CHIRLA Proimmigrant activistas reunidos a repudiar los allanamientos planificados contra las recientes familias llegaron desde Centroamérica huyendo de la violencia en sus países de origen.

Llamadas a la Casa Blanca, clínicas legales gratuitas y santuario en iglesias. Esas medidas, así como una repudiación general, son las armas que desplegaron grupos pro inmigrantes después que apareció un reporte la semana pasada indicando que el Departamento de Seguridad Interna (DHS) se prepara para redadas a gran escala para deportar a familias centroamericanas que arribaron recientemente al país buscando refugio a la violencia que se viven en sus países.

Hermandad Mexicana Transnacional, una agencia que aboga por los indocumentados y que ofrece servicios migratorios en Panorama City, empezó el miércoles por la mañana una ronda de llamadas a la Casa Blanca pidiendo al Presidente Obama que ponga un alto a estos planes.

“Hola, Estoy llamando para pedirle al presidente Obama a hablar inmediatamente al Departamento de Seguridad Nacional a detener las redadas y deportaciones de Centroamericanos los niños y las familias que huyen de la violencia. Los niños y las familias que huyen por sus vidas deben ser protegido y apoyado, no aprehendido y deportados. ¡Gracias!”, era el guión preparado para aquellas personas que hicieran estas llamadas.

El esfuerzo continuará durante todo el fin de semana hasta el lunes 4 de Enero.

La Coalición de los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA), también estaba siguiendo la misma táctica.

“Empezando hoy (martes) hasta que escuchemos lo contrario, le pedimos al público que inunde la Casa Blanca llamando al (202) 456-1111 y/o que escriba postales al Presidente Obama en la Casa Blanca, Washington D.C. y le pida que de el regalo de una familia. Protección para inmigrantes, no deportación”, indicó Angélica Salas, Directora Ejecutiva de CHIRLA.

“Los planes para deportar a familias centroamericanas, ya sea que estén por iniciar, en progreso, o a finales, son horrendas, mal intencionadas, y una bofetadas en la cara a todo lo que representa Estados Unidos, incluyendo justicia, un proceso judicial justo y la búsqueda de vida, libertad y felicidad”, continuó Salas.

El martes por la mañana, una gran coalición de grupos que abogan por los indocumentados, activistas, líderes religiosos y abogados se congregaron en las oficinas de CHIRLA cerca del centro de Los Angeles para denunciar los planes de deportación y ofrecer asistencia a aquellos que teman estas posibles redadas.

Noel Andersen, un reverendo con Church World Service, dijo que él y otros religiosos han estado desarrollando un “movimiento santuario” para ayudar a centroamericanos que busquen refugio en Estados Unidos.

Una red de congregaciones están “preparándose en estos momentos para abrir sus puertas para dar santuario si la Administración sigue adelante con este plan”, indicó Andersen.

Cerca de 50 iglesias en 15 ciudades a través del país ya prometieron abrir sus puertas y dar refugio a migrantes que enfrenten la deportación.

DHS no ha validado, ni negado las aseveraciones que aparecieron en un artículo publicado el 23 de Diciembre por el periódico Washington Post detallando las acciones migratorias en contra de indocumentados que llegaron en masa a la frontera de Estados Unidos-México en 2013, sobrecargando los recursos y representando una crisis para la Administración Obama.

La agencia ha mantenido que su enfoque son individuos “que representan una amenaza a la seguridad nacional, la seguridad pública y en la frontera”, incluyendo aquellos que han sido aprehendido tratando de entrar al país ilegalmente y los que han recibido órdenes de remoción del país desde Enero de 2014.

Cerca de 235,000 personas fueron deportadas en el año fiscal 2015 (que corre desde el 1 de octubre de 2014 hasta el 30 de septiembre de 2015) y el 60% de ellos tenía un historial criminal, según cifras publicadas recientemente por DHS.

AYUDA LEGAL

Pero los que abogan por los indocumentados alegan que enviar a estos menores de edad y familias de regreso a países como El Salvador y Honduras, que están entre las naciones más violentas del mundo, significaría una “sentencia de muerte para ellos”.

“Deportar a estas familias significa enviarlos al frente de una guerra no declarada”, dijo Martha Arévalo, Directora Ejecutiva de CARECEN. “Deberíamos dar la bienvenida y protegerlos, no lanzarlos a la violencia”.

Añadió que CARECEN está preocupada de que los niños y familias que recibieron órdenes de remoción en 2014 no tuvieron un proceso judicial justo ya que sus casos fueron apurados mientras la Administración Obama intentaba deshacerse de la multitud de refugiados en su frontera sur.

“Los pedidos de asilo de estas familias son creíbles. Cuando se les da representación, ellos reciben asilo la mayoría de veces. Un estudio reciente encontró que los niños con representación legal tienen una tasa de éxito de 73% en las cortes de inmigración, comparado con 15% con niños no representados”, dijo Arévalo.

CARECEN ha establecido un programa de sesiones de orientación legal para ayudar a familias a que completen sus solicitudes de asilo. La primera sesión es el 14 de Enero de 2016, y tendrán lugar cada jueves.

Meredith Brown, una abogado de inmigración, dijo que también hay abogados voluntarios listos para ayudar a aquellos en riesgo de la deportación.

Brown urgió a las personas a prepararse para cualquier problema, especialmente aquellos que estén en medio de casos de inmigración.

“Si perdiste una audiencia ante un juez migratorio, debes averiguar si no te dieron una orden de deportación en ausencia o si hay otra forma de arreglar tu caso”, expresó.

También sugirió que la gente “memorice el número de teléfono de organizaciones confiables o de tu abogado”, dijo ella, y agregó que la gente debe recordar no abrir la puerta a menos que las autoridades tengan una orden judicial y que “no firmen nada que no entiendan”.

Para participar de las sesiones gratuitas de ayuda legal que ofrece CARECEN, llame al (213) 385-7800 Ext. 148 y deje un mensaje. O puede enviar un mensaje a refugeefamilies@carecen-la.org

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *