A. Garcia / El Sol

Los participantes se estiran durante la clase de ejercicios gratuitos de 1 hora que se ofrece los lunes, miércoles y viernes.

Hace cuatro años, María Godinez apenas podía caminar. 

Le dolían las rodillas y tenía problemas de circulación. Levantarse de la cama e ir a una tienda cercana era una pesadilla.

Fue a su médico, quien le dijo que tendría que empezar a usar un bastón, luego una andadera y eventualmente una silla de ruedas. 

El pronóstico la llenó de miedo. 

“Pensé: ‘¿Cómo puedo aceptar esto por mi vida?’”, recuerda la mujer de 68 años. “Dije, ‘tengo que hacer algo’”.

Lo que hizo fue unirse a un programa de ejercicios para personas mayores en el Parque  Recreación de la Ciudad de San Fernando. Al principio, ella admite que cojeaba profusamente y no podía hacer la mayoría de los movimientos en las rutinas de ejercicio. 

“Ponía agua caliente (en la bañera) para relajar mis músculos después del ejercicio”, dijo Godinez.

Pero siguió yendo a las clases gratis de ejercicios y mirándola hoy, caminando libremente, levantando las piernas hacia arriba y hacia abajo mientras mantiene el ritmo de la música ante las direcciones de un joven estudiante de Kinesiología dentro del gimnasio del parque Recreación en una mañana de lunes, Godínez es una persona diferente.

“Me siento bien”, dijo. El dolor en sus rodillas se ha ido. Sus problemas circulatorios también son cosa del pasado.

Su colesterol y la presión arterial alta tampoco son un problema, y su nivel de triglicéridos (que puede aumentar el riesgo de cardiopatía y diabetes) ha bajado de 6.89 a 6.3. Ella no tiene diabetes.

Pero aparte de la mejora física, Godínez dice que igual de importante es el bienestar emocional que el programa de ejercicios le ha generado.

“Esto me da energía”, dijo después de terminar el régimen de ejercicio de una hora, su frente brillando por el sudor. “No me siento deprimida. Me siento motivada”. 

Ejercicios para las masas

Godínez es el ejemplo perfecto de lo que el programa 3 Wins Fitness busca hacer por las personas mayores en el noreste del Valle de San Fernando.

En 2011, el profesor de la Universidad Estatal de California, Northridge, Steven Loy, asumió la tarea de crear un programa gratuito que apoye a la comunidad en la capacitación en salud y educación nutricional en su programa de prevención de la diabetes. Originalmente llamado 100 Citizens, 3 Wins Fitness va a las comunidades marginadas locales y proporciona ejercicio gratuito y entrenamiento de salud. El programa es dirigido casi en su totalidad por estudiantes de Kinesiología de CSUN y voluntarios.

“Casi el 80 por ciento de los estadounidenses no están lo suficientemente activos”, dijo Loy. “Muchas personas no saben por dónde empezar o cómo empezar a hacer ejercicio. Tratamos de eliminar ese problema y crear un sistema sustentable mediante la adaptación de un régimen de entrenamiento para su capacidad corporal”. 

El sueño de Loy para 3 Wins Fitness fue hacerlo sostenible, replicable y escalable. Los instructores de ejercicio pueden ser prohibitivamente caros para los individuos. Loy resolvió esto haciendo posible que los estudiantes ganen experiencia práctica y voluntaria valiosa convirtiéndose en instructores. Esto permitió que el programa fuera dirigido enteramente por los estudiantes, mientras que también mantenía su propia independencia financiera.

“Estamos ahorrando al participante una tremenda cantidad de dólares en salud”, dijo Loy. “Los estilos de vida insalubres pueden costar una tremenda cantidad de facturas médicas. Lo que estamos tratando de hacer es ayudar a las personas a alejarse de estos costos y mejorar su calidad de vida al proporcionar un programa gratuito de educación para el ejercicio y la salud”.

En 2012, la campaña de la Primera Dama Michelle Obama Let’s Move! desafió a las organizaciones religiosas y comunitarias a participar en un concurso internacional compartiendo un video y abriendo su programa al mundo. 3 Wins Fitness ganó el voto popular en el concurso de video, y Loy fue invitado con sus estudiantes a visitar la Casa Blanca en 2013.

El programa utiliza estudiantes de Kinesiología de CSUN para ejecutar el programa. Hay varios niveles, pero el básico – que tiene la mayoría de los participantes – está orientado hacia las personas mayores. 

Actualmente, 3 Wins fitness opera en seis sitios del Valle de San Fernando (el parque David Gonzales en Pacoima, el parque El Cariso en Sylmar, el parque Lanark en Canoga Park, el parque Crescenta Valley y la Iglesia Católica Nuestra Señora de la Paz en North Hills).

El sitio más antiguo es el parque Recreación de San Fernando, donde las clases gratuitas se ofrecen tres veces a la semana – lunes, miércoles y viernes – a partir de las 8:15 a.m.

Las clases de ejercicios tienen lugar al exterior, excepto cuando llueve, hace demasiado frío o, como el lunes 15 de Octubre, cuando vientos fuertes arrasaban el Valle de San Fernando.

Así, los instructores y más de 42 estudiantes se dirigieron adentro del gimnasio, donde después de un corto calentamiento caminando alrededor del gimnasio, empezaron la rutina, separados en tres secciones enfocadas en mejorar el equilibrio, flexibilidad y fuerza de entrenamiento/resistencia, señaló Valen Sinisgalli, Director de Champions for Life (el nombre del programa en la ciudad de San Fernando). 

El otro objetivo del programa es que los participantes pierdan un promedio de 5-7 libras. 

Sus participantes más jóvenes tienen alrededor de 50 años de edad; el más viejo 91.

Todos los participantes se muestran ansiosos por hacer ejercicio.

Aprender a caer, y levantarse, dijo Sinisgalli, una de las cosas que tratan de enfatizar cada vez para enseñarles “cómo levantarse si usted cae en su casa”.

Es por eso que una de las tres fases de ejercicios se realiza colchonetas sobre el suelo. A través del régimen, las personas mayores aprenden cómo levantarse si sufren un accidente y caen.

“Para algunas personas, eso es una cuestión de vida o muerte”, señala Sinisgalli. “Les enseñamos que si sucede en casa, sabrán qué hacer. Incluso si te duele, puedes luchar a través del dolor”. 

Elia Martínez, de 64 años, había estado viniendo de vez en cuando por los últimos tres años, pero después de jubilarse, asiste regularmente a las clases.

“He mantenido mi peso”, dice de cómo el programa le ha ayudado.

Más que eso, “antes yo era pre-diabética, ahora estoy bien”, agrega.

La camaradería es obvia en el grupo. La mayoría de las personas se conocen y a través de las rutinas de ejercicios, bromean y sonríen entre sí. Se crean y perduran las amistades son creadas.

También hay parejas, como la de Yolanda y Romualdo Ávila, que participan en el programa.

Ella tiene 66 años, él 69 y ambos elogian el programa por mantenerlos sanos y activos.

“Antes me despertaba y no podía levantar los brazos y las rodillas me dolían”, dijo Yolanda. “Pero desde que estoy en el programa, ya no tengo ese problema”.

Romualdo dijo que ha perdido peso, pasando de 232 a 219 libras; su objetivo es llegar a 200.

Agregó que a menudo le dice a otras personas de la tercera edad que se unan al programa.

“Este es un tiempo valioso para nuestra salud. Es tonto no participar en este grupo, que es totalmente gratuito”, dijo Romualdo.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *