Padres Protestan

En la esquina de la avenida Herrick y la calle Paxton hay un pequeño centro comercial con un restaurante mexicano, un supermercado y una iglesia cristiana. Y en las últimas dos semanas apareció un nuevo inquilino que ha generada una mayor atención al lugar (y no necesariamente buena), ya que significó la llegada de un negocio que muchos residentes no quieren en su comunidad.

El viernes 31 de Marzo y el lunes 3 de Abril, se juntaron docenas de madres de varias escuelas Vaughn (un grupo de escuelas chárter en la zona) para protestar contra el dispensario de marihuana medicinal que llegó a ocupar la unidad alquilada anteriormente por una tienda de segunda de Helping Charities Thrift Store en una de las esquinas del centro comercial.

Llevando letreros y cantando “no queremos marihuana aquí”, las madres obligaron el cierre de la tienda – por lo menos temporalmente en los dos días de la protesta. Los empleados de las tienda optaron por cerrar el viernes después de que las madres comenzaron a protestar y no abrieron el lunes anticipando quizá otra demostración.

“Queremos que este dispensario sea trasladado a otro lugar porque una de nuestras escuelas está a una cuadra”, dijo Xitlali Castro, una de las madres que dirige las protestas.

Hay de hecho varias escuelas de Vaughn a sólo una cuadra de distancia, desde un pre-K hasta una escuela secundaria.

“No tenemos nada en contra de las personas que vienen aquí, simplemente no las queremos aquí. Como comunidad tenemos el derecho de protestar y decirle a la gente que viene aquí que no venga a comprar aquí. Hay Lugares donde pueden ir”, agregó Castro.

Alexandra Simons, otra madre, dijo que “queremos una comunidad saludable”.

“Queremos negocios que traigan trabajos y cosas buenas a nuestra comunidad, no hay evidencia de que esta tienda traiga eso, está demasiado cerca de nuestros hijos y no lo queremos aquí”.

Los padres se preocupan de que ver a gente fumar marihuana en el lugar no sea el mejor modelo para los niños que pasan de camino a las escuelas o de regreso a sus casas.

Koenig Properties, la empresa que arrendó la unidad después de que la tienda de segunda cerró hace varios meses, dijo al San Fernando Valley Sun que no eran los dueños de la propiedad y no tenían comentarios sobre la protesta. Cuando se les cuestionó más sobre el dispensario de marihuana medicinal, dijeron que no tenían más comentarios que hacer.

Tanto el Abogado de la Ciudad como la División de Foothill de la Policía de Los Ángeles saben de las protestas de las madres contra el dispensario y están investigando si la tienda cumple con todas las reglas municipales.

Varias madres dijeron que el olor de la droga es muy notable, especialmente en la tarde, cuando muchos de los niños y adultos regresan a su casa desde las escuelas Vaughn International Studies Academy, Vaughn Next Century Learning Center, Pandaland, M.I.T. y Vaughn Early Education Center –  todas escuelas chárter desde pre kínder hasta secundaria, así como la escuela Vaughn G3-  otro campus en la misma calle hacia el bulevar Van Nuys, que juntas tienen más de 3,000 estudiantes.

“Tenemos cinco escuelas que se encuentran a 500 metros (del dispensario),” dijo la Dr. Yvonne Chan, jefe de escuelas de Vaughn.

Ella criticó a los dueños del centro comercial por alquiler el espacio a un dispensario de marihuana medicinal tan cerca de varias escuelas.

“La venta de drogas, marihuana, no debe estar cerca de mi escuela y no debe estar en nuestro vecindario”, dijo la Dr. Chan. ” Qué diablos es esto? Es distraernos de lo que necesitamos hacer para fortalecer nuestra comunidad.”

La Dr. Chan es conocida por ser una fuerza a tener en cuenta y se le acredita por ser una pionera del movimiento de escuelas chárter en el estado de California. Vaughn fue la primera escuela en el estado y la Dr. Chan ha recibido una larga lista de elogios por el éxito de sus escuelas.

La Proposición 64 y medida M

En noviembre pasado, los votantes en el estado aprobaron la Proposición 64, que permite a las personas mayores de 21 años poseer y transportar hasta una onza de marihuana con fines no médicos y tener hasta seis plantas en el hogar. La medida entra en vigor el 1 de Enero de 2018.

La proposición también impone un impuesto de 15% en las ventas de la droga, que se estima generaría hasta $1 billón en nuevos ingresos fiscales anualmente, según la oficina no partidista del analista legislativo estatal.

La aprobación de la medida llegó casi 20 años después de que California se convirtió en el primer estado en legalizar y regular el uso médico de marihuana bajo la Proposición 215, una iniciativa electoral de 1996.

Y el pasado 7 de marzo, los votantes en la ciudad de Los Angeles aprobaron la Medida M, que deroga la prohibición de nuevos dispensarios de marihuana médica bajo la Proposición D que había sido aprobada en 2013 y la sustituye por un nuevo conjunto de reglas para los diferentes tipos de negocios de marihuana.

Una organización de comercio de cannabis que se hace llamar en la Coalición de California Sur anunció recientemente que envió una carta al Alcalde de Los Angeles Eric Garcetti y el Ayuntamiento pidiéndoles implementar rápidamente la Medida M.  La Coalición, en anticipación de la nueva ley, también pidió a funcionarios de la ciudad abstenerse de más acciones legales contra tiendas de marihuana. Los operadores de la industria están preocupados de que la ciudad o su Departamento de policía todavía pueden tomar acción contra las empresas existentes que estén en violación de la Proposición D, que dio limitada inmunidad a 135 tiendas de marihuana que estaban abiertas antes de 2007 y prohíbe la apertura de otras, según la coalición.

El sitio web del abogado de la ciudad, Mike Feuer, dice que ha cerrado más de 800 dispensarios ilegales en toda la ciudad desde 2013, y que la Proposición D sigue vigente hasta que entre en vigor la nueva legislación local.

La Medida M le dará las herramientas a la ciudad para hacer cumplir sus normas sobre la industria legal de la marihuana recreativa. Negocios que operen sin licencia o haciendo caso omiso de las reglas de la ciudad podrían enfrentar multas, sanciones penales y la amenaza de que les corten su servicio de agua y electricidad.

También permite recolectar los impuestos de ingresos brutos de actividad de la venta de marihuana, incluyendo la venta de cannabis de uso general y médica, servicios de entrega y fabricación.

Cómo este nuevo dispensario encaja en el cuadro todavía está por verse. El mensaje de las madres y la administración de las escuelas de Vaughn es claro, no lo quieren en su vecindario.

La Dr. Chan dijo que entiende que la gente votó para permitir la venta de marihuana medicinal, “pero necesitamos asegurarnos de que es apropiado”.

“Todo tiene un lugar adecuado”, dijo la Dr. Chan. “¿Por qué traen destrucción a esta [comunidad] cerca de nuestras escuelas?”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *