Foto/El Sol

Han pasado cuatro años desde que Eli Rodríguez, de 14 años, fue arrastrado por el Pacoima Wash, en circunstancias aún desconocidas, mientras se dirigía desde la Academias de Aprendizaje César Chávez a la casa de su abuela.

Su desaparición el 17 de febrero de 2017 en medio de una fuerte tormenta con vientos huracanados llevó a la comunidad a realizar vigilias, marchas y una gran búsqueda que en un momento incluso involucró al Buró Federal de Investigaciones (FBI).

Elias ‘Eli’ Rodriguez

Rodríguez, un patinador con una dulce sonrisa, estuvo desaparecido durante una semana antes de que su cuerpo fuera encontrado a 18 millas de distancia en una isla en el río Los Ángeles cerca de Los Feliz. El forense del condado dictaminó que su muerte fue un ahogamiento accidental.

La tragedia provocó pedidos de medidas de seguridad adicionales para el puente a lo largo de Glenoaks Boulevard que corre sobre Pacoima Wash, donde también se encuentra una cerca de riel de metal corta para evitar que las personas caigan en el arroyo.

Sin embargo, no se han ejecutado medidas adicionales como la barandilla de eslabones de cadena que usa Caltrans en los pasos elevados de las autopistas, en parte debido a la complicada “jurisdicción del área” y al COVID-19, dijo Nick Kimball, administrador de la ciudad de San Fernando.

Pero, dijo Kimball, el proyecto sigue siendo una prioridad para la ciudad y el trabajo podría finalmente comenzar en algún momento de este verano.

Medidas de Seguridad

En 2019, después de que la familia de Rodríguez lo pidiera, el Ayuntamiento de San Fernando ordenó a su personal que elaborara un plan para mejorar la seguridad a lo largo del puente, que tiene una acera estrecha más una cerca de 3 pies que no llega más allá de la cadera de la persona y se cierne peligrosamente sobre el arroyo.

El puente se construyó en 1953 y se reformó por última vez en 2000. El condado lo ha considerado “funcionalmente obsoleto” debido a la gran cantidad de tráfico que lo cruza diario.

Durante una presentación ante el Ayuntamiento, Albert Wong del Departamento de Obras Públicas del Condado de Los Ángeles dijo que una de las propuestas agregaría una barandilla de eslabones de cadena y la atornillaría al puente existente.

Las aberturas de la cerca tienen un máximo de una pulgada de ancho, lo que no solo puede ayudar a mantener seguros a los peatones, sino que también dificulta el lanzamiento de objetos a través de ellas. La barandilla de eslabones de cadena duplicaría la altura de la barrera.

Pero colocar esa cerca adicional es complicado por la supervisión jurisdiccional del puente y Pacoima Wash.

La ciudad de San Fernando es propietaria de la calle sobre el puente, explicó Kimball, pero las Obras Públicas del Condado de Los Ángeles tienen jurisdicción sobre el arroyo, así como el Cuerpo de Ingenieros del Ejército.

“El condado es responsable del arroyo”, dijo Kimball. “Tienen derechos de revisión y aprobación para cualquier cambio que le hagamos”, dijo Kimball.

Retrasos COVID-19

Para acelerar el proceso, la ciudad decidió pagar al condado $10,000 por un diseño de ingeniería que incluye un conjunto de especificaciones que ahora se pueden presentar a licitación por parte de los contratistas.

Se suponía que contratar al condado para este trabajo aceleraría el proceso, eliminando la necesidad de obtener su aprobación y un permiso de revisión. Pero “(el condado) lo terminó justo cuando COVID golpeó el año pasado”, dijo Kimball.

La epidemia y su cierre paralizaron muchos proyectos de construcción “incluido este proyecto”, dijo Kimball, y agregó que “muchas de las agencias cerraron y no trabajaron durante todo un año”.

Pero ahora, dijo, la ciudad está avanzando. El año pasado designó $100,000 para el proyecto; esos fondos se trasladaron a este año.

Con el diseño de ingeniería completo, la ciudad ahora presentará el proyecto a licitación, lo que debería tomar un par de meses. Kimball espera que la construcción comience potencialmente “en algún momento de este verano”, a menos que el condado requiera un permiso para realizar la construcción.

La construcción duraría de cuatro a seis semanas.

A pesar de las demoras, el proyecto sigue encabezando la lista del consejo, dijo Kimball.

“Obviamente, es un proyecto de seguridad comunitaria realmente importante”, dijo. “Afortunadamente, no ha habido otra tragedia de esa magnitud (de Eli Rodríguez). De vez en cuando hay personas que acceden al arroyo desde varios puntos. Hemos podido rescatar a algunas personas junto con el Departamento de Bomberos de Los Ángeles “.

 El acceso a lo largo del arroyo todavía está disponible por millas. Es un problema constante, dijo el administrador de la ciudad.

“Vamos a empezar a hacer avanzar esto. No queremos esperar hasta que suceda algo más”, dijo Kimball.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *