Azucena "Susie" Lepe

Es un momento insoportable para la familia Lepe y todas las familias afectadas por la serie de asesinatos ocurridos en el Valle de San Fernando que dejaron cuatro personas muertas, incluyendo su muy querida “Susie”.  Gerry Dean Zaragoza, de 26 años, el único sospechoso de los crímenes, también está acusado de herir a otras dos personas. 

La madre de Susie está inconsolable. Su hermano Cuco, que es un pilar de la familia, dijo que fueron sus dos hermanas las que regresaron del hospital y le dieron la dolorosa noticia a su madre en la casa familiar de la ciudad de San Fernando. 

Cuco dijo que se sentó fuera de la casa en su camioneta durante unos minutos, fue difícil para él mismo entrar a la vivienda. Su madre se descompuso cuando lo vio. Los miembros de la familia ya habían desconectado el cable de televisión para evitar que la madre de Susie se diera cuenta de los detalles espeluznantes.

Todos ellos están luchando en este momento con la intensa pérdida y para entender lo que haría que alguien cometiera una oleada de asesinatos. 

“Este crimen es realmente más grande que todos nosotros. Mujeres que permiten que estos [tipos de] hombres entren en sus vidas. Las señales siempre están ahí, pero las mujeres pueden no querer ver eso”. A veces las mujeres con poca autoestima, especuló su hermano. 

Todavía hay tantas incógnitas para la familia de Susie. 

La dolorosa ironía para Cuco es que él y Susie estaban muy unidos y él no tenía idea de que ella tenía un “loco” en su vida. Hubo tiempos en que Cuco se estuvo quedado en su casa.  Si tenía un poco más de tiempo extra, iba a visitarla. Si necesitaba algo, ella lo llamaba. Pero ella nunca le contó sobre su relación con Zaragoza, tal vez porque sabía que él no la aprobaría. Desde entonces se ha enterado de que ella rompió su relación con Zaragoza, pero él continuó acosándola.  

Después de que Zaragoza disparara y matara a su propio padre y a su hermano, fue a la estación de gasolina Shell de North Hollywood, donde Susie trabajaba de 10:00 p.m. a 7:00 a.m. en turno nocturno 4 o 5 veces a la semana.  

Cuco dijo que no estaba claro cómo pudo llegar a ella porque después de cierta hora, las puertas del área de los empleados están cerradas. Se pregunta si en algún momento ella pudo haber abierto la puerta y salió al aire libre para ir a tirar la basura a distancia o salió al aire libre para comunicarse con un trabajador de mantenimiento que estaba fuera de la zona restringida. Ella había roto su relación, pero tal vez podría haber salido de su área de seguridad para ver lo que él quería. Todos los escenarios posibles han pasado por la cabeza de Cuco, incluyendo a Zaragoza esperando esa ventana de oportunidad para matarla. Zaragoza también hirió críticamente a un hombre que trabajaba con ella y luego continuó tratando de robar a alguien en un Bank of America y luego disparó al azar y mató a un pasajero de autobús en la Línea Orange.  

Una página de GoFundMe fue sido creada para ayudar con los gastos de su funeral en el Cementerio Mission de San Fernando y para ayudar a sus hijos que ahora se quedan huérfanos.   

Cuco describe a su hermana como “hermosa por dentro y por fuera”, dijo que ahora su objetivo es llamar más la atención sobre los crímenes contra las mujeres. Con demasiada frecuencia, cuando las mujeres intentan liberarse, hay grandes obstáculos frente a ellas. 

Planea asistir a la próxima audiencia en la corte para Zaragoza fijada para el 3 de Septiembre y seguirá de cerca los próximos procedimientos judiciales. Cuco es consciente de que Zaragoza puede recibir la pena de muerte.  

No ha sido partidario de la pena de muerte en el pasado, dijo, porque está al tanto de los casos en los que la gente ha sido falsamente procesada. Cuando se le preguntó si su posición es ahora la misma, ahora que la vida de su hermana ha sido cortada, hace una pausa por un minuto, y luego dice: “Mi posición es la misma. Todavía pienso igual… no hay justicia porque ella no está aquí para sus hijos. Nada será lo suficientemente bueno. Mi madre está muy abatida. Mató a tanta gente inocente —No hay justicia”. 

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *