A. Garcia  / El Sol

Susan Gorman-Chang quiere que el pozo de gas natural con la fuga apagado permanentemente.

Mientras el clamor para detener la fuga de gas natural, la cual los residentes de Porter Ranch dicen los ha enfermado y forzado a abandonar sus casas en masa desde el 23 de Octubre, un grupo de senadores estatales propuso una serie de medidas esta semana para lidiar con la crisis y evitar que se repita en el futuro.

“Este es un desafío y una tragedia y podemos hacer las cosas mejor”,  dijo la senadora estatal Fran Pavley (D-27), quien representa el área afectada del noroeste del Valle de San Fernando.

El paquete de medidas de emergencia, que requerirían una aprobación de dos tercios de ambas cámaras de la Legislatura en Sacramento y serían efectivas inmediatamente, piden una moratoria en la inyección de gas en los pozos de almacenaje de Aliso Canyon, ubicado en las colinas detrás de Porter Ranch y donde se ubica el derrame, hasta que expertos independientes puedan determinar que los pozos “son seguros para ser operados y no representan un riesgo para la gente”, dijo Pavley.

Southern California Gas Co. (SoCalGas), la empresa propietaria del pozo fallido, ha dicho que no ha inyectado gas en dicha facilidad desde el 25 de Octubre y está sacando gas tanto como sea posible para reducir la presión dentro de la reserva y reducir la cantidad del derrame.

Además, requeriría la implementación de válvulas de seguridad, que fueron removidas del pozo que tiene la ruptura, ya que en la década de los años 70 se estableció una ley que limita estas válvulas a los pozos ubicados a un máximo de 300 pies alejado de casas.

El pozo de la fuga se localiza a más de una milla de la vivienda más cercana.

“Trescientos pies no es suficiente”, dijo Pavley el lunes afuera de Aliso Canyon, justo donde inician las viviendas de Porter Ranch, rodeada de otros legisladores estatales, activistas comunitarios y residentes. “No tengo un número mágico, pero definitivamente más de una milla. Podemos mejorarlo”.

Otras de las medidas propuestas es que este y otros pozos similares sean inspeccionados en los próximos 12 meses y anualmente para evitar fugas, y que se realicen análisis médicos independientes sobre los efectos a largo plazo en la salud de los habitantes de la zona.

Para los residentes, estas propuestas le dan “dientes y pegamento” a todas las otras medidas implementadas para lidiar con la fuga de gas, dijo Paula Cracium, Presidente de la Junta Vecinal de Porter Ranch.

“La fuga no ha sido detenida y necesitamos asegurarnos que esto no pase otra vez o en otras áreas”, dijo Cracium.

Al contrario de muchos residentes en Porter Ranch, Cracium no ha solicitado reubication porque vive más alejada de la fuga y tampoco apoya por completo el esfuerzo para poner un alto a la operación completa en Aliso Canyon de forma permanente.

“Todo debe estar sobre la mesa. Si (SoCalGas) puede hacerlo seguro, entonces yo creo que gran parte de la gente apoyará que ellos continúen operando”, indicó.

Sin embargo, Susan Gorman-Chang, quien se presentó a la conferencia de prensa portando una mascarilla protectora y un cartel que leía “Shut it all off” (Apáguenlo todo), cree que no hay manera segura para lidiar con el problema a largo tiempo.

“Es demasiado viejo (el pozo). Nunca será reparado completamente. Debe ser apagado por completo”, dijo Gorman-Chang, quien vive temporalmente en West Hills desde antes del Día de Acción de Gracias.

“Qué bueno que tengamos toda esta atención ahora, pero ellos necesitan erradicar todo este lugar”, enfatizó.

ESTUDIANTES VAN A ESCUELAS DIFERENTES

Las quejas por parte de residentes de Porter Ranch preocupados por la salud de sus familias forzó al Distrito Escolar Unificado de Los Angeles (LAUSD) a enviar cerca de 2,000 estudiantes de dos escuelas de la zona a otros planteles.

Empezando el martes de esta semana, alumnos de Porter Ranch Community School y Castlebay Lane Charter School iniciaron clases en Northridge Middle School y Sunny Brae Elementary School en Winnetka, respectivamente.

“El impacto ha sido grandísimo en nuestra comunidad. Esperamos poder regresar a ser la comunidad que éramos antes”, dijo Cracium.

CONTAMINACIÓN

El derrame de gas, que ha venido lanzando metano al aire por más de dos meses, también ha tenido un impacto en la contaminación ambiental.

En su punto más álgido, la fuga emitía una cantidad de gas equivalente a siete millones de automóviles, indicó el Senador Estatal Ben Allen.

“Hemos arruinado todo el trabajo arduo que hemos venido haciendo en el Estado para reducir las emisiones de gases de invernadero”, dijo Allen. “Esta fuga es ahora la fuente más grande de contaminación en el Estado”.

El Presidente del Senado Estatal, Kevin de León, concordó con eso.

“Esto mina el esfuerzo para reducir la contaminación a nivel estatal”, dijo, indicando que el derrame en Porter Ranch significa un 25% de las emisiones diarias de metano en California.

LA REPARACIÓN DE LA FUGA

Para reparar la fuga, SoCalGas planea instalar equipo que capture el metano, lo lleve a una distancia segura alejada del lugar, remueva los líquidos del gas y luego lo incinere y filtre los odorantes.

El sistema se instalaría en dos fases y al final incineraría hasta 20 millones de pies cúbicos estándar por día o filtre odorantes hasta por 14 millones de pies cúbicos por día.

Ese plan fue parte de la discusión en una reunión pública el sábado pasado en la secundaria Granada Hills Charter High School y también requeriría que SoCalGas monitoree constantemente el pozo con una cámara infrarroja para mejorar la vigilancia del derrame. Además, SoCalGas y sus contratistas deben proveer información recabada desde Octubre para determinar la cantidad de gas metano que ha escapado del pozo.

SoCalGas también se comprometería a someter a South Coast Air Quality Management District (AQMD) un plan para detectar la fuga y un programa de inspección. La orden también incluye el que SoCalGas pague por un estudio de salud investigue los impactos de estar expuestos al gas.

Se espera que este próximo sábado 16 de Enero el AQMD continúe la reunión pública que inició la semana pasada.

Otra reunión pública está planeada este viernes 15 de Enero en la iglesia Shepherd of the Hills Church en Porter Ranch y se espera que este presente el gobernador Jerry Brown, quien la semana pasada declaró un estado de emergencia en la zona a raíz de la fuga.

Mientras todo esto sucede, SoCalGas está en el proceso de excavar un pozo de alivio a la fuga que resolvería el problema del derrame. Ese proceso, sin embargo, no estaría terminado hasta finales de Febrero o Marzo.

Por su parte, SoCalGas insiste que el gas natural no es dañino, aunque sí contiene odorantes que huelen mal y que son adheridos al gas precisamente para detectar fugas.

“Nuestro enfoque sigue siendo detener la fuga rápidamente y de manera segura y minimizar el impacto a nuestros vecinos en Porter Ranch. SoCalGas reafirma nuestro compromiso anterior de mitigar el impacto al medio ambiente sobre la cantidad actual de gas natural que ha emitido el derrame. Esperamos trabajar con autoridades estatales para desarrollar un esquema que logre este objetivo”,  indicó la agencia.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *