Foto de Cortesia

Hace 10 años, a medida que crecía el menor de sus hijos y el autismo, Síndrome de Down y otros males que lo aquejan empeoraban, Rosa Villegas decidió dejar el empleo de casi $20 por hora en la Administración del Seguro Social y quedarse en casa para cuidarlo a tiempo completo.

Ella es ahora una de cientos de trabajadores que cuidan de seres queridos en casa, sin recibir ningún beneficio.

Hasta hace un par de años ella recibía una compensación estatal de $9 la hora por cuidar de su hijo; ahora gana $11 y está entre los millones de personas que se beneficiarán con el aumento del salario mínimo a $15 para 2022, que el Gobernador Jerry Brown firmó en ley el lunes 4 de Abril.

De hecho, ella estuvo en el centro de Los Angeles para presenciar ese momento.

“Me sentí muy honrada y orgullosa de estar ahí. Queríamos asegurarnos que él la firmaría”, dijo Villegas, residente de Van Nuys.

Por años, ella ha participado en marchas, protestas, llamadas y envío de cartas y correos electrónicos para pedirle a los legisladores estatales el aumento de paga para los trabajadores de casa.

“Lloré de felicidad”, confesó Villegas al ver a Brown poner su firma en la ley.

“Esto va a beneficiar a millones de personas”, indicó Villegas.

Para ella, este aumento al salario mínimo significará poner un par de dólares mas en su bolsillo y darle a Leo, su hijo de 17 años, “una mejor calidad de vida”.

“Vamos a comer mejor, pagar todos mis ‘biles'”, dijo Villegas, quien detalló que la baja paga le ha significado retrasos en los pagos de hipoteca y otras cuentas y crecientes deudas en tarjetas de crédito.

Su esposo está incapacitado y recibe ayuda gubernamental.

Aunque admite que ahorra dinero al no tener que salir a trabajar, agrega que “yo preferiría salir a trabajar y ganar más y tener una pensión y días de enfermedad”.

Pero esa no es una opción.

Hace 10 años, los médicos recomendaron que Leo fuera enviado a un centro para personas especiales, y Villegas se opuso a eso. Ella decidió mejor quedarse en casa y cuidarlo personalmente.

“Yo no quería eso para él. Él necesitaba una enfermera de tiempo completo y no teníamos dinero para eso. ¿Quién mejor que su madre para cuidar de él?”, dijo ella.

Ella es ahora una activista por su hijo y por otros trabajadores de casa, quienes dijo a menudo son discriminados por aquellos que no ven lo que hacen como un trabajo real.

Es por eso que no dudó en poner presión en legisladores para que reconozcan el verdadero trabajo que ella hace por su hijo y dejarles saber que “nadie puede vivir con $9 la hora, especialmente en este estado”.

“Hemos pasado muchos sacrificios, mucho trabajo, pero lo ganamos”, dijo ella acerca del aumento al salario mínimo.

“Esto significará una mejor calidad de vida para todos nosotros. Tener un salario digno es un derecho”, dijo Villegas.