Foto Cortesia de la Fanilia

Michael Echeverria con su madre en su graduación de CSUN.

A. Garcia / El Sol

Israel Echeverría con una foto de su hijo Michael, actualmente enfrenta varios cargos en Montana

Un incidente de violencia doméstica menor que se convierte en cargos que podrían significar potencialmente una sentencia de por vida en la cárcel, un detective que es amigo de la familia de la víctima y hostiga a la familia del acusado y todo el mundo a su alrededor para intimidarlos y no permitir que ayuden al preso, cargos supuestamente fabricados y un sistema racista, discriminatorio que va contra los latinos y protege a los suyos a toda costa.

Suena como una película y la familia Echeverria desearía que fuera así. Pero esa es la realidad que han enfrentado desde que su hijo menor fue arrestado en Great Falls, Montana después de una pelea con su ex novia que lo tiene a punto de ir a un juicio en el que podría ser condenado  a pasar hasta 50 años tras las rejas.

Una relación que salió mal

Michael Echeverria, de 28 años creció en North Hollywood y se graduó en la Universidad Estatal de California Northridge (CSUN) con un título en Contabilidad. Él y la presunta víctima (cuyo nombre no podemos revelar porque presuntamente fue violada) se conocieron aquí en el Valle de San Fernando y vivieron en casa de los padres de Echeverria durante cuatro años antes de que la relación comenzara a deteriorarse. 

Hubo peleas y desacuerdos, a menudo cuando bebían, reconoce su familia.

“La vi golpear a mi hijo”, dice Israel Echeverria, el padre del joven.

Y de acuerdo con Daisy Chávez, una de sus hermanas, la familia de la novia desde el principio “no estaba de acuerdo con la relación porque él es Hispano y ella es blanca”.

Pero comenzando a principios de 2017, la pareja comenzó a desmoronarse.

“Ella le decía que quería estar con él, después le decía que no”, dice Chávez, describiendo los problemas entre ellos. Especulan que Echeverria estaba viendo a alguien más y esto puede haber provocado la ruptura. De cualquier manera, dicen que Echeverria no estaba interesado en volver con su novia.

Entonces, de repente, la novia decidió ir a Great Falls, Montana, donde tiene familia. Pero mientras ella estaba allá lo llamaba constantemente y le enviaba mensajes de texto a Echeverria diciéndole que fuera a visitarla, hasta que finalmente lo convenció.

“Incluso le envió un video porno (de ella)”, relata Chávez.

Ella ha hecho su propia investigación de las llamadas telefónicas, mensajes de textos y comunicación entre Echeverria y su ex novia y concluye que ella “lo atrajo” allá después de planear para meterlo en problemas.

Ella dice que antes de irse a Montana, la ex novia hizo una búsqueda en Google sobre “leyes de violencia doméstica en California y Montana”.

Comienzan los Problemas

El 6 de septiembre de 2017, Echeverria– sin el conocimiento de la familia y con boletos pagados por su ex novia – se dirigió a Montana. A las 9 p.m. esa noche ya había sido arrestado.

Fue detenido en el Hotel Heritage Inn (que su exnovia pagó) por cargos de asalto y secuestro después de presuntamente golpear a su novia en medio de una disputa doméstica en la que ambos estaban borrachos y donde al parecer los dos salieron heridos. Más tarde fue acusado de tres cargos de violación de la privacidad en las comunicaciones por presuntamente llamar a la familia de la mujer y amenazar con matarlos.

Y el pasado mayo, Echeverria fue acusado de violación.

Echeverria se ha declarado inocente de todos los cargos y espera un juicio fijado para el 17 de septiembre. 

Él permanece en la cárcel después de que su fianza fuera colocada en $150,000  para después crecer a $1.5 millones en efectivo antes de bajar a un bono de $500,000. En un momento dado, la fianza fue denegada porque el fiscal alegó que Echeverria planteaba el riesgo de huir a Guatemala, país natal de su padre.

Y todo este tiempo, el hombre ha estado en la cárcel mientras su familia en el Valle de San Fernando aboga por él, trata de reunir pruebas para apoyar su inocencia y acusa al sistema de justicia de Montana de ser un “Club de Amigos” , donde el detective principal en el caso es amigo de la familia de la presunta víctima y los latinos son discriminados en la cárcel por el color de su piel. 

“La gente hispana es tratada como basura (en Montana)”, dice el padre de Echeverria.

Chávez dice que Michael “merece pagar por lo que hizo”, ya que no disputan que hubo un incidente de violencia doméstica, pero indica que todos los otros cargos son falsos, especialmente la acusación de violación. 

Echeverria Niega los Cargos

“Tuvimos sexo consentido,” enfatiza el mismo Echeverria, en una llamada telefónica desde la cárcel con el San Fernando Valley Sun/El Sol.

Admite que él no es perfecto, pero añade que todo lo que se lanza contra él no es cierto.

Y añade que “mis derechos a un debido proceso sin prejuicios han sido violados”.

Dice que el caso se ha “convertido en una venganza personal contra mí, en lugar de un proceso legal justo”.

“Han usado el poder y la autoridad para acusarme de crímenes que no cometí”, añade.

“Por una disputa doméstica de 10 minutos me enfrento a una vida en la cárcel.”

Él señala que su ex novia estaba salió del hospital menos de un día después del incidente y no estaba tan lesionada como ella afirma.

Él mismo, también resultó lesionado en el altercado. 

Y describe un trato discriminatorio hacia él mientras está en la cárcel.

Echeverria dice que en la cárcel lo han llamado “Mara Salvatrucha” – una referencia a la peligrosa pandilla Centroamericana – porque su madre es de El Salvador.

También dice que ha sido llamado “wetback (mojado)” y “enchilada”, y que cartas escritas en español para él no le fueron entregadas (la familia ha presentado una queja ante la Oficina de Derechos Humanos de Montana) y fue puesto en confinamiento solitario y encadenado durante 30 días.

“Aquí en Montana, odian a los Hispanos”, dice. “Aquí es un mundo diferente.”

“Da miedo”, añade Echeverria. “Me odian porque soy Latino”.

Great Falls, Montana tiene una población de alrededor de 58,000 habitantes, 88% de los cuales son caucásicos, seguidos por el 1.1% afroamericanos. Los latinos componen cerca del 3.5% de los residentes.

La familia de Echeverria también dice que han sido intimidados, en particular por el detective principal en el caso-que dicen en un claro conflicto de intereses-es amigo de la familia de la presunta víctima, pero sigue involucrada en el caso. De hecho, encuentran muy sospechoso que el detective principal, la detective de la policía de Great Falls, Katie Cunningham, estaba en la casa de la hermana de la presunta víctima cuando se produjo la disputa doméstica.  

Uno de los amigos de Echeverria, Robert Fuentes, que voló a Montana para testificar en su nombre en el caso fue arrestado más tarde por ponerse en contacto con la presunta víctima y tratar de llegar a un acuerdo con ella. Echeverria, Fuentes y la ex novia habían sido amigos por largo tiempo, dice la familia y agregan que el detective principal sabía de la llamada telefónica.

Fuentes está de vuelta en California con un monitor de tobillo y tiene miedo de participar más en el caso. Otros amigos de Echeverria desconfían de ir a Montana para hablar en su nombre.

Incluso Chávez dice que tiene miedo de “si voy a ser arrestada” por hablar en nombre de su hermano.

Pero agrega que todo el dinero que han invertido en la pelea legal (más de $30,000 y contando) y todo lo que han hecho por Echeverria es porque “sentimos que es tan injusto pintarlo como un monstruo por el color de su piel”.

Las alegaciones de la familia “no tienen mérito”

En una entrevista telefónica con el San Fernando Valley Sun/El Sol, Fiscal del Condado de Cascade, Josh Racki, negó cualquier fechoría por parte de la Fiscalía.

Dijo que las denuncias de conflicto de intereses de la familia, así como sus alegatos de falsas acusaciones y mala conducta en el caso “no tienen mérito”.

Agregó que el cargo por violación fue archivado nueve meses después de la detención de Echeverria porque “estábamos haciendo análisis forenses en un objeto inanimado utilizado para agredir sexualmente a la víctima antes de encausar al acusado por causa probable”.

El objeto inanimado era un juguete sexual que Echeverria y su ex novia compraron y utilizaron durante  su encuentro sexual consentido, sostiene la familia.

Cuando se le preguntó si los derechos de Echeverria fueron violados porque él es Hispano, Racki rápidamente respondió “eso es completamente falso.”

“Eso no es totalmente cierto”, continuó racki.

Dice que las cartas en español no fueron dadas a Echeverria porque contenían “mensajes codificados”. Cuando se le preguntó si podía dar detalles, dijo que no podía hacerlo debido al litigio en curso.

Presionado sobre las alegaciones de conflicto de intereses que involucran al detective principal en el caso, Racki dijo “eso es falso. No hay conflicto de intereses”.

“Él (Echeverria) ha sido tratado como cualquier otro acusado”, señaló.

“Ha sido acusado de un delito muy violento, pero es inocente hasta que se demuestre su culpabilidad y ha sido tratado de manera similar a cualquier otro preso”, continuó.

Pero la familia y Echeverria dicen que ese no es el caso. Siguen esperanzados que habrá un buen resultado en el juicio próximo, a pesar de un sistema que dicen parece estar en contra de ellos.

Por ahora, Echeverria no ha aceptado un acuerdo para declararse culpable de algunos de los delitos que se le imputan, que significaría por lo menos 20 años tras las rejas y sigue firme que va a luchar contra las acusaciones en un tribunal de justicia.

“No van a barrer mi vida bajo la alfombra”, señala Echeverria. “No he hecho ningún crimen atroz. Estamos luchando con uñas y dientes”.