AP

 

SAN SALVADOR (AP) — En un esfuerzo conjunto, la fiscalía y la policía salvadoreña desarticularon a tres bandas de narcotraficantes vinculadas a las maras o pandillas y que contaban con la colaboración de policías, informaron el lunes las autoridades de seguridad pública.

El Fiscal General, Douglas Meléndez, dijo en conferencia de prensa que en la operación denominada “Nexos-Narcos” se ordenó la captura de 50 personas implicadas en tres estructuras de narcotráfico, entre los que destaca el dirigente de un equipo de fútbol de la segunda división profesional, Adalid Magaña, y Jorge David Avalos, el antiguo candidato a alcalde del municipio de Jicalapa, departamento de La Libertad.

También capturaron un oficial y dos agentes de la Policía Nacional Civil que estaban pasando información a los cabecillas de estas estructuras.

Por su parte, el subdirector de investigaciones de la Policía, Juan Carlos Martínez Marín, informó que capturaron en el puesto de mando de la subdelegación de Usulután, a 110 kilómetros al este del país, al oficial inspector jefe, Jesús Antonio Maradiaga Rauda, quien se habría reunido con los principales cabecillas de los grupos de narcotraficantes “intentando obtener dinero por facilitar los movimientos de las actividades que la División Antinarcóticos realiza”.

Uno de los agentes de la policía que fue capturado estaba asignado al sistema de emergencias 911 y se valía de su posición para avisar a los líderes de las estructuras delincuenciales sobre procedimientos policiales.

Meléndez también confirmó la captura del padre y un hermano de Moris Bercián Machón, alias “El Barny”, uno de los principales cabecillas de la pandilla Mara Salvatrucha.

“El Barny es uno de los seis salvadoreños miembros de la Mara Salvatrucha sancionados por Estados Unidos en junio de 2013 por participar en actividades ilícitas internacionales como el narcotráfico. Es cabecilla del grupo de la MS13, conocido como “La Normandía”, que maneja pequeñas estructuras de la pandilla a lo largo de la costa del Pacifico occidental de El Salvador y que se cree que controla la distribución de drogas en los departamentos del occidente del país.

El cabecilla de la Mara estaba siendo procesado en libertad por el delito de tráfico de drogas y está prófugo desde septiembre de 2015.

En la operación Nexos-Narcos, desarrollada en nueve de los 14 departamentos del país, la Fiscalía ordenó 83 allanamientos y giró 50 órdenes de captura. Según la información oficial, se logró la detención de 27 personas, decomisaron 16 armas de fuego, 25 vehículos automotores y se incautaron 32 mil dólares.

Se giraron también órdenes de captura contra tres guatemaltecos cuyas identidades no precisaron. El Fiscal General dijo que también tenían algunos costarricenses, que no identificó, estarían vinculados con esta operación “que viene por toda Centroamérica desde Colombia”.

Durante los allanamientos en un populoso barrio de la capital se localizó material de santería y magia negra, que son “rituales característicos de narcotraficantes consumados”, dijo Meléndez.

El Fiscal General informó que las investigaciones se iniciaron en 2016 con una serie de decomisos de droga en San Salvador y otros departamentos del país, estableciendo la participación de los implicados en las estructuras del narcotráfico.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *