Photo Cortesia de CSUN

Reggie Theus (centro), entrenador de baloncesto, y el equipo de CSUN tienen un arranque prometedor en la Conferencia Best West.  

Tal vez – sólo tal vez – estamos viendo el renacimiento del programa de baloncesto masculino de CSUN, una reanimación que comenzó en 2013 cuando el entrenador Reggie Theus fue contratado en medio de mucha fanfarria y anticipación.

Si nada más, finalmente podemos ver lo que Theus puede hacer con un equipo completo.

“Si estás viendo esto de una manera realista”, dijo Theus, “este es el primer año para mí”.

Los Matadors comenzaron la semana con marca de 6-9 en general. Pero tienen registro de 2-0 en partidos de la conferencia – empatado con UC Davis y UC Irvine – y llevan una racha de tres juegos ganados antes del encuentro de Miércoles contra Long Beach State que, junto con Irvine, eran favoritos en la pretemporada para ganar la Conferencia Big East.

Theus ha venido mezclando jugadores transferidos con veteranos y jóvenes recién reclutados. Tres de las transferencias de este año – Dylan Johns, Darin Johnson y Rakim Lubin – han sido titulares. Kendall Smith, un jugador que regresó, es el mejor anotador del equipo (15.5 puntos), y se transfirió de UNLV.

Han pasado por un duro calendario de no conferencia que incluye juegos contra Stanford, St. Johns, Texas A&M y UCLA. De hecho CSUN y Oregon – que le propinó a los Bruins, posicionados en el cuarto lugar, su única derrota – son los únicos equipos que han liderado contra UCLA hasta el medio tiempo.

Ahora los Matadors se han metido en los partidos de la conferencia. En el primer fin de semana en que derrotaron a UC Riverside y Fullerton, CSUN remontó en la segunda mitad para asegurar las victorias. Theus vio vislumbres de las cosas que él y su equipo de entrenadores han estado haciendo hincapié en los jugadores desde Noviembre.

“Para que aprendan, tienen que tener éxito”, dijo el entrenador. “No puedes aprender del fracaso todo el tiempo. Ganar es el mejor maestro que hay, porque puedes ir a los absolutos. Así es como jugamos la primera mitad, por eso ganamos el partido”.

“Lo que vi (en contra de Fullerton) fue una extensión del partido contra (Riverside). En la segunda mitad, vi a nuestros muchachos juntarse un poco más defensivamente. …. No tomo esto como una excusa, pero nuestro calendario [ha sido duro]. Podemos jugar muy bien y todavía perder esos partidos. Creo que hemos hecho algunos ajustes defensivamente, y un mayor énfasis en algunas cosas ofensivamente. Y creo que ha ayudado a nuestra mentalidad”.

A pesar de un récord general de derrotas hasta ahora en Northridge, Theus ha llevado a los Matadors al torneo Big West Conference dos veces en sus tres temporadas anteriores, alcanzando el campeonato del torneo en 2014.

Pero Theus también ha tenido que soportar escuadras fracturadas por lesiones, y luego tuvo que enfrentar una investigación de la NCAA que alegó que el ex director de operaciones de baloncesto masculino, Lior Schwartzberg, actuó “de manera poco ética” al proporcionar “beneficios académicos inadmisibles” a 10 estudiantes atletas, violaciones que la escuela misma reportó.

Las sanciones incluyeron una prohibición por un año en partidos de post-temporada (en la temporada 2015-16), tres años de prueba, la pérdida de dos becas de $5,000 y un uno por ciento del presupuesto de baloncesto masculino.

Theus no hizo nada malo y así lo determinó la NCAA. Pero tenía que estar allí y soportar cualquier acusación de engaño o violación de las reglas.

“Lo único que puedo decir, honestamente, es que todos tenemos que estar juntos”, dijo Theus. “Yo sabía lo que había pasado, lo que había sucedido. Pero, para mí, me alegro de haber hecho todo bien en el papeleo. Y tuve un gran apoyo de la universidad. Todavía lo tengo.

“Es algo que, si puedo decirlo, estamos mejor como una universidad y un programa de baloncesto hoy porque en medio de todos los aspectos negativos, mejoramos”.

La universidad mostró su apoyo con una extensión de contrato hasta 2019. Las nubes de incertidumbre se han ido. Ahora todo se enfoca de nuevo en el baloncesto – con un equipo completo. No siete u ocho jugadores que son elegibles o están sanos. 

¿Qué pasa con la charla y las críticas de aquellos fuera de CSUN?

“No puedo preocuparme por eso”, dijo Theus. “Porque ya lo sé. Sólo sabes lo que sabes. Y sé que las cosas no son así. Podría, pero eso sería anormal. Siempre hay una curva de aprendizaje”.

“Pero tenemos un equipo completo. Así que lo que estoy diciendo es, donde comenzamos esta temporada, y donde estamos ahora, somos un equipo de baloncesto mucho mejor hoy que cuando comenzamos la temporada. Y espero que a finales de enero o febrero tengamos otro salto. “

Habrá 13 juegos de conferencia después de Long Beach antes del torneo Big West, que envía al ganador a la competencia de 68 equipos de la NCAA. Trece juegos más en esta temporada para que Theus pueda seguir construyendo la visión que tiene para el baloncesto masculino de CSUN con “las mejores piezas, colectivamente” con las que ha tenido que trabajar en sus cuatro temporadas.

Los entrenadores odian mirar siempre más allá del partido frente a ellos. Pero Theus prevé cautelosamente que estos Matadors se conviertan en un sólido contendiente de Big West – si están dispuestos a hacer algunas cosas más.

“Confiar unos en los otros. Camaradería. Cohesión. Estas son cosas que tienen los equipos”, dijo Theus. “Y una mentalidad fuerte. Otra cosa que me gusta decir es compromiso

“Hoy somos mejores de lo que éramos hace un mes. Y si continuamos por este camino, en un mes debería estar realmente cerca del lugar donde podamos hacer ruido”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *