A. Garcia / El Sol

SIBL en Sylmar.

Joe Kirk y los demás voluntarios de Sylmar Independent Baseball League (SIBL) saben que están mejor que muchos otros que han perdido sus hogares y propiedades debido al Incendio Creek que arrasó Santiago Estates y otras partes de esta zona del Valle de San Fernando la semana pasada.

El complejo de 22 acres en la cuadra 12800 de la calle Harding, adyacente al Campo de Golf El Cariso no fue destruido por completo. De hecho, el incendio no afectó gran parte del lugar.

“El fuego estuvo cerca de nuestra casa, al otro lado de la calle de las canchas de béisbol”, dijo Kirk. “Tocó en la puerta, pero me rehusé a abrir”.

Pero los vientos que impulsaban el fuego, sin embargo, tuvieron un impacto brutal.

Kirk, presidente de la liga, dijo que tres días de ventarrones que en momentos excedían 60-70 mph hicieron caer árboles, desarmaron cercas y cobertores para los asientos, y hasta un poste de 50 pies para colocar banderas.

Él estima los daños en alrededor de $125,000. Y debido a esto, dijo Kirk, la liga infantil que data desde hace 61 años quizá no tenga temporadas de softball (que debía empezar en Febrero) o béisbol en los años próximos a menos que puedan recaudar fondos para hacer las reparaciones necesarias.  

“Nos consideramos independientes porque somos la única organización que es propietaria de las canchas en las que juega”, dijo Kirk. “Somos una agencia no lucrativa 501c3. Cuando tenemos incidentes como un incendio, todo el mundo responde”.

Kirk dijo que cuando inició el incendio el 5 de Diciembre se dio cuenta que la situación era diferente de otras anteriores. 

“Normalmente los vientos soplan de este a oeste provenientes del cañón. En este incendios los vientos venían del norte a sur”, dijo. “Pasó directamente por las canchas de pelota, saltó las carreteras de acceso y se detuvo en el campo de golf”.

Los bomberos y un poco de suerte evitaron que las llamas arrasaran el complejo – “lo habría destruido”, dijo Kirk – pero no se pudo hacer nada con respecto a los vientos.

“Por tres días vimos y nos preguntamos qué podíamos hacer”, dijo.

 La liga recibió $13,000 de la Supervisora Sheila Kuehl de los fondos de discreción y otros donativos de la comunidad están por llegar. “Una señora nos donó $500. Ella sabe lo importante que es que esta liga siga funcionando”, dijo Kirk.

Pero se necesita más dinero.

SIBL abrió una cuenta de GoFundMe. Si quiere ayudar, visite https://www.gofundme.com/sibl-baseball-and-softball.