Darryl  Washburn

Como el viento — Ja'Lani Ellison, receptor de Reseda, tuvo un gran día en el partido del título de la División III de la City Section donde anotó tres touchdowns.

Cuando se trata de lo que es mejor, no llegar a la postemporada o llegar al juego del campeonato y quedarnos cortos, no existe un argumento ganador porque no ganas el partido.

Así mientras Reseda (11-3) tiene el consuelo de haber disfrutado su mejor temporada desde 2010 cuando tuvo marca de 10-0 en la temporada regular y ganó la Liga Mission Valley, la temporada de 2016 terminó para el equipo el sábado, 3 de Diciembre, con una derrota de 27-18 ante la secundaria Franklin de Los Angeles en el partido por el Campeonato de la División III de la City Section, un juego que se disputó en El Camino College en Torrance.

A los Regents se les negó su primer campeonato de football de la ciudad desde 1995. Los Panthers (13-1) ganó su quinto título general y primero desde 1989. Avanzan al Partido de tazón estatal CIF Regional, donde se enfrentarán a Rancho Christian de Temecula el viernes, 9 de Diciembre.

La decepción de perder era visible en la cara del entrenador de Reseda, Alonso Arreola, cuando se marcaban los últimos segundos, después de ver a su equipo malgastar una ventaja de 12-0 en la primera mitad y un partido de tres touchdowns por parte de Ja’Lani Ellison, estudiante de segundo año y una estrella en desarrollo.

“Yo no puedo realmente identificarlo ahora,”, dijo Arreola. “Nuestra energía fue genial y nuestro esfuerzo fue bueno. Simplemente creo que no ejecutamos, como pudimos haberlo hecho. Y siendo que estuvimos un poco cortos en cuanto a jugadores, nos fatigamos en extremo, especialmente en la segunda mitad. Voy a tener que mirar la grabación”.

Ahora los Regents tendrán que meditar y reflexionar sobre cómo dejaron ir una ventaja de 12-0 temprano y no pudieron detener a los Panthers en los cruces críticos del partido a pesar de la falta varios jugadores claves, en particular el running back Carlos Hernández, que resultó herido.

Pero, para ser honesto, en este día Reseda perdió ante el mejor equipo.

Los Regents audazmente sacudieron el partido en la tercera jugada del encuentro, lanzando un pase de 50 yardas del quarterback Michael Martin a Ellison, que dejó a tres defensores en su paso a la zona de anotación. Pero ellos perdieron el punto extra, una señal de lo que iba a salir mal el sábado.

Ellison anotó su segundo touchdown en el cuarto con una acarreada de 53 yardas, venciendo otra vez a los defensores. Pero otra vez se perdió el punto extra.

David Telles, el wide receiver de Franklin, revertiría el impulso de los Regents por sí mismo en el segundo cuarto.

Franklin había chapuceado un primero y gol desde la línea de la yarda 8 de los Regents en una serie de jugadas desde la línea 30 de Reseda. Mario Bobadella, quarterback de los Panthers, volvió a pasar y tiró hacia la esquina izquierda de la zona de anotación. Telles atrapó el balón en el límite del terreno. Con eso se reducía la ventaja a 12-7.

La próxima gran jugada de Telles llegó con 1:55 por jugar en la primera mitad, cuando devolvió un balón por 50 yardas para un touchdown. Aunque Reseda bloqueó el punto extra, ahora iban  perdiendo 13-12 después de dominar los primeros 24 minutos.

“Que nos quitó el aire”, dijo Arreola. “Teníamos todo para nosotros”.

Telles pegó otro mazazo psicológico a los Regents cuando regresó la patada inicial en el tercer cuarto y corrió 69 yardas para su tercer touchdown. Con el punto extra las cosas se pusieron 20-12 y los Regents se miraban aturdidos.

Ellison, que tenía 94 yardas en atrapadas y 108 yardas por la vía terrestre, volvió a hacer daño una última vez al correr por 36 yardas para un touchdown por el ala izquierda para poner a Reseda más cerca, 20-18. Los Refents intentaron un gol de campo de 35 yardas más adelante en el cuarto para recuperar la delantera, pero el tiro se quedó corto.

Franklin sellaría la victoria en un pase de touchdown de 12 yardas de Bobadilla a Guillermo Cordova con 8:12 por jugar en el cuarto periodo. Martin, que tenía 51 yardas sobre el terreno, dos recepciones para 35 yardas y 54 yardas pasando — fue interceptado en los últimos cuatro minutos del juego por la defensa de Franklin, y Reseda nunca volvió a tener la bola.

“Puedes reducir el partido a algunos jugadas, y ahí es donde lo ganas o lo pierdes”, dijo Arreola. También admitió después, “fue un poco más difícil de lo que pensábamos”.

A pesar de que los Regents habían padecido una temporada de 2-8 tan recientemente como en 2014 —  y se quedaron cortos de ganar su primer título de football de la ciudad en 21 años, hay razón para el optimismo al saber que el talento de Ellison y Martin regresará el próximo año.

Pero eso es el año que viene.

“Tenemos algunos chicos sobre los que podemos construir alrededor. Me siento bien sobre football de Reseda”, dijo Arreola. “Pero todavía tenemos algo de trabajo por hacer”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *