Sylmar y El Camino Real están intentando repetir como ciudad División II y División I campeones con equipos completamente renovados.

 

Hay campeonatos, como los que ganaron El Camino Real y Sylmar en el baloncesto masculino el pasado Marzo, que casi requieren de una celebración extendida.

Los Conquistadors ganaron su primer título de la División I de la City derrotando a Westchester de Los Angeles. Los Spartans ganaron la División II sobre Garfield de Los Angeles, para su primer título desde 1998.

Fue un momento glorioso para ambas escuelas.

Ahora ECR y Sylmar buscan repetir el éxito de la pasada temporada.  

Para ambos entrenadores, la tercera parte de la temporada 2014-2015 ha sido un periodo de descubrimiento y por dejar ir los logros de la temporada pasada. Ambos han tenido que hacer cambios en sus alineaciones y rotaciones en busca de las llaves y combinaciones que le den a los Conquistadors y los Spartans su mejor oportunidad de defender sus respectivos campeonatos. Hay poco tiempo para experimentar: los partidos de liga empiezan (o en el caso de Sylmar, reinician) al regreso de las vacaciones de invierno, y los equipos no pueden dejar ir partidos en busca de lo que funcione–al menos no aquellos que planean competir por el título.

En Sylmar, el entrenador Bort Escoto se está ajustando a no contar con los hombres grandes de la pasada temporada, Devenir Duruisseau de 6’8″ pulgadas y Malcolm Wadlow y Chance Cole, ambos de 6’4″ pulgadas. El trio hicieron un trabajo excelente atrapando rebotes, terminando salidas rápidas y cerrando cualquier penetración de las bandas hacia una canasta. Los tres se graduaron y dejaron huecos en el equipo de los Spartans que tienen un comienzo de 4-6 antes del torneo de invierno de esta semana en Alhambra.

“Les tomó cuatro partidos darse cuenta que no están atrapando rebotes y otros cuatro partidos para darse cuenta que tenían que jugar defensa”, dijo Escoto sobre su actual equipo. “No jugamos tan bien como yo esperaba. Pensé que jugaríamos un poco mejor

“Me di cuenta que tenía que hacer más trabajo de entrenador. El año pasado Ruben González pedía las jugadas. Tengo que estar más involucrado con este grupo. Ha sido frustrante; algo de esto es mi propio problema porque no tengo a los chicos que tenía el año pasado en quien depender. Tengo que ser más paciente”.

Una infusión de talento llegó una vez que terminó su competencia el equipo de football de Sylmar. Esos jugadores–incluyendo al guardia Clarence Williams Jr., que fue un reserva el año pasado en el equipo de baloncesto y esta temporada es parte de la alineación titular–no han añadido mucho tamaño, sino que le han dado a los Spartans más profundidad y atletismo. Eso se mostró en las victorias obtenidas contra Canoga Park y Van Nuys en la Liga Valley Mission.

 “Ahora estamos donde pensé que estaríamos”, dijo Escoto.

Por otra parte, el entrenador de ECR Joe Wyatt quizá esté más sorprendido por el inicio de 5-3 de su equipo (incluyendo) un triunfo contra Westchester, considerando que los Conquistadors estaban tratando de reemplazar a nueve estudiantes graduados con un grupo que en las palabras de Wyatt es “un equipo de guardias” aún si tres de ellos–Brandon Russell (el hijo del ex jugador de la NBA Bryon Russell), Chris Terry y Josiah Woods–están entre los mejores de la Ciudad.

Al igual que Sylmar, El Camino Real no ha tenido mucha altura; ningún jugador en el equipo sobrepasa los 6-3. Pero Wyatt no pone esto como excusa.

“No vi este año como uno para ‘reconstruir’. No creo en eso”, dijo Wyatt mientras el equipo practicaba para su partido del 26 de Diciembre contra Bellarmine-Jefferson de Burbank. “Creo que estos [nuevos] chicos pueden venir y jugar igual de duro. Si están dispuestos a jugar fuerte, mejorarán”.

Dijo estar contento que el equipo alcanzó las semifinales en ambos de los torneos en que han competido. La única debilidad hasta ahora ha sido en los rebotes.

“En las tres derrotas el equipo contrario tuvo más rebotes que nosotros. Pero podemos disparar, presionamos y tratamos de sacar a los equipos de su ritmo. Si tuviera un par de chicos altos, podríamos estar invictos”, dijo Wyatt.

“Para mi lo divertido es, me gusta que nos subestimen y tener el equipo del que nadie habla. Esto es un desafío para llevarlos a donde nunca han llegado. Muchos de estos chicos no han tenido experiencia en varsity antes”.

Ambos entrenadores esperan que ECR y Sylmar sean importantes en sus respectivas ligas. El desafío más grande de los Conquistadors en la Liga West Valley es Taft, que se ve rejuvenecido después del récord de 12-16 de la temporada pasada. En la Liga Valley Mission, Kennedy también tuvo un comienzo lento de 2-5, pero ambas de esas derrotas fueron contra Reseda y San Fernando.

Ganar la liga no es algo raro para Escoto, que tiene 20 años como entrenador. Los Spartans han ganado 16 títulos de liga bajo su tutela.

“Pero cada año es diferente”, dijo. “Incluso creí al principio que Van Nuys o Kennedy serían los favoritos. Trataremos de defender el título, no lo vamos a entregar fácilmente. Quizá por eso no me interesen mucho los resultados de los torneos; para nosotros se trata de que todo el mundo aprenda a jugar y acoplarse, y sacar los errores fuera de nuestro sistema”.

“Seguimos siendo buenos”, dijo Wyatt acerca de El Camino Real. “Creo que estaremos ahí. Creo que todo el mundo a elegido a Taft. Queremos continuar haciendo lo que debemos hacer…Todavía no nos hemos acoplado. Podemos mejorar en rebotes, en hacer pases extras–cuando hagamos eso seremos peligrosos”.

Wyatt también reiteró el error de subestimar a los Conquistadors ahora, o incluso el próximo Marzo.

“Nadie pensó que tendríamos el récord que tenemos actualmente”, dijo él. 

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *