Continuación de la entrevista de la editora del San Fernando Valley Sun/El Sol, Diana Martinez, con el Gerente General de Metropolitan Water District, Jeffrey Kightlinger sobre la sequía y la necesidad de reducir el consumo de agua en los meses de invierno.

SFV Sun/El Sol: He leído en su literatura en el pasado donde hacen referencia a las comunidades rurales enfrentando muchos problemas. La pequeña ciudad de San Bernardino, en particular, ha tenido problemas con el nitrato en su suministro de agua; dos de sus pozos han sido suspendidos debido al nitrato. Los residentes a veces se quejan si el agua que beben es saludable y muchos prefieren comprar agua embotellada. Aún si son ciudades independientes, ¿Hay alguna ayuda que ofrece MWD a las ciudades pequeñas con problemas de nitrato o en sus pozos?

Jeffrey Kightliner: Sí. En nuestra área de servicios trabajamos cercanamente con nuestras agencias miembros sobre temas de calidad del agua. Metropolitan tiene un sistema de laboratorio muy extenso para ayudarles con sus problemas de agua en el subsuelo. Sin embargo, los grandes problemas con el agua, están afuera del Sur de California, en las zonas rurales. Nosotros no ayudamos a esas agencias. Se ha comprobado que es un desafío significativo, particularmente en estas áreas rurales.

SFV Sun/El Sol: En la Ciudad de San Fernando y en el Sur de California, los mantos acuíferos son un gran problema para nosotros.

Kightlinger: Lo entendemos. Hemos hecho algunos trabajos con la ciudad, lo sé, en algunas soluciones posibles así como programas de tratamiento.

SFV Sun/El Sol: Una vez más, hablando de sequía y los meses de invierno, ¿Qué tipo de esfuerzos están haciendo para dejarle saber a la gente? ¿Vamos a ver que MWD recalque el punto que, aunque se reduzca el consumo, como usted lo ha dicho, todavía necesitamos conservar el agua?

Kightlinger: Típicamente gastamos alrededor de $1.5 millones en todos nuestros esfuerzos de publicidad en el Sur de California. Este año, gastamos $5.5 millones. Hemos puesto mucho dinero en anuncios en la radio y televisión. Lo hicimos en cinco idiomas distintos. Hicimos todos los nuevos materiales en cinco idiomas. Ha sido un esfuerzo publicitario muy amplio. Realmente estamos tratando de llegar a la gente.

Vamos a bajar la intensidad ahora que estamos en los meses de invierno. También hemos aprendido que la gente deja de poner atención una vez empieza a llover. Si las predicciones de El Niño se cumplen, entonces la gente realmente no pondrá atención al mensaje de “ahorren agua”. Ellos piensan en eso como algo para el verano. Pero vamos a tratar de seguir inculcando eso porque, como dije, el Sur de California realmente ha hecho una labor maravillosa. No queremos perder ese empuje.

SFV Sun/El Sol: Con El Niño que viene en camino, ¿Qué tipo de preparación ha hecho el MWD para “atrapar” más agua? (El DWP está ofreciendo barriles de agua para sus clientes. ¿Como proveedor de agua, qué ha hecho el MWD para prepararse?

Kightlinger: Aunque Metropolitan no juega un papel en capturar la lluvia que se espera este año con El Niño, el distrito está preparado para tomar ventaja de cualquier precipitación adicional y de la acumulación de nieve en las fuentes de agua que importamos desde el Norte de California y el Río Colorado. A través de la flexibilidad operativa que ofrecen inversiones como los $2 mil millones en el Lago Diamond Valley en el suroeste del Condado de Riverside, Metropolitan ha aumentado su capacidad de almacenaje de agua en la región a casi seis millones de acres-pies de agua, 13 veces más desde 1990. Actualmente, el Distrito puede capturar y almacenar más de un millón de acres-pies de agua cada año. Sin embargo, mucha lluvia este invierno no cambia la necesidad de conservar y usar agua de manera inteligente.

SFV Sun/El Sol: ¿Cuánta más agua necesitaríamos antes de decir “no necesitamos preocuparnos por la sequía?

Kightlinger: Una de las mejores herramientas en contra de la sequía es almacenar agua. La razón por la que le decimos a la gente que hay una reducción obligatoria en el suministro de agua es porque nuestras reservas almacenadas ya se usaron.

Entramos en esta sequía — voy a usar algunos términos de agua aquí — con tres millones de acres-pies de agua almacenada. Un acre-pie de agua es 326,000 galones. Típicamente, un acre-pie provee agua a dos viviendas por todo un año. Teníamos casi tres millones de acres-pies de agua almacenada. Ahora tenemos menos de un millón.

Ya usamos dos-tercios de nuestro almacenaje en los primeros cuatro años de esta sequía. Generalmente podemos añadir 400,000-500,000 acres-pies de agua si llueve mucho. Tenemos cuatro o cinco años que debemos compensar por los últimos cuatro años de sequía. Ayudará, pero necesitamos 3-4 buenos años para regresar a nuestras reservas robustas en contra de la sequía.

La mejor manera de hacer esto es que la gente conserve. Si llueve, no vamos a quedarnos con los brazos cruzados. Vamos a poner agua de regreso en los embalses. Es por eso que necesitamos que la gente ahorre, para que no tengamos que usar esa agua para beber.

SFV Sun/El Sol: ¿Tomaría 4-5 años, aún con El Niño Godzilla que se anticipa?

Kightlinger: Si ocurre, sería más corto. Pero probablemente tome 2-3 años. No lo podemos hacer en un solo año, no importa cuan grande sea El Niño. Aún con un El Niño Godzilla tomaría otro buen año. Entonces estaríamos cerca del objetivo.

Si (El Niño) es solo de promedio normal…aún un poco mejor que lo normal, tomará 3-4 años para regresar a un punto comodo con las reservas.

SFV Sun/El Sol: ¿Qué posibilidad hay de que eso ocurra? Como gerente general, usted tiene que lidiar con el hecho de que tenemos un tremendo cambio aquí en el Sur de California con el cambio climático. ¿Es algo que ahora tenemos que aceptar como una forma de vida, que la reducción en el consumo de agua sea una forma de vida?

Kightlinger: Absolutamente. Como principio, vivimos en una parte muy árida del mundo. Lo que estamos tratando que entienda la gente es que esto no es una sequía; es una forma de vida. Necesitamos conservar agua en años lluviosos y secos — cada año. Tienes que repensar en tu jardín y el uso de tu agua en el exterior. Necesitas reducir tu consumo de agua si vamos a hacer de este lugar uno cómodo y que siga adelante. Tenemos que mantener esa ética de conservación en el público.

SFV Sun/El Sol: ¿Ve usted un cambio en cómo luce el Sur de California, un cambio en los terrenos como resultado de esto?

Kighlinger: Sí.

SFV Sun/El Sol:  ¿De regreso al desierto que es?

Kightlinger: No somos un desierto. Somos mas bien un clima mediterráneo. Esto no es calor, arena y piedras. No significa acres de jardín y bellos olmos: como se ve la Costa Este. Somos mas bien robles. Tenemos salvia. Tienes que encontrar la belleza de nuestras plantas del mediterráneo y nuestro estilo de vida del mediterráneo. Todavía puede ser bello, pero no es recrear a Nueva Inglaterra. Es lo que debemos aceptar, y es parte de la ética que tratamos de establecer.

SFV Sun/El Sol: ¿Hablando de este tema, cómo ha cambiado su estilo de vida? ¿Qué hace, como ejemplo, para conservar agua? ¿Ha hecho algún cambio en su propia vida, o hay algo que quiera compartir sobre su propia experiencia que sea interesante de leer?

Kightlinger: Claro. Hace 11 años quité mi césped y puse plantas nativas frente a mi casa. Al principio mis vecinos quizá pensaron que estaba loco. Después de un par de años, un vecino me llamó y me dijo “sí, realmente me gusta eso. Es bonito, ¿no? No se ve como si requiriera mucho trabajo. Parece que es lo correcto de hacer”. Así que mi vecino lo hizo también.

Hemos vivido ahí por cerca de una década y alrededor de ocho casas en la cuadra lo han hecho. Creo que la gente está abierta al cambio. Les gusta hacer algo que perciben como bueno para el Sur de California. Lo que lo hace bueno es que una persona lo hace y tiene un efecto. Otra gente lo hará.

Fue algo que mi esposa y yo hicimos, y estamos muy satisfechos con los resultados. Luego vimos que tuvo un impacto en nuestra comunidad local. Es una señal muy esperanzadora.

SFV Sun/El Sol: ¿Es usted originalmente de Los Angeles?

Kightlinger: En efecto, soy la octava generación angelina en mi familia, que es algo inusual. Tengo tres hijos, así que ellos son la novena generación. Algún, si alguno de ellos tiene un hijo, serán la décima generación.

SFV Sun/El Sol: ¿En qué parte de Los Angeles creció?

SFV Sun/El Sol: Are you from Los Angeles originally?

Kightlinger: Mis ancestros fueron Machados [la familia Machado] y tenían títulos de tierra originales españoles en el área de Culver City. Yo crecí en el área de Silver Lake. Asistí a la escuela King Junior High y la secundaria Marshall. Mi esposa y yo ahora vivimos en Highland Park.

SFV Sun/El Sol: ¿Hay algo que quisiera agregar que no le haya preguntado?

Kightlinger: Lo que añadiría es, no creo que la gente sepa de dónde viene el agua que usamos. Un poco más de la mitad del agua que se consume en el Sur de California, alrededor del 55%, viene ya sea del Norte de California, a unas 450 millas de distancia, se captura en la Sierra, se mueve vía el Acueducto a las Montañas de Tehachapi. Esa es agua que se mueve casi 500 millas para llegar a la casa de alguien.

O viene del Río Colorado, unas 250 millas al este. Una vez más, se mueve a través de las montañas y el desierto; en territorios muy hostiles. Cuando ves eso, [cuando se construyen originalmente estos sistemas] fue [y es] un esfuerzo monumental traer agua al Sur de California.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *