A. Garcia   / El Sol

Carteles de todo tipo y colores – incluso uno con la Virgen Guadalupe – flanquearon la entrada al restaurante “Los Camarones Tacos y Mariscos” ubicado sobre la Calle Pico de la ciudad de San Fernando la semana pasada.

“Build Bridges, Not Walls. Stop Donald Trump” (Construye puentes, no muros. Para a Donald Trump” leía uno. 

“Legalización”, leía otro.

“Gran Marcha” pregonaban varios pequeños que eran portados por alrededor de una docena de activistas pro-inmigrantes y sus simpatizantes que se presentaron al lugar no para saborear el marisco y las delicias mexicanas en el restaurante, sino para otro propósito.

Ellos estaban allí para destacar el apoyo de la dueña del negocio a la medida SB54, el proyecto de ley de “Estado Santuario” de California y las causas inmigrantes.

“Aquí, todas las personas son bienvenidas”, dijo Elena Ruiz, la propietaria del restaurante. “Nosotros también fuimos inmigrantes. Mi marido y yo vinimos a los Estados Unidos por una vida mejor para nuestros hijos”.

Ruiz y su esposo, ambos oriundos de México, llegaron a los Estados Unidos hace varios años y a través del trabajo duro son ahora los orgullosos dueños del negocio. Pero no se olvidan de sus raíces o de lo que se siente ser un inmigrante.

Y es por eso que Ruiz prometió su apoyo a una ley estatal que impide a las agencias locales la ley cooperar con las autoridades inmigrantes en operativos y otros asuntos. 

“Tenemos que permanecer unidos contra las incursiones migratorias”, dijo Ruiz.

Apoyo y desafío

Aclamado por activistas pro-inmigrantes, ciudades e incluso el Condado de Orange y San Diego han decidido desafiar la SB54 al unirse a una demanda del Departamento de Justicia federal contra California por su política de “Santuario” que impide a las agencias locales de aplicación de la ley cooperar con autoridades de inmigración. Aquellos que se oponen a la medida afirman que esta ley firmada por el gobernador Jerry Brown el año pasado después de mucho debate y ajustes, perjudica la seguridad pública. Fue la pequeña ciudad de Los Alamitos en el Condado de Orange que primero desafió esta ley y luego casi una docena de ciudades se han unido a ellos.

La Unión Americana de libertades civiles recientemente presentó una demanda contra la ciudad de Los Alamitos sobre su posición.

Los intentos de anular la ley que entró en vigencia el 1º de Enero ha llevado a activistas proinmigrantes a pedir a los empresarios como Ruiz y otros que declaren sus negocios como “Santuario” en apoyo a aquellos que están en el país sin documentos.

“Si traen los documentos adecuados, se les dará acceso, de lo contrario no podrán entrar”, dijo Juan Ramírez Perez, propietario del restaurante “Rinconcito del Mar” en Boyle Heights a principios de este mes, después de declarar su negocio como un santuario.

Perez, quien ha vivido en los Estados Unidos por 46 años, dice que simplemente no entiende y teme el clima anti-inmigrante de hoy.

“Nunca he visto tal discriminación contra los Hispanos”, señaló.

Sin embargo, ni Ruiz ni Pérez están afectados directamente por los operativos migratorios que se han vuelto más frecuentes desde que el Presidente Donald Trump llegó al poder y que han extendido el miedo en la población indocumentada. Ambos son ciudadanos legales.

Pero ese no es el caso de inocencia Torres, una mujer indocumentada de Puebla, México, que conoce este miedo.

“Me gusta el movimiento santuario porque es para ayudarnos y protegernos”, dijo. 

“Nos ayuda a sentirnos un poco más seguros”, agregó. “Pero no es suficiente. Necesitamos más apoyo de otros negocios.

“Estamos simplemente aquí para proveer alimentos para nuestros hijos y para ayudar a nuestras familias”, señaló Torres, antes de añadir que ese es el mensaje que ella espera enfatizar en las marchas del Primero de Mayo de este año.

“Algunos de nosotros no podemos hacer oír nuestras voces, necesitamos el apoyo de muchas más personas para ellos (el gobierno) vea que no estamos solos”, dijo Torres.

Marchas Pro-Inmigrantes

Como es ya una tradición desde que cerca de un millón de personas salieron a las calles de Los Ángeles en 2006, los activistas pro-inmigrantes y sus simpatizantes se están preparando una vez más para salir a marchar el 1 de Mayo (Día Internacional de los Trabajadores) para defender la ley SB54, denunciar las redadas migratorias y abogar por los derechos de los trabajadores.

“Juntos luchamos de nuevo”, es el tema de las marchas de este año que comenzarán desde diferentes puntos en el centro de los Ángeles.

“Ya se trate de trabajadores del sector público o privado, familias de estatus mixtos que hablan en contra de las redadas crueles e injustas, o las comunidades que ejercen su derecho al voto, nos unimos en la protección de las contribuciones de las familias trabajadoras y la lucha contra estea agenda de extrema derecha, racista, xenófoba y anti-inmigrante de la Administración “, dijo Rusty Hicks, Presidente de la Federación de Trabajo del Condado de Los Angeles, AFL-CIO.

Como también es costumbre, habrá diferentes marchas, que saldrán de diferentes puntos del centro de Los Angeles, pero todas terminan en el mismo lugar – el parque Grand.

Una coalición de sindicatos y grupos de inmigrantes comenzará a las 12 del mediodía desde Pershing Square en la esquina de la Calle Sexta y Olive.

“Este es un momento en el que la persona de la Casa Blanca quiere cerrar nuestras voces y no podemos tener miedo”, dijo María Cibrian, de SEIU Lcal 2015, uno de los sindicatos que participan en esa manifestación.

Otro grupo planea comenzar a caminar desde el ahora bien conocido punto de Olympic y Broadway a partir de las 1:30 p.m. En esta manifestación, el tema principal es defender a SB54.

“La mayoría de la población que vota en el estado de California apoya la SB54. La ley del ‘Santuario’ de California es un paso importante por parte de nuestro gobierno para defender el progreso económico que hemos logrado desde que pasamos por nuestra última depresión económica”, dijo Juan José Gutiérrez, miembro de la Coalición por los Derechos Plenos para los Inmigrantes. “No podríamos haber logrado nuestro poder económico sin el duro trabajo y los impuestos pagados por los trabajadores inmigrantes. En reconocimiento de las contribuciones de los inmigrantes a la riqueza de este estado, y del país, tomaremos las calles el Primero de Mayo y recordaremos a la nación que es hora de que el Congreso de los Estados Unidos legisle un camino claro para lograr una reforma migratoria integral con un camino hacia la ciudadanía”, concluyó Gutiérrez.

“Estamos muy preocupados por el encarcelamiento masivo en curso y la deportación de miles de trabajadores inmigrantes. Estas deportaciones inhumanas están dividiendo a familias inmigrantes donde hay muchos niños nacidos en Estados Unidos”, agregó Alicia flores, Directora Ejecutiva del centro comunitario Hank Lacayo en el Condado de Ventura y parte de este grupo. “En un momento en que nuestra nación está más dividida que nunca, lo último que necesitamos son las acciones en curso para tratar de deshacer la SB54 que sólo va a polarizar más a nuestras poblaciones divididas. El Presidente Trump y el Fiscal General Jeff Sessions están cometiendo un gran error al ir tras el progreso económico de nuestro gran estado y uno de los activos permanentes del país, es decir, su población inmigrante”, concluyó flores.

Sin embargo, otro grupo, bajo el mismo tema, planea celebrar una protesta a las 4:30 p.m. en la Placita Olvera.

“El Primero de Mayo es el día de los trabajadores y los trabajadores son los inmigrantes que van a luchar para permanecer juntos en este país con la felicidad y la tranquilidad y para seguir luchando por una reforma migratoria, una legalización para todos”, dijo por su parte Gloria Saucedo del Centro México en Panorama City.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *