A. Garcia / SFVS

Van Nuys Blvd. in Pacoima.

La calle principal de Pacoima ha cambiado.

El bulevar Van Nuys comienza el nuevo año con un nuevo aspecto. El camellón que separaba los carriles norte y sur de la calle desapareció. En su lugar, la sección sur ahora cuenta con un carril protegido para bicicletas, y los espacios de estacionamiento están al lado de los coches que pasan por la calle, en lugares marcados alejados de la acera.

Los cambios están en la porción del bulevar desde Laurel Canyon hasta San Fernando Road. Las reformas son parte de la Iniciativa Great Streets del alcalde angelino Eric Garcetti.

Las remodelaciones a la calle, más banquetas y la adición de un nuevo centro empresarial y otras características son parte de un esfuerzo por mejorar este tramo de la carretera, llena de escuelas, oficinas de servicios municipales, de agencias no lucrativas y de negocios de todo tipo.

La oficina del alcalde dijo que la inversión de $1 millón en mejoras a la seguridad vial busca aumentar la viabilidad económica, cultural y de transporte del bulevar Van Nuys.

Según el Departamento de Transporte de Los Ángeles (LADOT), los cambios en esta área del Noreste del Valle también incluye el barrido semanal de calles durante la noche, la instalación de bancos accionados por energía solar, así como paradas de autobús mejoradas con estación de carga USB, Wi-Fi y notificaciones en tiempo real.

“Van Nuys Boulevard es el corazón cultural y comercial del Noreste del Valle, y vamos a mantenerlo próspero – asegurándonos de que sea seguro y accesible para todos los que vengan a disfrutar de lo que tiene para ofrecer”, dijo Garcetti recientemente cuando reveló oficialmente los cambios de la calle. “Estas mejoras mejorarán la vida cotidiana de los residentes locales y los dueños de negocios, y permitirán que todos los que visiten Pacoima exploren la comunidad de una manera nueva”.

Con estos cambios, los funcionarios de transporte buscaron hacer que la calle más importante de Pacoima fuera más accesible y segura para los ciclistas, añadieran espacios de estacionamiento y fuera menos congestionada.

Pero no todo el mundo está de acuerdo.

José Reyes, de 52 años, usa su bicicleta todos los días como medio de transporte, y aunque estaba complacido con el carril protegido para ciclistas, dijo que es demasiado estrecho y puede plantear problemas si hay dos ciclistas que van en la misma dirección, o peor aún, en dirección opuesta.

“Es un espacio demasiado pequeño, si hay otra persona (en bicicleta), no pueden pasar y hasta se pueden golpear”, dijo.

El prefiere el amplio carril para bicicletas que se construyó a lo largo de San Fernando Road, junto a las vías del ferrocarril, que permiten a los ciclistas pasar sin problemas.

Pero sí dijo sentirse más seguro en el carril ciclista.

“Es un poco más seguro porque uno no tiene automóviles pasando a tu lado”, dijo Reyes al San Fernando Valley Sun / El Sol.

La oficina de Garcetti también dijo que este tramo del bulevar Van Nuys ha sido clasificado como parte de la red de alto riesgo de Vision Zero, que destaca las calles donde ocurren la mayoría de las colisiones de tráfico severas y mortales que involucran peatones y ciclistas y las nuevas mejoras harán la calle más segura .

Las remodelaciones reciben el visto bueno de Guiselle Sandoval, quien trabaja en la oficina de Global Cargo, un negocio de envíos de paquetes a lo largo de Van Nuys Boulevard, cerca de la biblioteca de Pacoima.

“Creo que es muy bueno”, dijo, señalando que ahora hay más espacios de estacionamiento a lo largo de la calle, y frente a su negocio, no como antes que, “la gente andaba dando vueltas por todas partes tratando de encontrar donde estacionarse”.

“Ahora pueden venir y estacionarse enfrente, quedarse un poco de tiempo, irse y dejar espacio para otra persona, mil veces mejor”, dijo Sandoval.

Pero María Paulina Rodríguez no le ve nada bueno al nuevo formato de la calle.

Ella vive en un pequeño edificio de apartamentos al lado de la oficina de correos, en la esquina del bulevar Van Nuys y la calle Kewen y las plazas de aparcamiento al lado de los carriles de la calle no son  de su agrado.

“No sé a quién se le ocurrió que era una buena idea”, dijo recientemente mientras sus niños salían de su auto.

“Creo que es muy peligroso porque tengo que tener a mi bebé justo al lado de los carros y me preocupa que mis hijos puedan ser golpeados, lo que hace que sea más difícil en todos los sentidos”, dijo sobre los espacios de estacionamiento.

La miembro de una iglesia sobre la misma calle, apenas a una cuadra de distancia, dijo que los demás feligreses también se quejan de los cambios, especialmente el carril de bicicletas junto a la acera, separándolos de sus vehículos estacionados.

“Los ciclistas se enojan porque estás pasando para intentar llegar a tu auto”, dijo.

Rodríguez agregó que el tráfico tampoco ha mejorado con los cambios, porque ahora se acumula en ambos lados de la calle.

“Nadie quiere venir a Van Nuys”, dijo Rodríguez.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *