Eagles y Mustangs Se Enfrentan de Manera Tempranera

En los últimos momentos de la tremenda paliza de 43-0 de la secundaria Alemany sobre San Fernando en el partido de inicio de temporada el pasado 17 de Agosto, el entrenador de los Warriors, Casey Clausen, finalmente logró relajarse y sonreír.

Los primeros juegos son bastante duros cuando eres un nuevo entrenador con un nuevo personal que enseña un nuevo sistema a un nuevo equipo, donde muchos de los jugadores están jugando en su primer juego del Varsity. Añade algunos grados de dificultad cuando usted, el entrenador, fue un jugador destacado del equipo en su juventud.

“Fue emocionante estar de vuelta aquí”, dijo Clausen, quien llegó a Alemany en Diciembre después de pasar los últimos cuatro años como entrenador en jefe en la secundaria Calabasas. “Los chicos habían puesto mucho tiempo y esfuerzo desde Enero, cuando nos contrataron. Pero el primer juego, nunca sabes realmente lo que va a pasar. Este año, tan joven e inexpertos como somos como grupo, en general nos quedamos bastante satisfechos con la forma en que los chicos compitieron”.

La óptica el viernes era importante para una muchedumbre casera de Alemany cuya atención había adelgazado perceptiblemente a en las últimas dos temporadas de 3-7, que condujeron a contratar a Clausen en lugar de James Washington como entrenador principal. Y a la multitud ciertamente le gustó lo que vio el 17 de Agosto — un estilo moderno que acribillaba a los Tigers con una ofensa de pases que pudo superar sus propios errores, y una defensa que embotellaba a San Fernando, sin permitir ningún avance más allá de la línea de 31 yardas de los Warriors. Después, los abrazos y las felicitaciones de los fanáticos para Clausen y sus entrenadores — que incluyen a su hermano Rick Clausen — fueron abundantes y voluminosos.

Por supuesto, fue un juego. El encuentro fuera de liga de esta semana contra Charter Oak (0-1) el 24 de Agosto podría ser más revelador. Charter Oak se fue invicto la temporada pasada hasta perder en las semifinales de  la División III ante el eventual campeón Rancho Verde de Moreno Valley, para terminar 12-1.

Y si no, sin duda habrá otras pruebas a lo largo del camino.

Por eso, dijo Clausen, no se dejó engañar por la aparente desproporción del resultado. No le señaló que los Warriors (1-0) habían sido muy subvalorados con respecto a sus habilidades.

“Me gusta este grupo, y es un grupo muy talentoso. Pero somos jóvenes, somos verdes, estamos crudos“, dijo Clausen. “Para nosotros, viniendo al programa de donde estábamos, sabíamos qué esperar.

 

“Ahora, hace cuatro años, estábamos poniendo la base, vertiendo el cemento, y construyendo la casa [en Calabasas]. Ahí es donde estamos ahora, estamos sentando la base y vertiendo el cemento. [Pero] no vamos a esperar dos años cuando todo esté listo. Vamos a empujarlos, y ver lo rápido que podemos actualizar y mejorar como un equipo en general”.

Clausen ciertamente tiene prestigio en Alemany. Como se mencionó anteriormente, es un exalumno (clase de 2000) que jugó de quarterback. También fue quarterback de la Universidad de Tennessee y jugó football profesional en la NFL Europe League.

Washington tenía un curriculum vitae, también, habiendo jugado en UCLA y luego en la NFL como defensive back, donde ganó un Super Bowl con los Dallas Cowboys. Pero Clausen tenía algo que le faltaba a Washington — el éxito del entrenador en la escuela secundaria. Él ganó títulos meridionales de la sección en Calabasas en 2015 y 2016. Tampoco ayudó a la causa de Washington cuando el hombre al que reemplazó, Dean Harrington, ha ganado campeonatos de la sección Sur y un título estatal en la secundaria Parclete.

El offensive lineman Dohnovan West, dijo que había considerado la transferencia cuando Washington dimitió. Quienquiera que hubiera venido habría sido su tercer entrenador en cuatro años. Y bastantes jugadores que conocía de la temporada pasada ya habían dejado el programa o se habían graduado.

Pero West decidió quedarse y — durante al menos un partido — fue alentado por lo que vio en el juego contra San Fernando.

“Para mí, era más importante superar el primer juego y ver cómo van las cosas”, dijo West. “Nuestro equipo es muy joven-creo que sólo tuvimos cuatro chicos que habían jugado en un partido de Varsity antes del viernes. Así que era importante ver lo que los chicos menores podían hacer. Y lo hicieron bastante bien”.

¿Y su impresión temprana de Clausen y el personal?

“Se siente bastante bien ver a alguien que vino aquí y caminó en esos zapatos volver y dar vuelta al programa. Han traído un nuevo estilo de ofensiva comparado con lo que jugué el año pasado. Aprender las nuevas técnicas fue útil; se añade más a mis habilidades”.

En el otro extremo del espectro estaba el quarterback de segundo año Miller Moss, haciendo su primer comienzo en el equipo Varsity. Tuvo un juego excelente, lanzando por 241 yardas y un par de touchdowns. Podría haber sido mejor, pero sus receptores dejaron caer varios pases, y otras jugadas fueron acortadas por sanciones.

“Creo que el éxito de ese primer juego puede sentar un gran precedente para el resto de la temporada”, dijo Miller. “Todavía había mucho que aprender de ese juego. Siento que hemos ejecutado bastante bien. Pero ciertas cosas, porque somos jóvenes… la mayoría de nuestros errores se debían a la juventud. Eso va a mejorar con el tiempo”.

Clausen no podría haberlo dicho mejor. Y probablemente dijo algo así después de jugar aquí.

Alemany cambió de la División I a la División II esta temporada, pero aún reside en la muy competitiva Liga Mission y ha perdido los playoffs los últimos cuatro años. Los ex-alumnos (y las administraciones) pueden ser notoriamente impacientes con el “programa de construcción”, sin importa lo mucho que les guste el entrenador.

¿Así que tendrá Clausen la oportunidad de seguir “poniendo los cimientos” y “vertir el cemento”? ¿se construye la casa? ¿O quedará sólo a medio construir?

“Creo que todo el mundo, si son realistas, sabe en lo que entramos. Si nos conocen, saben lo que hemos dejado y saben lo que hay aquí — creo que es por eso que estamos aquí”, dijo Clausen. “Estamos aquí para construir algo que no sólo la escuela, sino la comunidad puede estar orgullosa. La administración quiere que esto sea un programa de football exitoso. Eso no sucede de la noche a la mañana. Pero conocemos los recursos y el compromiso de la escuela y la administración.

“Por eso estamos aquí. Vamos a crecer eso, desarrollar eso, construir eso, y madurar tan rápido como podamos. Una vez más, ¿qué significa eso este año en victorias y derrotas? No sé. Pero estoy satisfecho con el grupo que tenemos”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *