Summer García, R.N.

Soy una enfermera titulada que trabaja en un hospital pediátrico de Los Ángeles. Cada turno que trabajo requiere que me ponga una máscara y use equipo protector. En algunos turnos, veo a niños pequeños que luchan por respirar. En cada turno, me preparo para ver a una familia recibir las peores noticias. 

Entonces sé de primera mano que mi salud y la suya dependen del resultado de esta elección. 

Espero que lo consideren cuando decidan si votarán en estas elecciones a menos de 20 días. Creo que a estas alturas entendemos lo que COVID-19 dejó muy claro: todos nosotros, incluso aquellos que no lo admitirán, estamos juntos en la lucha para poner fin a esta pandemia. Y necesitamos un plan de sentido común para hacer eso. 

En el hospital, no importa quiénes son los padres de los niños o cómo se acumulan las políticas. Lo que importa es si mi hospital tiene el equipo y los recursos para mantenerlos con vida, o si sus familias tienen la cobertura médica para brindarles a estos niños la atención que tan desesperadamente necesitan. 

Como sabemos, estas opciones las deciden los líderes electos. Por eso es importante que vote en esta elección. 

Los expertos tienen mucho que decir sobre los votantes latinos como yo. Dicen que tenemos un gran potencial, pero aún no ha resultado en un cambio político, que somos un gigante dormido. Pero no veo a nadie durmiendo en mi comunidad. Los escucho hablar de cómo el COVID-19 ha infectado a sus familias, les ha robado horas de trabajo, ha reducido su salario. Literalmente, yacen despiertos y se preocupan. 

La semana después del día de las elecciones, la Corte Suprema tiene programado conocer un caso que podría poner fin a la Ley de Atención Médica Asequible, que ha brindado a más de 20 millones de personas acceso a médicos y medicamentos cuando los necesitan. No hay forma de saber cómo gobernarán los jueces, aunque la administración Trump está haciendo todo lo posible para asegurarse de que lo revoquen. 

Eso de ninguna manera ayudará a poner fin a una pandemia que nos está asolando, que ha enfermado o matado a seres queridos en todo el país. 

Haga planes para votar pase lo que pase. Cuando entregas tu boleta, estás apoyando a tu comunidad. Será entonces cuando tendremos un gobierno que actuará rápidamente para proteger el acceso de todos a la atención médica, sin importar dónde hayan nacido o cuánto dinero tengan en sus billeteras.

Más específicamente, si tenemos un presidente que confíe en la ciencia y que sepa gobernar, nuestro país tendrá un plan real para poner fin a la pandemia utilizando las herramientas que sabemos que funcionan: proporcionar suficiente equipo de protección, garantizar que los gobernadores tengan el apoyo que necesitan para aplanar la curva, estableciendo pautas nacionales de sentido común para que todos las sigan y firmando un proyecto de ley nacional de alivio de COVID-19 que incluye a todos y nos ayuda a recuperarnos.

A los latinos nos preocupan mucho estos temas. Somos votantes de la salud. Una encuesta de seguimiento de Latino Decisions hasta ahora muestra que casi la mitad de los latinos (46 por ciento) consideran al COVID-19 como su principal problema de cara a esta elección, y la reducción del costo de la atención médica ocupa el segundo lugar, con un 31 por ciento calificándolo en la cima.

Vivo en California, donde todos los votantes registrados reciben boletas por correo y votan. Sabemos que las boletas por correo son la forma más segura de votar en una pandemia y sabemos que funcionan. Deben estar disponibles para todos los votantes en Arizona, Georgia y todos los demás estados. Y una vez que enviemos las papeletas, todas y cada una deben ser contadas.

Soy un proveedor de atención médica. Mis instintos y mi formación me orientan a sanar, a reducir el dolor de alguien, a dar consejos comprensivos, a escuchar y a defender a mis pacientes. Sé que estos son tiempos de miedo. Pero nosotros, los votantes de la salud, tenemos el poder ahora mismo para ayudar a esta nación a sanar. Y comienza con las papeletas en nuestras manos.

No desperdiciemos esta oportunidad. Curemos este país juntos. Votemos todos.

Summer García es enfermera registrada que vive en Los Ángeles.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *