios locales que dirigían la ciudad”. 

Pero Margarito estaba experimentando su despertar político luego de regresar del Ejército. Mientras estudiaba en LA Valley College, formó una rama de MEChA (Movimiento Estudiantil Chicano de Aztlán). También marchó con César Chávez durante la huelga de los recolectores de uva en Delano, CA, que duró de 1965 a 1970. 

Margarito también se involucró con el partido progresista La Raza Unida que comenzó en Texas en 1970 y se extendió al oeste a otros estados, incluida California, durante el apogeo del movimiento chicano. Con un grupo central pequeño y comprometido, Margarito ayudó a establecer una rama del partido en el Valle de San Fernando en una pequeña oficina que se convirtió en un lugar de reunión activo y la base para organizar y hacer campaña para los candidatos en elecciones clave para el Senado estatal y la Asamblea. 

Lanzándose al círculo político, Margarito hizo su primer intento de postularse para un escaño en el concejo municipal de San Fernando en 1972, pero no ganó. En 1974, La Raza Unida presentó un caso en la corte federal contra la ciudad de San Fernando acusando que las elecciones generales impidieron que los candidatos chicanos / mexicoamericanos fueran elegidos. 

El caso finalmente se decidió contra La Raza Unida en 1980 aunque, desde entonces, las elecciones generales consideradas discriminatorias en las elecciones locales como el “truco más viejo del libro” han sido prohibidas por el Congreso en todas las elecciones federales y descartadas en la mayoría de los estados. Sin embargo, persiste en la Ciudad de San Fernando. 

Margarito se quedó cerca de casa, trabajando como voluntario en trabajos que consideraba que le permitían unir los lugares en los que trabajaba con la comunidad. Desde hace más de 10 años en Las Palmas Park, el primero trabajó como asistente de recreación a tiempo parcial antes de convertirse en un líder mayor a tiempo completo allí. Trabajó para la Oficina del Censo de Estados Unidos. También trabajó como especialista en programación de información para Valley Cable TV y ayudó a obtener una franquicia para la ciudad de San Fernando. 

En 1984 decidió intentar postularse nuevamente para el ayuntamiento. Con el apoyo de Rodríguez y Villa, quienes ayudaron a ejecutar su campaña y dirigieron campañas de registro de votantes, Margarito pudo abrirse paso y ser elegido. Su victoria por primera vez dio representación a los residentes que no sentían que tuvieran voz, abriendo la puerta para que otros, además de sus residentes blancos, corrieran y cambiando el rostro de la política local en su ciudad natal. 

“Mucha gente ayudó. Tuvimos gente llamando a las puertas de los que podían votar”, recordó Villa. “Sacamos gente de sus cuevas, por así decirlo. Y tuvimos una buena participación”. 

“Se hizo realidad que un latino podía correr y ganar en la ciudad de San Fernando”, dijo Rodríguez. “Eso cambió todo; otros surgieron después y continuaron siendo elegidos. Pero [Margarito] abrió ese camino. Lo hizo real. Es posible que muchos jóvenes [de hoy] no lo conozcan. Pero definitivamente fue un pionero “. 

Flores naturalmente creció en un ambiente de activismo y educación política gracias a su padre. 

“Fui presidenta de MEChA en San Fernando High y trabajé para Cesar Chavez”, dijo. “Estaba ayudando con el registro de votantes cuando tenía 4-5 años. [Su padre] siempre nos tuvo con él [a su lado] “. 

Investigado por la Policía 

Margarito sirvió en el consejo durante ocho años hasta que renunció en 1990, asumiendo el cargo de director del Departamento de Recreación y Servicios Comunitarios de la ciudad. Pero fue despedido de ese cargo en 1994, luego de una investigación de tres años por parte del Departamento de Policía de San Fernando, y fue acusado de firmar documentos de verificación del trabajo de tres delincuentes condenados que nunca se realizó entre abril de 1992 y diciembre de 1993. 

En un acuerdo de culpabilidad, a Margarito se le dio tres años de libertad condicional y se le pidió que realizara 200 horas de servicio comunitario. Irónicamente, el servicio comunitario en funcionamiento probablemente hubiera sido lo que Margarito haría normalmente de todos modos y nunca se consideró como un “castigo”. 

Flores y otros creían que su padre había sido “un sujeto” de enemigos políticos, pero, como ella describió, “nunca le guardó rencor” a pesar de que “la Ciudad trató de culparlo de todo”. 

“Creo que el caso costó $ 1 millón”, dijo. “Incluso las tres personas (acusadas de no hacer el trabajo) dijeron, ‘él era simplemente un buen tipo y firmó los papeles porque pensó que realmente haríamos el trabajo’. Eso es lo que hizo mi padre”. 

Siguió Trabajando 

Si bien algunos verían su caída en desgracia con la pequeña ciudad como un escándalo lo suficientemente grande como para hacerlo retroceder, Margarito continuó buscando trabajo que creía que podría beneficiar a la comunidad. 

En el Valle, siguió siendo un respetado “activista original” y un tipo “a quien acudir” que otros todavía buscaban para una buena discusión sobre los primeros días de la organización que fue la base para los muchos líderes políticos latinos que han sido elegidos con éxito hoy. 

Las organizaciones locales sabían que podían contar con su generosidad personal para buscar en sus propios bolsillos y comprar boletos de recaudación de fondos o hacer una donación necesaria. Enfocó su pasión trabajando con inmigrantes indocumentados, permaneciendo justo en el corazón de su comunidad, que se convirtió en un puesto en la agencia – Servicios de Inmigración de Santa Rosa en Maclay. 

Su sobrina, Stephanie Escoto, trabaja en la oficina de San Fernando con Margarito. Dijo que su tío siempre tenía un gran “hola” y “buenos días” para el personal y los visitantes. Y era un gran admirador de los equipos deportivos de los Dodgers, Lakers y Rams. 

“Estaba súper emocionado cuando [los Dodgers y Lakers] ganaron sus campeonatos en 2020”, dijo Escoto. “Puso las banderas de su equipo en la oficina”. 

Cuando se le preguntó qué recordaría más de su padre, Flores se puso a llorar brevemente. 

“Era mi mejor amigo”, dijo Flores. “Iríamos a desayunar juntos, almorzaríamos. Tenía mucho amor por su familia. Le encantaba llevarnos a todos a comer y comer bien … Nuestra casa, cada día festivo, teníamos extraños en nuestra casa porque recogía a alguien que necesitaba una comida de Acción de Gracias o Navidad. Abría su garaje para que viviera la gente que acababa de llegar al país, a quienes conocíamos o no. 

“Su familia había sido extremadamente pobre; sus hermanos habían estado en pandillas o eran simples trabajadores de la construcción. Pero trabajó para la comunidad o hizo estas cosas políticas sin ejemplo. Siempre nos dijo que nunca se podía ser demasiado generoso ni demasiado indulgente. Él era simplemente una alma diferente”, dijo. 

Rodríguez ofreció un homenaje final.

 “En la historia azteca tenemos lo que ellos llamaban los Guerreros Águila”, dijo, reflexionando sobre la fuerza de esos guerreros en el México antiguo que estaban en constante batalla. “Y ahora ha caído otro Guerrero Águila”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *