AP

CIUDAD DEL VATICANO (AP) — El Vaticano anunció el sábado los detalles del inminente viaje del papa Francisco a México, el cual incluirá una misa masiva entre indígenas en el sur, otra en una ciudad fronteriza con Estados Unidos y visitas a dos zonas marcadas por la violencia en el país.

Los detalles del recorrido fueron dados a conocer en el día de la Virgen de Guadalupe, patrona de México y de los católicos latinoamericanos, después de que el pontífice oficiara una misa en la Basílica de San Pedro en honor a “La Guadalupana”, como comúnmente se le conoce.

La visita de cinco días, que discurre por lugares marcados por la pobreza, la marginación, la violencia y la migración, comenzará en la Ciudad de México el 12 de febrero. Al día siguiente el papa celebrará una misa en la Basílica de Guadalupe, la “madre de las Américas”, como la llamó Francisco.

Durante su estancia en la capital, el pontífice será recibido formalmente por el presidente Enrique Peña Nieto, mantendrá un encuentro con los obispos, visitará un hospital pediátrico y se reunirá con representantes del mundo de la cultura.

Posteriormente oficiará una misa en la localidad de Ecatepec, ubicada al noroeste de la capital en el Estado de México, un suburbio que padece uno de los mayores índices de violencia del país y tiene amplias zonas de pobreza. Además, en este año captó la atención de la opinión pública por el enorme número de asesinatos y desapariciones de mujeres.

Francisco también visitará el estado sureño de Chiapas, una de las regiones más pobres del país, con una gran población indígena y donde sigue presente el movimiento zapatista. El Ejército Zapatista de Liberación Nacional se alzó en armas contra el Estado en 1994 y siempre contó con la simpatía y el apoyo de la Iglesia católica local.

Antes de viajar hacia la frontera norte de México, donde se prevé que el tema estrella sea la migración, el papa visitará Morelia, capital del estado de Michoacán, uno de los puntos álgidos de la lucha contra el narcotráfico y escenario del alzamiento hace dos años de grupos conocidos como “autodefensas” —integrados por miembros de la población civil como una forma de resistencia a los traficantes de drogas_, muchos de los cuales todavía están activos.

Su última escala será en Ciudad Juárez, en la frontera con Texas, donde celebrará una misa masiva en el estadio Benito Juárez, con capacidad para 220.000 personas, a la que llegarán fieles procedentes de Estados Unidos.

El pontífice también tiene previsto un encuentro con trabajadores y visitar la cárcel de Juárez, la ciudad que, además de ser un punto emblemático de cruce de inmigrantes no autorizados a Estados Unidos, fue durante años uno de los lugares donde la guerra entre los cárteles y entre éstos y el gobierno tuvo consecuencias más sangrientas.

El papa celebró misa en San Pedro el sábado por la noche en honor de la Virgen de Guadalupe mientras miles de fieles llegaban a la Ciudad de México para mostrar su fervor hacia la Guadalupana, la mayor peregrinación católica que tiene lugar en el mundo por estas fechas.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *