M. Terry / SFVS

Todavía en el Sendero -- (De izquierda a derecha) Niko Harris, Kanan Ray y Bobby Cole, todos ellos jugadores de último año en Sierra Canyon, quieren jugar en el partido por el campeonato estatal.

Es el primer día oficial de entrenamiento para el equipo de football 2016 de Sierra Canyon y todo el mundo sufre por los más de 100 grados que vive la tarde del Valle. Los jugadores — todos ellos en pantalones cortos y sin camisa — han terminado su sesión en la sala de pesos y hacen una serie de jugadas y prácticas para familiarizarlos o recordarles la manera en que los Trailblazers hacen las cosas.

Nadie se queja del calor o el ritmo del entrenamiento (que incluye numerosos descansos para tomar agua), ni siquiera lejos de los oídos del entrenador Jon Ellinghouse y sus asistentes. Al contrario, parece haber una ansiedad, de que empiece el año 2016 de football escolar.

Quizá tenga algo que ver con el continuo nivel de éxito que Sierra Canyon ha tenido por los últimos años. O podría ser que la temporada 2015 terminó de forma tan desilusionante. Tal vez sea por ambas razones.

La temporada pasada fue tremenda. Sierra Canyon ganó sus 14 partidos, incluyendo el campeonato de la División Mid-Valley de la Southern Section, y calificó para los playoffs de la División Open (escuelas pequeñas) del título CIF estatal. Pero en el partido regional contra San Marino, los Trailblazers dejaron ir una ventaja de 21 puntos en el cuarto periodo. San Marino marcó 22 puntos en ese tramo para llevarse la victoria de 35-34.

La derrota todavía pesa en las mentes de algunos de los jugadores que regresan este año.

“No me he repuesto”, dijo Kanan Ray, un lineman sobresaliente. “El tiempo lo ha sanado un poco, pero está en la pantalla de mi teléfono. Cada vez que veo mi teléfono, veo ese marcador. Tomé una foto del marcador. Me aseguré de tomar una foto de eso para tener una motivación cada día”.

“Es algo que estará dentro de mí por un tiempo”, agregó el running back Bobby Cole. “No se va a calmar hasta que llegemos [al partido estatal]. Ese es el objetivo de esta temporada. Eso y jugar el football de Sierre Canyon en cada partido”.

Ellinghouse — que ha ganado dos campeonatos de la Southern Section y un título estatal de la División IV en Sierra Canyon desde 2011 — dijo que su atención está puesta en la próxima temporada. Pero el recuerdo de esa derrota del 12 de Diciembre todavía no se evapora.

“Obviamente, el dolor estaba ahí; sería un tonto si lo negara”, dijo Ellinghouse. “Al mismo tiempo, he estado haciendo esto el suficiente tiempo para tener algunas victorias increíbles. La semana anterior estábamos levantando un trofeo.

 “(La derrota) no fue algo que había experimentado, en cuanto a la caída que tuvimos. Pero te motiva. No te diré que he estado sentado aquí todos los días, pensando en esto. Seguimos adelante hace mucho tiempo. Este es un nuevo equipo y estamos emocionados con los prospectos de este grupo. Es una de esas [derrotas donde], cuando tenga 70 años podré decir exactamente lo que pasó. La recordaré; va estar dentro de mí por un buen tiempo. Pero al mismo tiempo, tengo un nuevo equipo aquí”.

Un nuevo equipo con talento valioso que regresa. Ray, que mide 6-5 de altura y 270 libras de peso — y que ya se comprometió con UCLA — ancla las líneas ofensivas y defensivas. Cole tiene una oferta de beca de la Universidad del Norte de Colorado, y recibirá más ofertas si esta cerca de lo que logró la temporada pasada cuando acumuló 2,468 yardas y 29 touchdowns. Y no hay que olvidar a Niko Harris, el mariscal de campo que regresa y que ya se comprometió con UC Davis. Harris dio pases para 3,260 yardas y 47 touchdowns la temporada pasada, y solo tuvo seis intercepciones. Todos ellos son estudiantes de último año.

Los Trailblazers serán un equipo joven en otros lugares, particularmente en cuanto a linebackers y wide receiver. Pero Harris no cree que les tomará a los titulares — o al equipo entero — mucho tiempo para aclimatarse.

“Nuestros entrenadores hacen un gran trabajo integrando y enseñando a nuestros jugadores a ponerse en ritmo y entender el programa”, dijo Harris. “Pienso que será bueno para nosotros. Con la cantidad de jugadores que tenemos, habrá más descansos para los jugadores que juegan de ambos lados. Y con los nuevos jugadores que llegan, será muy bueno para nuestro programa de Sierra Canyon”.

“En nuestros primeros años, creo que dependíamos más en atletas”, dijo Cole. “Este año — y no estoy diciendo que no tenemos atletas porque definitivamente los tenemos — planeamos ser más como una máquina allá afuera, más fuertes física y técnicamente. Ser un equipo mucho más fundamental cuando salgamos a la cancha”.

Ellinghouse enfatizó que este grupo, que conformaría el grupo más numeroso que haya tenido en Sierra Canyon para cuando abra la temporada el 19 de Agosto “no ha ganado nada todavía”. Pero no niega que siente que los Trailblazers de 2016 podría ser muy buenos otra vez, especialmente con Harris y Cole liderando la ofensiva explosiva.

“He hecho esto por bastante tiempo para saber cuando tienes a un buen chico en el puesto de mariscal de campo y eso tiende a generarte cosas buenas”, dijo el entrenador. “Y creo mucho en el chico que tenemos jugando como mariscal de campo. Hemos dependido de Niko por dos años, así que hay algo diferente de lo que hemos tenido en el pasado. No vamos a poner o quitarle nada a él.

“Y Bobby es un gran tailback. Cuando corre el balón, corre con malas intenciones. Es el tipo de chico que, si necesitas tres yardas la mayoría de las veces las va a conseguir. Lo admiro mucho. Si puede hacer este año lo que hizo el año pasado, estaremos bien”.

Es por esto que lo que escuchas alrededor de la práctica en estos días es “terminar”, no dudar en momentos críticos o en partidos de vida o muerte o quedar cortos de nuevo. Ciertamente, para estudiantes de último año como Cole, Harris y Ray hay una urgencia porque esta es su última oportunidad de ganarlo todo. Pero también se trata de mantener un estándar de excelencia que este grupo ha tenido durante toda su carrera atlética estudiantil.  

“Eso es lo principal, terminar y enfocarse”, dijo Harris. “Es lo que decimos en la sala de pesas y en la cancha — ‘terminar’”.

Ray también le recuerda a su visitante la mantra del equipo para 2016.

“La mentalidad este año es terminar. Estamos tratando de ‘terminar’, al contrario del año pasado”, dijo. “Sé que tenemos muchos chicos jóvenes, y habrá que tomar tiempo para acomodarse. Pero quiere que seamos mejores de lo que hemos sido. “Quiero que estemos en tirmo para cuando llegue Agosto”.