A. Garcia / El Sol

El jueves 1 de Marzo, algunos padres de las escuelas Vaughn en Pacoima decidieron quedarse un poco más de lo usual alrededor de estos planteles. Otros llevaron a sus hijos e hijas con aprensión a los campus, donde hubo una notable presencia policial, algo que se hizo necesario después de que se reportara una amenaza contra estas instituciones.

Los rumores empezaron la semana pasada entre algunos padres y el viernes 23 de Febrero, los funcionarios de la escuela enviaron un mensaje que los confirmaba, y también creaba escalofríos en los padres Vaughn Next Century Learning Center y MIT (la escuela primaria y secundaria, respectivamente):

“Este mensaje es para informarle que los detectives del Departamento de Policía de Los Angeles han estado investigando la amenaza hecha a Vaughn esta semana en los medios sociales. En este momento se sienten seguros de que han identificado la fuente y han mitigado la situación. 

“Sin embargo, con el fin de apoyar a nuestra comunidad escolar, el 1 de Marzo se asignará una unidad de policía para conducir alrededor de nuestras escuelas, junto con dos oficiales que va a caminar por el campus de Next Century y MIT. Además, tendremos oficiales de la policía de la escuela que serán colocados y estarán asistiendo en VISA (la escuela secundaria). 

“Queremos hacer hincapié en que no hay una amenaza inmediata para nuestros planteles en este momento y estamos procediendo con la asistencia de la policía en una abundancia de precaución”, leyó el mensaje.

Padres preocupados

Aunque tranquilizados, varios padres consultados por el San Fernando Valley Sun/El Sol (que pidieron el anonimato), expresaron inquietud acerca de enviar a sus hijos a la escuela el 1 de Marzo, y también acerca de lo que perciben como una falta general de seguridad adecuada en las escuelas – todas ellas ubicadas cerca de la intersección de la Calle Vaughn y la Avenida Herrick –donde no hay guardias de seguridad armados.

“Estoy un poco preocupada porque vi a mi hijo un tanto asustado el día de la noticias (cuando el mensaje fue enviado). Mi esposo piensa que debería ir a la escuela ese día, que no deberíamos temer si va a suceder o no”, dijo una mamá. “Espero que sea una mala broma y que los detectives y la policía tengan las cosas bajo control”.

“No siento que mi hijo esté a salvo porque no creo que el guardia de seguridad esté bien preparado, pero voy a enviar a mi hijo a la escuela”, dijo otro padre.

Varias otros padres dijeron que planeaban quedarse en la escuela el 1 de Marzo, en caso de que ocurriera algo. 

Mientras algunos compartieron el mensaje sobre la amenaza a la escuela con sus hijos, otros optaron por no preocuparlos. 

Todos estos padres dijeron que no eran los únicos que se sentían aprensivos acerca de la situación, dadas las noticias recientes en todo el país.

Las amenazas se multiplican

Desde la masacre mortal en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida, un auge de amenazas a escuelas ha barrido Los Angeles. Ya sea como actos de copiar lo sucedido, para causar miedo, para expresar ira, o simplemente por diversión, han estado causando estragos en los días escolares y los nervios de los padres.

Justo la semana pasada, estos mensajes llegaron a la Santa Clarita Valley International School, la cual fue puesta bajo llave.  El jueves, un niño de 14 años presuntamente amenazó a funcionarios en Tincher Preparatory en Long Beach. Un día antes, un estudiante de 15 años en la escuela secundaria Millikan, en Long Beach, a quien presuntamente se le escuchó hacer una amenaza, fue arrestado, dijo la policía. Y el martes 20 de Febrero, un  joven de 16 años de edad en la escuela secundaria Wilson en Long Beach fue arrestado después de haber hecho amenazas para perjudicar a otros en la escuela, dijo la policía. También el jueves 22 de Febrero, un estudiante de la escuela secundaria John F. Kennedy en La Palma fue arrestado por presuntamente haber cometido amenazas criminales en las redes sociales.

Del mismo modo, la prestigiosa escuela Harvard-Westlake en Studio City cerró el viernes23 de Febrero en respuesta a un mensaje potencialmente amenazador publicado en Instagram por un ex-estudiante que se convirtió en jugador de football con los Miami Dolphins y estuvo en el centro de un escándalo de intimidación de la NFL.

La semana pasada también, el Sheriff del Condado de Los Angeles, Jim McDonnell, celebró una conferencia de prensa para anunciar la detención de un estudiante de 17 años de la escuela secundaria El Camino en Whittier, quien fue escuchado por un oficial de seguridad hablando de hacer daño a la gente en el plantel. Cuando los alguaciles fueron a revisar su casa, encontraron dos rifles AR-15, dos pistolas y municiones que estaban al alcance de cualquiera. También arrestaron al hermano mayor del estudiante – un adulto – quien dijo que las armas eran suyas.

Durante esa conferencia de prensa, el Sheriff McDonnell señaló que desde el miércoles, 14 de Febrero de 2018, se habían reportado un total de 19 amenazas escolares. 

“Ya sea que un niño articula la violencia porque necesita atención, consejería o asistencia para la salud mental, o simplemente está bromeando, la idea de cometer tales actos es asombrosa y creciente a nivel nacional”, dijo el Sheriff McDonnell. 

 

“Padres, esto debe ser una llamada de alerta para todos nosotros”, enfatizó. “Por favor, hablen con sus hijos, no importa cuán jóvenes sean, sobre los desafíos que enfrentamos hoy en la sociedad. Si no lo haces, alguien más lo hará”.

También recordó a la gente en general que “cada reporte (a las autoridades) es una ventaja.  Pedimos, como oficiales de paz, residentes preocupados y padres, nosotros mismos, que permanezcan vigilantes y reporten cualquier información sobre amenazas potenciales a las agencias locales del orden”.

Este fue también el mensaje enviado por el Jefe de la Policía Escolar de Los Angeles, Steven K. Zipperman, quien también destacó las terribles ramificaciones de esos mensajes sobre los responsables de ellos. “Estas amenazas son ilegales, independientemente de su intención, y pueden resultar en graves consecuencias criminales y civiles que incluyan la posible restitución financiera por horas gastadas en investigaciones. También pueden tener serias consecuencias administrativas a nivel escolar, incluyendo la posible expulsión y retrasos en graduación “, escribió en un mensaje enviado a todas las escuelas del Distrito Escolar Unificado de Los Angeles (LAUSD).

¡Si oyes o ves algo, di algo! Por favor, reporten problemas de seguridad en su escuela o a la policía. El Departamento de Policía Escolar de Los Angeles también tiene una línea anónima de armas de 24 horas al 1-800-954-4357 (1-800-954 Help).

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *