En esta imagen de archivo, tomada el 28 de mayo de 2014, Hipólito Mora, líder de un grupo de autodefensa de Michoacán, participa en una reunión nacional de grupos de autodefensa en la ciudad de México. (Foto AP/Rebecca Blackwell, archivo)

MEXICO (AP) — Un segundo ex líder de un movimiento de autodefensas mexicano quedó en libertad el martes tras permanecer detenido por cargos de asesinato por un enfrentamiento el pasado 16 de diciembre que dejó 11 muertos en el estado occidental de Michoacán.

Un juez del máximo tribunal del estado ordenó la liberación de Luis Antonio Torres, “El Americano”, tras determinar que su grupo de policías rurales actuó en defensa propia y dentro de su autoridad legal cuando se vieron atacados en el enfrentamiento.

El ex líder grupo rival en esa contienda, Hipólito Mora, fue liberado la noche del lunes junto a unas dos docenas de seguidores por los mismos motivos. En entrevistas con radios el martes, anunció que sostiene pláticas con el minoritario partido izquierdista Movimiento Ciudadano sobre la posibilidad de aceptar una candidatura como diputado federal.

“Voy a seguir en pláticas con el movimiento y si llegamos a un acuerdo le voy a entrar”, dijo en MVS Radio el líder de las autodefensas, que surgieron en 2013 cuando habitantes del estado occidental de Michoacán se armaron para enfrentar el asedio del cartel de las drogas de Los Caballeros Templarios.

Casi un año después de la aparición de las autodefensas, el gobierno federal intervino en el estado y comenzó a detener a prácticamente todos los líderes del cartel.

Varios miembros de las autodefensas fueron incorporadas a un grupo institucional policial denominado Fuerza Rural, aunque ha habido divisiones entre algunos de los liderazgos.

El hijo de Mora, y otras 10 personas más, fallecieron en el enfrentamiento del 16 de diciembre contra la facción encabezada por Torres.

Los dos ex líderes y varios de sus seguidores fueron detenidos y enviados a prisión, sin embargo, la procuraduría de Michoacán ha dicho que un juez determinó que ambos actuaron en defensa propia por lo que se retiraron los cargos. Ambos, sin embargo, se acusaron mutuamente de ser los responsables.

El último líder visible de Los Caballeros Templarios, Servando Gómez “La Tuta” fue detenido a finales de febrero en Michoacán.