MEXICO (AP) — Las autoridades mexicanas anunciaron que los padres de los 43 estudiantes desaparecidos podrán ingresar a bases militares para buscar a sus hijos, aunque afirmaron que hasta ahora no hay evidencia de que el ejército haya estado involucrado en el caso que ha sacudido al país.

La Procuraduría General de la República señaló la noche del martes que los padres deberán realizar una solicitud formal con la fecha y hora para entrar a instalaciones militares.

Un portavoz de los padres, Felipe de la Cruz, dijo el miércoles en Radio Fórmula que la intención de los familiares “es buscar en todos los cuarteles del país”, no sólo en los del estado sureño de Guerrero, donde desaparecieron los jóvenes.

El anuncio ocurrió horas después de un encuentro entre funcionarios y familiares de los jóvenes desaparecidos, y un día después de que un grupo de padres y simpatizantes se confrontaron con policías militares cuando intentaron irrumpir en una base castrense en la ciudad sureña de Iguala.

Los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa desaparecieron el 26 de septiembre en Iguala tras ser detenidos por policías municipales. La versión oficial es que fueron entregados a miembros de un grupo del narcotráfico que los habrían matado e incinerado.

Hasta ahora, sólo uno de los estudiantes ha sido identificado a partir de pruebas de ADN a restos quemados.

Los familiares de los jóvenes en las últimas semanas han pedido a las autoridades abrir una línea de investigación sobre la posible participación de efectivos castrenses en la desaparición, aunque el gobierno sostiene que no hay elementos para suponer su involucramiento.

“De ninguna declaración que se ha obtenido en la Procuraduría se desprende que elementos del ejército o algún cuerpo de seguridad del gobierno federal haya tenido participación alguna en la desaparición de los estudiantes”, dijo la noche del martes a la prensa Tomás Zerón, jefe de la Agencia de Investigación Criminal de la Procuraduría General.

Horas después, la dependencia federal señaló en un comunicado que los padres habían hecho una petición adicional para asistir a las instalaciones militares.

Los cuarteles, aseguró la Procuraduría, “están abiertos a todos los ciudadanos y que el ingreso se tendrá que hacer de manera ordenada y con respeto a nuestras instituciones”.