A. Garcia / El Sol

Quizá suene como un trabalenguas, pero no hay nada que cause risa en Pacoima, una comunidad que ha visto un aumento en el crimen que ha causado tres muertos en las últimas tres semanas, sin que se haya arrestado a nadie por estos hechos hasta la fecha.

La ola violenta comenzó el sábado 26 de Julio alrededor de las 5:45 a.m. cuando agentes de la División Foothill del Departamento de Policía de Los Angeles respondieron a una llamada informando de un tiroteo en la cuadra 12600 de la calle Pierce, en la esquina con el bulevar Glenoaks.

Al llegar, los agentes encontraron a dos hombres con heridas de bala. Los paramédicos que llegaron al lugar transportaron a ambas víctimas a hospitales locales donde fallecieron.

Los occisos fueron identificados como Mario Muro, un residente de North Hollywood de 32 años, y Spencer Herrera, un residente de Pacoima de 29 años.

La semana pasada dos tiroteos más interrumpieron las noches de verano de esta zona del noreste del Valle de San Fernando.

El martes 4 de Agosto alrededor de las 9 p.m. los agentes del LAPD respondieron a una llamada informando de un tiroteo en la esquina de la calle Terra Bella y la avenida Bromont. Ahí encontraron a un adolescente de 17 años y una joven de 18 años que tenían impactos de bala.

Se llamó a los paramédicos que declararon muerto al joven de 17 años en el lugar. La mujer de 18 años fue llevada a un hospital local. Ella fue reportada en condición estable.

Según la investigación preliminar, un atacante hizo varios disparos contra las víctimas y huyó del lugar.

A UN MES DE LLEGAR A LOS 18 AÑOS

Velas, globos, flores y cartulinas con fotos y frases de cariño ahora marcan el lugar donde ocurrió este tiroteo.

La víctima fatal fue identificada como Adrián Hernández, quien habría cumplido 18 años el 7 de Septiembre.

Dulce Magadan, quien conoció a Hernández en la secundaria, se presentó al lugar junto a dos otras amigas del joven.

Relató que Hernández asistió a la secundaria Verdugo Hills y Cesar Chavez Learning Academies en San Fernando.

“Acababa de salir de un campamento hace tres días. Estuvo en la juvenil”, dijo Magadan.

Indicó que Hernández estaba envuelto en pandillas y había estado en problemas con la ley. El había estado detenido en una cárcel de menores hasta días antes de su muerte.

“Fuimos cercanos en la secundaria. El se llevaba bien con todo el mundo. Pero después cada quien se fue por su lado”, dijo ella.

Hernández vivía en Pacoima, pero Magadan dijo que no sabía lo que había estado haciendo recientemente.

“Te nos fuiste demasiado pronto, te vamos a extrañar siempre & tus recuerdos permanecerán con todos aquellos con los que compartiste una sonrisa”, lee uno de los mensajes colocados en el altar en honor a Hernández.

“R.I.P. Adrián se fue pero no ha sido olvidado”, lee otro.

 EL ÚLTIMO TIROTEO

Dos días después, el 6 de Agosto, una tormenta de balas fueron disparadas en contra de un hombre que estaba dentro de una camioneta pickup en la cuadra13100 de la calle Corcoran.

La Policía reportó que encontraron a una víctima con varios impactos de bala. El hombre fue transportado a un hospital local y se desconoce su estado de salud. La ventana trasera de la camioneta mostraba numerosos agujeros de bala y el suelo al lado del auto estaba repleto de casquillos.

La víctima de este caso aparentemente sobrevivió el ataque.

El Detective Michael Barretta, que esta a cargo del buro de homicidios de la División Foothill del LAPD, dijo al San Fernando Valley Sun/El Sol que “Aparentemente no hay una conexión” entre estos tiroteos.

“Algunos de ellos sí parecen estar relacionados con las pandillas,” acotó Barretta.

“Todas estas son investigaciones abiertas en este punto y buscamos a cualquier testigo que pueda ayudarnos en estas investigaciones”, agregó.

Ninguno de los atacantes en estos casos ha sido identificado y hasta la fecha no se ha arrestado a nadie en relación con estos crímenes.

AUMENTA EL CRIMEN

Estas muertes son parte de los nueve homicidios reportados en la División Foothill del LAPD en lo que va del año, el mismo número que en 2014.

Hasta el 1 de Agosto, la División había registrado un aumento del 2.8% en la criminalidad. El Capitán Ernest Eskridge, Comandante de la División, ya se había referido a este incremento en el boletín que publica la División cada mes.

“Nuestro crimen ha incrementado y al final de la semana del 25 de Julio, ha habido 1,692 víctimas de crímenes comparado con 1,599 el año pasado al mismo tiempo. Trabajando juntos, podemos reducir estos números para el resto del año”, escribió Eskridge.

Las dos áreas donde la División Foothill ha visto un incremento particular este año con en ataques agravados. Hasta el 1 de Agosto, se habían reportado 225 casos de ataques agravados (ataques que resultan en lesiones serias), comparado con 204 el año pasado.

La División también ha notado un aumento en los crímenes de propiedad, incluyendo robos y hurtos.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *