Dalilah Muhammad y Lawrence Johnson

A medida que los rápidos pies y las grandes zancadas de Dalilah Muhammad se acercaban a la meta de los 400 metros con vallas en los Juegos Olímpicos de Rio 2016, pocos de los que presenciaban el evento sabían que la Universidad Estatal de California, Northridge (CSUN) también estaba entrando en la historia.

El jueves 18 de Agosto, Muhammad se convirtió en la primera mujer estadounidense en ganar el oro olímpico en los 400 metros con vallas, los presentadores fueron exaltando el hecho de que Muhammad había estado entrenando en CSUN antes de las Olimpiadas.

Las palabras de Muhammad fueron escuchadas por millones, considerando que la carrera y los Juegos Olímpicos se transmitieron a todo el mundo.

Naturalmente, las autoridades de CSUN estaban emocionadas.

“El éxito de Dalilah es una prueba de su enfoque y compromiso a la excelencia comprehensiva”, indicó el Dr. Brandon Martin, Director Atlético.

“Somos afortunados de tener a una de las especialistas en vallas en el mundo dentro de nuestro programa. El éxito de Dalilah es un modelo probado que pueden seguir nuestros estudiantes atletas. Esta es una victoria para toda la familia de CSUN”.

Muhammad, de 26 años, había decidido trabajar con asistente entrenador de atletismo de CSUN Lawrence Johnson en febrero en el campus’ vía servicio. Ella no era la única atleta entrenando con Johnson en CSUN antes de las Olimpiadas. Un especialista con vallas, Johnson también trabajo con Brianna Rollins, el campeón de los Estados Unidos en los 100 metros con vallas, y Kristi Castlin, EEUU finalista en los 100 metros con vallas.

Rollins (quien ganó oro) y Collins (bronce) fueron parte de la barrida de Estados Unidos en la prueba de los 110 metros vallas el pasado 17 de Agosto. Fue la primera vez que Estados Unidos barría en ese evento, que se introdujo por primera vez en los Juego Olímpicos de 1972 en Munich y llegó un día después que los hombres estadounidenses se quedaron con las manos vacías por primera vez (en una competencia sin boicot) en la prueba de los 110 metros con vallas.

Pero Muhammad ciertamente tuvo su gran desempeño individual.

Nacida en Jamaica, Queens en la ciudad de Nueva York en el seno de una familia musulmán, Muhammad — quien tenía siete años cuando empezó a correr — siempre mostró un gran potencial como velocista y vallista.

Ganó los títulos del estado de Nueva York y Nike Outdoor National en 2008 cuando estaba en la secundaria. Cuando se matriculó en USC, se convirtió en cuatro veces “All American” para los Trojans en las competencias de atletismo al aire libre, compitiendo en tres finales de 400 metros vallas al aire libre en el NCAA.

Al convertirse en profesional luego de su graduación, Muhammad — quien es patrocinada por Nike — empezó a competir en la Liga Diamond IAAF en 2013. Ella ganó su primer título nacional ese año, ganando los 400 metros en los Campeonatos de Atletismo y Campo al Aire Libre de Estados Unidos en 2013.

Pero a pesar de mejorar constantemente sus tiempos, Muhammad (a quien una lesión le mermó la velocidad en 2015) no tuvo otro gran triunfo hasta ganar su evento en las pruebas olímpicas de Estados Unidos en Eugene, Oregon el 10 de Julio con marca de 52.88 segundos, el tiempo más rápido en el mundo este año y la primera vez que alguien corrió debajo de los 53 segundos en los últimos tres años.

Y luego vino Rio.

Al ganar la medalla de oro con tiempo de 53.13, Muhammad se catapultó sobre Sara Slott Peterson de Dinamarca, que estableció un récord nacional danés con su tiempo de 53.55 y ganó la medalla de plata. Ashley Spencer de Estados Unidos obtuvo el bronce con un tiempo de 55.72, el mejor para ella. Tanto Muhammad y Spencer participaban de su primer olimpiada.

Zuzana Hejnova de la República Checa, la dos veces campeona mundial defensora y la última mujer en correr debajo de los 53 segundos, llegó en cuarto lugar (55.92).

Antes del triunfo de Muhammad, las mujeres del equipo de Estados Unidos habían ganado previamente siete medallas — de la cuales cinco eran de plata — desde que la prueba de 400 metros se convirtió en un deporte olímpico en 1984.

“Estamos haciendo historia aquí, y estoy tan feliz siendo parte de eso”, dijo Muhammad a los reporteros después de cubrirse con la bandera de Estados Unidos posteriormente a su carrera. “Estamos creando un legado”.

Los fanáticos del atletismo explotaron en la página de Facebook de Muhammad, ofreciéndole honores y felicitándola efusivamente desde todos los rincones del planeta, como África, Asia y Australia.

Su victoria también mantuvo vivo una racha impresionante para USC. Un ex alumno de esa universidad ha ganado al menos una medalla de oro en cada olimpiada desde 1912.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *