Fotos Cortesia de Mariachi Arcoiris de Los Angeles 

Cuando Rudy Vásquez Jr. vio en un foro en Internet que estaban formando un grupo de Mariachi LGBTQ (gay, lesbiana, bisexual y transgénero), se interesó inmediatamente.

“Estaba intrigado porque nunca había visto un grupo como éste”, dijo Vásquez, de 29 años, y residente de la ciudad de San Fernando.

“El mundo del Mariachi es un mundo muy pequeño. Nos enteramos de nuevos grupos bastante rápido”, agregó.

Eso fue en 2015 y poco después Vásquez Jr. recibió una invitación para tocar con el Mariachi Arcoiris de Los Angeles.

“Carlos (Samaniego) me llamó para ayudarles en su concierto habitual en el Club Tempo”, relató. “Cuando los oí tocar, me quedé sorprendido. Me dije ‘son muy buenos músicos'”.

Eso, y el hecho de que estaban representando a la comunidad LGBTQ – su comunidad — aumentó su deseo de ser parte del grupo.

Han pasado dos años y Vásquez Jr.- quien toca la trompeta – sigue tocando con el Mariachi Arcoiris, el primer Mariachi abiertamente LGBTQ en Los Angeles.

Otro miembro del grupo es Luis Gudiño, que toca el guitarrón y también vive en la ciudad de San Fernando.

Los grupos de mariachi a menudo se asocian con la cultura machista. Cuando vas a las raíces del Mariachi la forma de arte musical nació en las cantinas y se contrató para fiestas.

La aparición de grupos de mariachis femeninos y el Mariachi Arcoiris de los Angeles está cambiando esa imagen.

El Mariachi Arcoiris – que se presentará este próximo sábado 17 de Junio durante una celebración del mes del Orgullo Gay en el Centro Cívico Van Nuys Civic – es la creación de Samaniego, un hombre gay de 36 años de edad que creció tocando música de mariachi.

Fundó el grupo por primera vez en 2000, pero en ese momento sólo duró nueve meses.

Todavía no era el momento adecuado para un grupo de Mariachi como este.

“Ser gay en Mariachi es muy tabú”, dijo Samaniego.

“Ser un hombre abiertamente gay en el Mariachi no era bien aceptado por otros músicos. Me trataban diferente, pensaban menos de mí como profesional en el mundo del mariachi. Me sentía excluido”, agregó hablando sobre la discriminación y la exclusión a la que se enfrentó por su orientación sexual.

“Tenía amigos en estos grupos que me dejaban saber sobre las audiciones. Iba y un par de semanas más tarde me venía enterando que contrataron a alguien que era menos competente que yo”, explicó.

Pero Samaniego no se dio por vencido.

“Quería que músicos de mariachi que se identificaban como LGBTQ tuvieran un lugar seguro para tocar música de Mariachi”, dijo.

El Renacimiento del Grupo

En 2014, Samaniego formó de nuevo el Mariachi Arcoiris. Tres años más tarde, dijo, se ha convertido en mucho más que sólo un grupo de Mariachi LGBTQ.

“El grupo ahora sirve como representante del mariachi en la comunidad LGBTQ, y a la comunidad LGBTQ en el mundo del Mariachi”, dijo Samaniego. “Se sostiene como un ejemplo de que las personas que llevan a cabo un trabajo que es típicamente machista, pero estamos siendo verdaderos y auténticos con nosotros mismos.”

Él acredita el éxito del grupo al hecho de que está basado en Los Angeles – un lugar que no sólo tiene una gran industria de la música del Mariachi, pero una ciudad con una comunidad LGBTQ grande, fuerte y diversa.

“No creo que pudo haber ocurrido en otras partes del país”, dijo, y por ende su nombre “Mariachi Arcoiris de Los Angeles”.

Samaniego, quien recientemente celebró su sexto aniversario de bodas con su marido, dijo que el grupo se ha convertido en una luz de esperanza para otros a medida que su fama crece.

“Conozco a mucha gente que decidió salir del closet ante sus familias por nosotros”, dijo, añadiendo que recibe halagos de gente en España, México, Colombia y otros países.

Sin embargo, como grupo, el Mariachi Arcoiris de Los Angeles sigue siendo único. “Espero que haya otros grupos de mariachis como nosotros”, dijo Samaniego, a quien no le importaría la competencia. “Espero que no seamos los únicos para siempre”.

Aunque Samaniego admite que todavía puede ser difícil conseguir empleos — “no todos los que quieren contratar a un mariachi quieren contratar a un mariachi LGBTQ, son un poco escépticos” – las cosas están mejorando.

Se presentan cada domingo en Club Tempo, una discoteca gay de vaqueros Latinos en West Hollywood. De allí se contratan para bodas y otros eventos en la comunidad LGBTQ.

El grupo cuenta con nueve miembros — dos de ellos son heterosexuales  (“todo el mundo es bienvenido para tocar en nuestro grupo”, dijo Samaniego), así como Natalia Meléndez, la primera mujer transgénero en la historia del Mariachi.

 

Otra lucha por la aceptación

Meléndez, violinista desde los 8 años, se ha convertido en una historia singular.

La mujer de 37 años comenzó su transición de varón a hembra hace más de nueve años. El cambio de género hizo aún más difícil conseguir trabajos en el mundo del Mariachi.

“Yo no era capaz de actuar en grupos donde quería tocar”, dijo de sus años de transición. “Tener mis cejas pinzadas y ser muy femenina, siempre me sentí como una chica atrapada en el cuerpo de un niño”.

Eso significó pocas llamadas después de las audiciones. Algunos grupos de Mariachis le permitían trabajar con ellos ocasionalmente, pero no ser miembro permanente del grupo.

“Una vez que empecé la transición, las llamadas dejaron de llegar”, dijo. Mientras tanto, “estaba viviendo mi vida al máximo durante la transición”.

Cuando Samaniego (quien Meléndez ha conocido desde hace mucho tiempo y lo considera su hermano) llamó y le dijo sobre el Mariachi Arcoiris, Meléndez no dudó en unirse. Inicialmente pensó que no sería algo grande, especialmente porque al principio sólo conseguían un par de conciertos aquí y allá.

“Fue duro”, dijo.

Pero ahora las cosas han cambiado — para Meléndez y el grupo.

“He tenido mucho más éxito como mujer transgénero que como un chico gay”, dijo Meléndez, quien ha llegado a entender la responsabilidad de ser la primera en este ámbito.

“Representamos algo”, dijo. “Ahora que tengo este gran escenario que me han dado, trato de animar al resto de la comunidad mostrándoles que es posible que un músico transgénero tenga éxito”.

Dijo que la recepción de la comunidad LGBTQ es algo que la deja anonadada.

“Soy una mujer bendecida”, dijo.

 

Mes del Orgullo Gay

El pasado fin de semana el grupo actuó en el Festival de Orgullo Gay de West Hollywood donde se presentaron junto a la cantante Graciela Beltrán. Harán otros eventos de orgullo por todo el estado.

Samaniego, Meléndez y Vásquez Jr.- todos dijeron que sienten la responsabilidad de representar a su comunidad.

“Con el gobierno federal conservador que tenemos actualmente, siento la responsabilidad de resistir y hacer que nuestras voces sean escuchadas — literalmente, cantando en vivo — para asegurarnos de que nuestros derechos no nos sean arrebatados”, dijo Samaniego.

“Somos una doble minoría. No somos sólo latinos, sino Latinos LGBTQ. Necesitamos asegurarnos de que la igualdad que existe no se desvanece, sino que se vuelve más fuerte”.

Meléndez está de acuerdo.

“Nuestro grupo representa una nueva luz en la historia de la música en el mundo del Mariachi”, dijo. “Hay que hacer y lo estamos haciendo”.

“Siento que hay gente en la comunidad LGBT que nos está mirando, no sólo estamos representando a la comunidad LGBT, sino también a aquellos en la comunidad latina queer”, dijo Vásquez Jr.

“Estamos poniendo un ejemplo que estamos estableciendo para otros músicos de mariachi que estén fuera o no (del closet), para demostrar que ser LGBTQ no significa que debes ocultar quién eres y que debes ser auténtico tanto como sea posible. Tenemos un montón de cosas que podemos enfrentar, pero no nos disculpamos por ser quienes somos”, agregó. “Si no tomamos una posición al respecto, nadie más lo hará”.

La celebración del Orgullo Gay es este sábado 17 de junio a partir de las 5 p.m. en el Van Nuys Civic Center, 14410 Sylvan Street en Van Nuys. Habrá camiones de comida, música y una feria de recursos.