Foto cortesia de Love Is A Warm Blanket

 

LOS ANGELES (CNS) – En lo que se suponía sería un día de anticipación y celebración por la expansión de un programa parra proteger a más personas de la deportación, autoridades electas, líderes sindicales y activistas pro inmigrantes de Los Angeles se unieron para protestar contra el fallo de un juez federal para poner un alto a la Acción Ejecutiva del presidente Obama.

“La política del presidente se enfoca correctamente en las personas trabajadoras cuya participación completa en la vida cívica mejoraría de gran manera los vecindarios y las economías de nuestras ciudades, y yo continuaré dándole todo mi apoyo”, dijo el alcalde Eric Garcetti.

El juez de Distrito Andrew Hanen en Texas emitió un fallo el lunes deteniendo las órdenes ejecutivas de Obama, que protegerían de la deportación a entre 4 y 5 millones de inmigrantes indocumentados que viven en el país ilegalmente. La primera acción — una extensión del programa de Acción Diferida para los que Llegaron de Niños (DACA) habría entrado en vigor este miércoles 18 de febrero.

Otro programa — la Acción Diferida para Padres de Estadounidenses y Residentes Permanentes — extiende la protección de la deportación a padres con hijos nacidos en este país o  que estén aquí legalmente, siempre y cuando hayan estado en el país por al menos cinco años.

Ante el dictamen del juez Hanen, que llegó en respuesta a una demanda presentada en 26 estados que desafiaba las órdenes del Presidente, el Departamento de Seguridad Nacional anunció que no empezaría a aceptar solicitudes de inmigrantes beneficiados por la expansión del programa DACA hasta nuevo anuncio. El Departamento continuará aceptando solicitudes de personas que califiquen bajo los requisitos del programa original de DACA anunciado en 2012.

Afuera de la Alcaldía de Los Angeles, inmigrantes, líderes sindicales y autoridades electas se reunieron esta semana para un evento que había sido planeado para celebrar la implementación de la primer orden. Sin embargo, se volvió un punto para protestar por el fallo y pedir que se revierta. 

“No importa si llega hasta la Corte Suprema”, dijo Angélica Salas, directora de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles. “Sabemos que la historia está de nuestra parte. Sabemos que la ley está de nuestra parte”.

Mientras, el concejal Gil Cedillo criticó la decisión del juez, al escribir en su cuenta de Twitter, “No silenciarán nuestras voces”.

“El presidente está correcto en las acciones ejecutivas de inmigración”, escribió. “Estoy al lado del presidente para mantener a las familias unidas”.

Representantes de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) dijeron que la decisión del juez no tiene que ver con la aseveración de los estados que las acciones del presidente son inconstitucionales. El juez solo emitió un fallo para bloquear su implementación mientras este pendiente la demanda.

“La decisión es muy limitada, solo indicando que el gobierno federal quizá falló en seguir los requisitos de procedimiento antes de implementar” las órdenes, según Cecilia Wang, directora del Proyecto de Derechos de los Inmigrantes del ACLU.

Sin embargo, el gobernador de Texas, Gregg Abbot, celebró la acción judicial.

“Vivimos en una nación gobernada por un sistema de revisiones y balances, y los intentos del presidente por sobrepasar los deseos de la gente de Estados Unidos fue exitosamente derrotada hoy”, dijo Abbott.

La Casa Blanca anunció que planea apelar el dictamen.

El congresista Xavier Becerra (D-Los Angeles) dijo que aún confía que se implementarán las órdenes migratorias.

“Se acabó el primer round. Pero un round no significa toda la pelea”, dijo Becerra. “Las familias inmigrantes están acostumbradas a las luchas férreas. Nos levantaremos mañana, empujaremos fuerte, nos mantendremos firmes y pondremos nuestra fe en la Constitución. Recuerden mis palabras: el espíritu humano vencerá”.

La congresista Loretta Sánchez (D-Garden Grove) calificó el dictamen como una “estrategia política” para minar los esfuerzos de Obama para incrementar la seguridad fronteriza.

“Hay un precedente claro que las políticas del presidentes están dentro de los poderes legales”, dijo Sánchez. “Las familias que buscan y merecen ayuda bajo estas órdenes no deberían ser disuadidas por esta táctica de miedo”.

El gobernador Jerry Brown dijo que California “se mantiene firme junto con la Casa Blanca. Más retrasos no arreglarán nuestro sistema migratorio roto”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *