F. Castro /El Sol

Georgia Acosta (derecha) fue una de las personas que se presentó a una protesta en Pacoima el sábado 6 de junio en solidaridad con George Floyd.

Después de dos semanas de protestas diarias provocadas por la muerte de George Floyd, un hombre afroamericano desarmado que murió mientras un oficial de policía de Minneapolis se arrodillaba sobre su cuello, muchos preguntan, ¿qué sigue? 

Para muchos de los que participaron en una protesta en la esquina de Laurel Canyon Boulevard y Osborne Street en Pacoima el sábado 6 de junio, una de las casi 30 manifestaciones en el sur de California ese día, la lucha por la igualdad, la justicia y las reformas policiales deben transformarse en cambios reales. 

“Este (sesgo) está muy institucionalizado. Existe en medicina, educación … definitivamente es importante que nuestras voces sean escuchadas. Debe comenzar con el desembolso de la policía, y nuestras comunidades deben comenzar a beneficiarse”, dijo Georgia Acosta, quien se encontraba entre las más de 300 personas en la manifestación de tres horas. 

La gente cantaba y caminaba alrededor de la intersección, llevando carteles pequeños, medianos y grandes en apoyo de Black Lives Matter, en recuerdo de Floyd, Breonna Taylor y Ahmaud Arbery, todos afroamericanos asesinados por blancos en situaciones que han irritado y molestado a las masas. 

La protesta del sábado permaneció pacífica mientras los bailarines aztecas y de hip hop actuaban con música y transmitían mensajes de unidad. 

Acosta dijo que la “opresión continua de 400 años (contra los afroamericanos)” debe terminar, y la policía debe reconocer su racismo y su doble rasero cuando se trata de minorías. 

Recordó haber sido arrestada cuando era adolescente por estar en un parque después de horas.

“El policía encubierto no me dio la oportunidad de abandonar el parque”, dijo, y agregó que a los 12 años también fue arrestada por robo de tiendas y maquillaje. Acosta fue llevada a la División Foothill de LAPD y tuvo que esperar allí hasta que llegaron sus padres. 

“Dijeron que (el cargo) sería eliminado de mi registro, pero se mantuvo en mi registro y realmente me perjudicó durante mucho tiempo cuando solicité trabajo”, dijo. 

Haga Que la Policía “Enfrente el Mismo Sistema” 

Acquanetta Denson cree que el cambio llevará tiempo, y debería comenzar con aquellos agentes de policía involucrados en el asesinato de afroamericanos que reciben el mismo trato que cualquier otra persona que mate a alguien. 

“Tienen que enfrentar el mismo sistema que tendría que enfrentar si matara a alguien”, dijo. 

La residente de Hansen Hills dijo que la policía la detuvo “sin ningún motivo” haciéndola “asustada” por “conducir como una mujer afroamericana”. 

Denson agregó que no cree que más capacitación o cambios en las políticas sean efectivos para cambiar estos prejuicios. 

“Un hombre blanco sabe que puede matar a un hombre afroamericano sin ir a la cárcel”, dijo. “No creo que el entrenamiento pueda eliminar el odio. La prisión es la única reforma que pueden entender.

“Tengo mucho miedo de lo que sucedería (si el oficial blanco acusado del asesinato de Floyd) no se enfrenta a la misma justicia que cualquier otra persona que mate a una persona”.  Estados Unidos tiene que hacer lo correcto.  El mundo está observando”. 

El Cambio Final 

La residente de Sylmar, Crystal, que portaba un cartel de “Asesinato con Placa” en la protesta, espera que el “movimiento” creado por las manifestaciones se convierta en un catalizador de lo que ella dijo que crearía el cambio final: la urna. 

Un récord de 137.5 millones de personas, el 61.4% de las personas elegibles para votar, emitió votos en las elecciones presidenciales de 2016 que impulsaron a Donald Trump a la Casa Blanca, según la Oficina del Censo de EE. UU. El porcentaje de participación fue similar al de las elecciones de 2012, pero inferior al 63,6% que votó en 2008, cuando Barack Obama se convirtió en el primer afroamericano en llegar a la oficina más alta de Estados Unidos, informó la oficina. 

Una mirada más profunda a las cifras reveló que si bien la participación de votantes blancos aumentó, la participación de votantes afroamericanos y latinos en realidad disminuyó. 

El Centro de Investigación Pew descubrió que 16.4 millones de afroamericanos votaron en 2016, aproximadamente el 59.6% de los elegibles para emitir su voto y menos del 66% que votó en 2012 y el 65% que votó en 2008. 

Mientras que más latinos votaron, unos 14 millones, su parte de los votos emitidos permaneció plana. En total, el 47,6% de los elegibles votaron, en comparación con el 48% en 2012 y el 49,9% en 2008.

En marzo de este año, la Fuerza de Tarea de la Conferencia de Liderazgo sobre Derechos Civiles y Derechos Humanos y más de 200 organizaciones enviaron cartas pidiendo a los gobernadores y funcionarios electorales estatales que adopten una serie de políticas clave para garantizar tanto la seguridad del público como la conducta ordenada de las elecciones primarias y generales de 2020 a la luz de la amenaza actual planteada por COVID-19. 

“Las opciones de boletas por correo deben estar disponibles para todos los votantes registrados (no solo para aquellos en listas de votantes ausentes). Todos los votantes deben recibir boletas enviadas por correo y recibir una lista de opciones sobre cómo emitir sus boletas completas (incluido el franqueo prepago para la devolución por correo)”, fue una de sus recomendaciones, así como el registro de votación el mismo día. 

La NAACP, la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y muchos otros grupos también han abogado por medidas similares. 

“Esto está abriendo los ojos de tantos hispanos que no votan”, dijo Crystal, de 30 años. “(La elección de noviembre es) cuando nuestras voces serán más escuchadas. Con suerte, tendrán tiempo este año para votar “.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *