Montserrat Lomelí

Se suponía que el 18 de junio era uno de los mejores días en la joven vida de Montserrat Lomelí. 

Cumpliría 18 años y se convertiría en una adulta.

También estaría caminando por el escenario antes de que sus padres, amigos y compañeros de clase fueran los primeros en su familia en graduarse de la escuela preparatoria. 

Pero la pandemia de coronavirus ha alterado esos planes. 

En lugar de una ceremonia tradicional, la estudiante que se gradúa de la Academia de Estudios Internacionales Vaughn (VISA), que forma parte de un grupo de escuelas charter en Pacoima, tendrá una graduación auto-servicio. 

“Conduces por la calle y tu maestro te dará tu diploma”, dijo Lomelí. Ella dijo que entiende que los estudiantes podrían salir de los autos y tomarse una foto con sus maestros, pero los detalles finales no fueron revelados. 

Aun así, “me sentí estafada”, admite Lomelí por una pandemia, que ha restringido grandes reuniones por temor a contagio, y está haciendo que se pierda algunos de los momentos y tradiciones que son sinónimos del último año de la escuela preparatoria. 

Atrás quedó la Noche de Graduación, cuando los estudiantes van a pasar la noche a un parque temático. Así es el baile de graduación de la escuela preparatoria de este año, y las graduaciones en toga y birrete ante cientos de personas que animan en un estadio. 

Lomelí dice que cuando las escuelas cerraron en marzo, muchos de sus compañeros de clase todavía esperaban que pudieran regresar antes de fin de año. Pero ella dijo: “Sabía que no íbamos a regresar. Estaba siendo realista. 

“La primera semana llegué a un acuerdo (siendo el final del semestre escolar) muy rápido”, agrega. 

Día a Día

Lomelí dijo que continuó aprendiendo en línea. Ya ha tomado su examen de cálculo AP, pero debido a dificultades técnicas, incluso eso está sumido en la incertidumbre. Ella podría tener que tomarlo de nuevo.

Los lunes y miércoles, Lomelí toma clases de historia e inglés. Los martes y jueves están dedicados a estudiar ciencias y chino.

 

Ella también es tutora de uno de sus primos jóvenes.

Esto difiere mucho con lo que ella pensó que sería su último año de secundaria.

“Estaba [se suponía que era] sobre hacer recuerdos, ir a muchos lugares con mis amigos estaba muy emocionada”, dijo. “El baile de graduación y la graduación iban a ser tan importantes”.

Pero ella ha llegado a un acuerdo con la situación actual.

“Di un paso atrás y pensé. “No hay nada que pueda hacer” y estamos haciendo esto para que más personas no se vean afectadas “, dijo Lomelí.

La mayor y sus amigas se están adaptando. Lomelí recientemente tuvo un picnic de distanciamiento social en la casa de su mejor amiga. Ambos llevaban máscaras faciales. Y a mediados de mayo, ella y algunos de sus amigos se vistieron y se reunieron en una casa para celebrar un mini baile de graduación.

La pandemia incluso impactó sus planes universitarios. Lomelí había sido aceptado en la Universidad Estatal de Humboldt en el norte de California, pero, dadas las circunstancias y algunos problemas familiares, decidió quedarse en casa y asistir a College of the Canyons.

Su primer semestre habrá clases en línea también. Después de terminar en College of the Canyons, el plan es transferirse al estado de San Diego y graduarse con un título en Historia.

Después de analizar sus opciones, es lo mejor que puede hacer ahora.

“No hay nada que pueda hacer”, repite Lomelí, al aceptar las limitaciones de la pandemia. “Es la mejor manera de manejar las cosas en este momento”.

Graduaciones en Línea

Al menos Lomelí tiene algo de graduación que esperar.

Monserrat López, que asiste a las Academias de Aprendizaje César Chávez en San Fernando, ni siquiera estará en la ciudad para su graduación hoy, 28 de mayo, que estará completamente en línea.

“Estamos teniendo una graduación virtual”, dijo López. “Van a hacer una reunión de Zoom y nos vamos a unir. Reconocerán quién se está graduando, a dónde van y cuáles son sus planes”.

“Luego nos van a dar una fecha específica para obtener nuestros diplomas y vamos a entregar nuestros IPad y libros”, agrega, sin ocultar que “estaba un poco decepcionada”.

“Todos sueñan con caminar en un escenario”, dijo López. “Pero no podemos controlar esto y lo entiendo. Pero todavía es molesto no tener ese momento especial.

“Voy a ver la reunión de Zoom y llamaré a mis amigos después”, dijo.

Al igual que Lomelí, López ha aceptado las circunstancias. Pero ella no niega que “fue difícil cuando nos dimos cuenta de que no vamos a experimentar el baile de graduación y una graduación normal”.

Algunos de sus amigos han tratado de hacer algunos recuerdos de la mejor manera posible. “[Ellos] se prepararon como si fueran al baile de graduación y se tomaron fotos con su familia”, dijo.

Pero López, aún, se siente ” estafada”.

“Fue triste, pero ya sucedió”, dijo. “Esto nos ha enseñado mucho a apreciar lo que tenemos. Todos pensamos que íbamos a disfrutar Grad Night, prom, graduación. Pero nos enseñó a no dar nada por sentado, que tenemos que disfrutar lo que tenemos “.

López quiere ser trabajador social y planea asistir a la Universidad Mount St. Mary. Si todavía habrá instrucción real en el aula o estudio en línea es algo que todavía no sabe. 

Si se trata de clases virtuales como su último semestre de secundaria, “va a ser extraño porque es mi primer año en la universidad. Es un poco difícil acostumbrarse, trae otro nivel de dificultad. Da miedo, pero lo superamos y todo tiene su solución “. 

López admite que no es fanática de las clases en línea. 

“Aprendo mejor en el aula. Las clases virtuales no son para mí. Es extraño no tener al maestro allí a quien puedas ir “, dijo. 

Tanto López como Lomelí están de acuerdo en que la clase de graduación de la escuela secundaria 2020 estará marcada para siempre por la pandemia.

“La clase de 2020 tendrá una experiencia diferente (que las clases de graduación anteriores) ya que no teníamos el derecho de paso tradicional”, dijo Lomelí. 

Pero López agrega que la situación le ha enseñado a valorar aún más esos recuerdos que hizo en los últimos cuatro años de la escuela secundaria. 

A pesar de todo, “Disfruté mi último año y los pequeños momentos que tuve con mis amigos”, dijo.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *