M. Terry / El Sol

Un motociclista que era perseguido por agentes del Departamento de Policía de Los Angeles (LAPD) falleció al chocar con un hidrante, informó el Sgto. Frank Preciado del LAPD.

El choque ocurrió alrededor de las 2:30 a.m. del miércoles 24 de junio sobre la calle Truman en la ciudad de San Fernando.

Al cierre de esta edición, las autoridades no habían divulgado el nombre del fallecido, quien solo fue descrito por Preciado como “posiblemente un hispano”.

Preciado dijo que los agentes del LAPD recibieron inicialmente una llamada a las 2:05 a.m. sobre un reporte de disparos en la cuadra 12100 de la avenida Sheldon en Sun Valley. Un supervisor del LAPD luego vio al sospechoso, dijo el sargento, identificándolo como “un individuo, posiblemente del sexo masculino, que iba en una motocicleta azul, y con un arma en su cintura”.

Preciado dijo que el supervisor hizo contacto visual con el sospechoso, quien apresuró su recorrido “alcanzando velocidades en exceso de 100 mph” en la motocicleta. El supervisor del LAPD empezó la persecución, yendo en dirección Este, hacia la Ciudad de San Fernando, pero eventualmente se le unió un helicóptero del LAPD.

Cuando el motociclista llegó al bulevar Brand, dio vuelta y empezó a ir hacia el oeste, “alcanzando velocidades de más de 130 mph”, dijo Preciado. En la esquina de la calle Truman y la avenida Workman, dijo el sargento, el motociclista perdió el control de su moto y chocó contra un hidrante.

“El hidrante fue lanzado a unos 120 pies del punto inicial donde estaba montado”, dijo Preciado. “[La víctima] estaba a unos 150 pies del punto de impacto”.

Preciado dijo que el motociclista iba a bordo de una moto Ninja Kawasaki, y no había marcas de llanta en el punto de impacto. Dijo que se recobraron las placas “a unos 50 pies del punto de impacto”. Agregó que los investigadores del LAPD también recobraron una licencia de conducir y un arma, así como un casquillo de bala en la avenida Sheldon.

“Realizaremos un examen de balística en la pistola para determinar si” concuerda con el casquillo que encontramos en la avenida Sheldon, dijo Preciado.

Añadió que los investigadores también intentaban averiguar la razón de la llamada inicial sobre los disparos. “Podría ser cualquier cosa — un robo, un problema doméstico, o una persona que decidió hacer disparos al aire”.

Preciado dijo que esperaba que los investigadores estuvieran en la calle Truman, entre la avenida Workman y el bulevar San Fernando Mission, hasta al menos al mediodía del miércoles.