A. Garcia / El Sol

Víctor Garza se encuentra a la entrada de la Mission Wellfield cerca de su casa en Sylmar, que preocuparse podría estar contaminando su vecindario. El LADWP, encargado del sitio, niega cualquier contaminación.

“Personalmente creo que el agua potable es segura. Ese es el resultado final. Es el proceso (de extraerla) lo que más me preocupa”, dice Víctor Garza, que vive en la Avenida Havana de Sylmar, en la misma calle donde se ubica Mission Wellfield, un proyecto de pozos de agua que ha estado generando preguntas y preocupación para él y otros residentes de la zona.

Nadie le puso mucho atención al sitio administrado por el Departamento de Agua y Electricidad de Los Angeles (LADWP), hasta hace poco, cuando Victor y su esposa Rhonda, empezaron a ver camiones y trabajadores en el sitio.

Ella preguntó a los trabajadores sobre el proyecto, pero nadie le respondía. Dijo que el LADWP tampoco les dio ningún aviso sobre el trabajo.

En una declaración escrita, el LADWP indicó al San Fernando Valley Sun/El Sol que “tres pozos nuevos se han perforado, y están esperando las nuevas bombas que se colocarán cuando las cubiertas estén terminadas. Sin embargo, todavía no se han puesto en servicio. De estos tres pozos, sólo se espera que uno esté operativo para el próximo año. Hay también dos pozos existentes. De los dos pozos existentes, sólo uno es operable, pero no está en servicio en este momento debido a la construcción en el sitio”.

El LADWP dice que el proyecto asegurará un abastecimiento de agua adecuado para sus clientes.

“Esta comunidad obtiene la mayor parte de su agua de la planta de filtración del acueducto de Los Angeles, y Mission Wellfield cuando empiece a operar. En los años de sequía el abastecimiento de agua local se basa en el agua importada del Distrito Metropolitana del Agua. Una vez que los nuevos pozos estén operando completamente, LADWP bombeará una mayor parte de sus derechos de agua adjudicados para la cuenca de Sylmar desde Mission Wellfield, proporcionando un mejor valor para los clientes de LADWP”.

Recientemente, los trabajadores de LADWP empezaron a remover el asfalto de la Avenida Havana, que también planteó preguntas para los Garza y sus vecinos.

En una declaración escrita, el LADWP admitió que publicaron un aviso de ese trabajo “dos días después del comienzo de la construcción para este proyecto (el trabajo en la calle), después de ser contactado por un residente del área”.

“El protocolo del Departamento para un trabajo del sistema eléctrico tal como esto pide que los avisos de la construcción se divulguen por lo menos una semana antes del comienzo del trabajo. Esto fue un error por el cual LADWP acepta toda la responsabilidad. Lamentamos el error y nos disculpamos por los inconvenientes causados a los residentes del área”.

El LADWP dice que el proyecto reciente implica la instalación de líneas de transmisión subterráneas a lo largo de la Avenida Havana.

Después de no obtener ninguna respuesta, Rhonda dice que se metió a la Internet y comenzó a buscar información sobre Mission Wellfield. No le gustó lo que encontró.

Una de las cosas con que se topó es un informe del Departamento de Recursos Hídricos de California co fecha de Julio de 2012, que indica que el LADWP propuso construir, desarrollar y probar dos pozos de monitoreo de aguas subterráneas dentro de Mission Wellfield para proporcionar datos adicionales sobre la extensión de la contaminación de las aguas subterráneas que afecten el funcionamiento de los pozos de suministro en el lugar.

Pero lo que realmente planteó preguntas para ella es que el informe también indica que “desde 1999, tricloroetileno (TCE) ha sido detectado en Mission Wellfield. En 2008, las concentraciones de TCE en uno de los dos pozos activos comenzaron a exceder el nivel máximo de contaminación reglamentario de California (MCL) de 5 microgramos por litro (UG/l). Los análisis recientes han detectado concentraciones de TCE tan altas como 9 UG/l en muestras de este pozo.

“Además, en los últimos meses, las concentraciones de TCE en el segundo pozo han aumentado y se han detectado en niveles que varían entre 2 y 4 UG/l. Como resultado de esta contaminación, LADWP no ha estado ejerciendo sus derechos de bombeo completos en la cuenca de Sylmar”.

TCE es un líquido no inflamable, incoloro con un olor algo dulce y un sabor dulce, ardiente. Se utiliza principalmente como solvente para quitar la grasa de las piezas de metal, pero es también un ingrediente en pegamentos, los removedores de la pintura y los removedores de manchas. Sin embargo, se ha encontrado en fuentes subterráneas de agua y en muchas aguas superficiales como resultado de la fabricación, uso y eliminación de sustancias químicas. Se sabe que es cancerígeno para los humanos.

El TCE también se evapora en el aire y ahí es donde surgen las preocupaciones de los Garza. A ellos les preocupan estar respirando aire contaminado.

En respuesta a esto, el LADWP dijo al periódico San Fernando Valley Sun/El Sol que “las pruebas de suelo para fines de eliminación se llevaron a cabo antes del inicio de la construcción en y justo fuera de la propiedad de Mission Wellfield. Estas pruebas mostraron que los niveles de compuestos orgánicos volátiles (COV) no eran peligrosos para propósitos de desechos en el estado de California. Además, la detección de COV se realizó en el área de trabajo de electricidad el 29 de Junio de 2017 por un higienista industrial, que no detectó la presencia de COV”.

El LADWP dijo que además “se utilizó un detector de fotoionización para filtrar los COV en la fosa donde un contratista del LADWP está instalando líneas de transmisión subterráneas en el vecindario cerca de la instalación. Esta prueba fue tomada por un higienista industrial del LADWP el jueves 29 de Junio de 2017 como una medida adicional en respuesta a las preocupaciones de la comunidad. Los resultados mostraron que no se detectaron COV en el suelo de la fosa.

Reunión con la comunidad

Hace dos semanas, cerca de 60 residentes asitieron a una reunión en la cercana escuela primaria Osceola donde cuestionaron a representantes de la LADWP sobre el proyecto.

Rhonda dijo que los representantes de la Agencia “no negaron que el (TCE) es tóxico, pero no nos quieren decir cómo nos está afectando”.

Además, dijo que los representantes de LADWP admitieron que no habían realizado un Informe de Impacto Ambiental (EIR) antes de trabajar en el sitio, algo que es habitual.

El LADWP dijo que “de acuerdo con la Ley de Calidad Ambiental de California (CEQA), LADWP realizó una revisión ambiental que determinó que las actividades y condiciones en el sitio calificarían para un aviso de exención de mayo de 2014 porque el proyecto implica una menor alteración a una instalación existente de bombeo de agua subterránea para modernizar el deterioro de equipos e infraestructuras , y convertir el tratamiento de aguas subterráneas de la cloración a cloraminación en cumplimiento de las regulaciones federales “.

Todo esto plantea una serie de preocupaciones para los Garza.

“Esos químicos que están siendo perturbando, eso es lo que me preocupa”, agregó Victor.

Camiones cargados de tierra han sido sacados del sitio durante el último año y medio.

“No estamos diciendo que el suelo está contaminado, pero ¿cómo lo sabemos?”, observó.

Garza dijo que cuestionaron el LADWP si habían hecho alguna prueba de contaminación en el aire en la zona. El LADWP les dijo que habían sido hechos el mismo día de la reunión, pero no presentaron esos resultados.

También cuestionan si esas mediciones serían precisas, dado que el LADWP estaría haciendo su propia investigación.

“El problema es que no nos dicen cuántos pozos están activos, si alguno de ellos está contaminado. Y cuando les preguntamos si nuestra salud va a ser impactada, nunca responden”, dijo Rhonda.

Agregó que le preguntaron a representantes de LADWP si se realizaría un estudio independiente, pero no dijeron sí o no.

En sus respuestas a este periódico, el LADWP observó que basándose en sus “pruebas de suelo y detección de COV, no hay indicios de contaminación en el suelo o de contaminantes que se liberan en el aire debido a cualquiera de las actividades de construcción en el sitio, incluyendo la eliminación de la suciedad del sitio”.

Miedo al cáncer

Las preguntas se vuelven más importantes porque los Garza dijeron que ha habido una serie de diagnósticos de cáncer en la zona recientemente.

El padre de Víctor murió de cáncer antes de 2012.

Los doctores recientemente descubrieron dos masas en los testículos del hijo de Rhonda, de 19 años.

Un vecino del otro lado de la calle tiene cáncer y su hija tiene masas. Otro miembro de la familia cercano fue diagnosticado con la enfermedad. Un residente de 44 años de edad que vive en la calle sucumbió al mal.

Evidentemente, no hay ninguna prueba de que alguno de esos casos esté vinculado remotamente al proyecto, pero los Garza siguen preocupados.

Para apaciguar esas preocupaciones, les gustaría que se realizara una investigación independiente sobre el proyecto y que éste se detenga mientras tanto.

“Siento que no están protegiendo a los ciudadanos”, dice Rhonda. “Ellos entraron allí haciendo lo que querían hacer y no nos dejan saber nada”.

LADWP disputa esto, observando que han realizado pruebas, que han probado, una y otra vez, dicen, que no hay contaminación en el sitio, en el aire o en la liberación de cualquier toxina que pueda afectar a los residentes de la comunidad.

“LADWP toma en serio las preocupaciones de nuestros clientes y nuestra prioridad número uno es la protección de su salud. En cuanto a este proyecto, LADWP ha hecho su debida diligencia en ir por encima y más allá de lo que se requiere mediante la realización de múltiples pruebas de suelo y proyecciones de COV para asegurar la salud y la seguridad de los equipos de construcción que trabajan en estos proyectos, así como los clientes de LADWP que viven en la zona”, explican.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *