M. Terry / El Sol

LOS ANGELES (CNS) Indicando que existe un “estado de emergencia” en Los Angeles debido a la creciente cantidad de indigentes, el alcalde Eric Garcetti y el Concejo Municipal indicaron esta semana que planean invertir $100 millones o más para luchar contra este problema.

Garcetti dijo que los desamparados que duermen en los jardines de la Alcaldía son un “símbolo de la crisis intensa en la ciudad” y agregó que quiere que la ciudad ponga $13 millones de inmediato en servicios y subsidios para los indigentes.

Varios miembros del Concilio dijeron que introducirán una moción prometiendo $100 millones en fondos municipales para enfrentar la indigencia, aunque dijeron que deben averiguar dónde encontrarán el dinero y si los fondos se invertirán anualmente o a través de varios años.

Garcetti, quien ha prometido dar a conocer un “plan de batalla” contra la indigencia, dijo que quiere que la ciudad gaste $100 millones por año en servicios, de acuerdo con una carta que envió el lunes al Administrador de la Ciudad, Miguel Santana.

Garcetti escribió que ha venido trabajando con la Junta de Supervisores del Condado de Los Angeles, Home for Good y Los Angeles Homeless Services Authority y otros grupos para desarrollar un plan “separado pero coordinado” para la ciudad y el condado que será develado durante las próximas semanas.

“Mi meta es que estas estrategias ofrezcan las inversiones necesarias, incluyendo $100 millones cada año, para vivienda permanente de apoyo, y vivienda interina para los desamparados”, escribió Garcetti.

Aunque se espera que estos esfuerzos concluyan para el invierno, “no podemos esperar hasta que terminemos este proceso crítico de planeación”, indicó Garcetti en su carta.

“Debemos hacer todo lo que podamos ahora para sacar a la gente de las calles y ponerlas en viviendas con todos los recursos que tenemos disponibles”, escribió el alcalde.

El instruyó a Santana para planear que se gasten potencialmente $5 millones para proveer subsidios de vivienda de alquiler a corto plazo que pudiera proveer una casa “rápidamente” a cerca de 1,000 desamparados por entre seis a nueve meses, junto con otros $5.1 millones para hacer lo mismo por los veteranos indigentes.

También propuso gastar $665,000 para ayudar a abrir albergues de invierno un mes antes, mantenerlos abiertos un mes después y ofrecer servicios todo el tiempo cuando llueva.

Garcetti además quiere poner $1 millón para ayudar a crear facilidades regionales donde los desamparados puedan almacenar sus cosas, lavar su ropa, bañarse y recibir referencias a servicios.

Otro millón se usaría para pagar por entrada de datos que ayuden a tener un “sistema coordinado” que ayude a manejar los recursos para los indigentes y que equipos de respuestas de emergencias puedan pasar tiempo ofreciéndoles recursos.

Dijo que estos y otros pasos iniciales podrían “darnos el impulso necesario para tener un verdadero progreso el próximo año”. Además, dijo que se están preparando para las “condiciones severas del clima con El Niño este año”.

Herb Wesson, Presidente del Concilio, dijo que los miembros del Comité de Desamparados y Pobreza del Consejo, que lideran José Huizar y Marqueece Harris-Dawson, presentará una moción pidiendo que $100 millones sean dirigidos para servicios para los indigentes, particularmente para proveer programas de albergues y vivienda.

También se espera que la moción pida un estudio de cómo conseguir fondos que pudieran “asegurar un flujo constante de dinero para apoyar estos programas”, según la oficina de Wesson.

Santana develó recientemente un reporte indicando que la ciudad ya gasta $100 millones debido a la indigencia, la gran parte de los cuales se usa para respuestas de las agencias del orden ante este problema.

Garcetti y otros miembros del Concilio han enfrentado críticas recientemente por parte de grupos defensores de indigentes que piden que no se utilicen los agentes del orden y otras medidas policiacas para remedir el problema de los desamparados, y en cambio poner más fondos en la vivienda. Una ordenanza que el Concilio adoptó recientemente facilitaría desmantelar los campamentos de indigentes y decomisar sus pertenencias.

Wesson habló de esas preocupaciones esta semana, diciendo que “como una sociedad moral, tenemos una obligación para proveer albergue a los que no lo tienen”.

Según Harris-Dawson, “una infusión sustancial de recursos es la única manera de lidiar con la emergencia que enfrentamos”.

Dijo que los $100 millones “de inversión, junto con un compromiso y coordinación con el Condado de Los Angeles, ciudades vecinas y el sector privado nos pueden poner en el camino a una recuperación sostenible”.

Pete White, co-fundador de Los Angeles Community Action Network, que ha venido presionando a autoridades municipales para que gasten más dinero en vivienda y reduzcan el uso de las fuerzas del orden, dijo que el anuncio de esta semana era un “paso importante”, pero que el único dinero que se prometió fue $13 millones propuestos por el alcalde.

Dijo estar preocupado de que el dinero municipal se use en gran parte en el Departamento de Policía de Los Angeles para destinarlos a programas que se enfocan en áreas como Skid Row en el centro de la ciudad, donde hasta 50 agentes patrullan un área pequeña de 50 cuadras con una alta población indigente.

Los $87 millones que se destinan en el departamento de policía para lidiar con la indigencia debería usarse mejor para ayudar a proveer los $100 millones que los líderes municipales prometieron esta semana, dijo.

“Tenemos que parar de gastar tanto dinero en las fuerzas del orden y empezar a aplicar esos recursos en cosas que sí funcionan”, dijo.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *