AP

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — El presidente de México, Enrique Peña Nieto, asistió el martes a la inauguración del primer teleférico para transporte masivo del país.

El llamado “Mexicable”, en el municipio de Ecatepec, en el Estado de México, trasladará a los usuarios entre los barrios pobres de los suburbios de la capital del país y otros medios de transporte público.

Ecatepec, con más de 1.7 millones de habitantes, ha enfrentado problemas al tratar de ampliar su infraestructura y mantenerse al día con la creciente población.

Según las autoridades, el nuevo sistema transportará unos 29,000 pasajeros al día entre siete estaciones. Cada viaje costará seis pesos, que equivalen a unos 30 centavos de dólar. 

Conformado por una sola línea de cinco estaciones y dos terminales, cada góndola puede transportar hasta 10 personas en el trayecto de 5 kilómetros (3 millas).

Con una inversión de 1,702 millones de pesos (unos 88 millones de dólares), el proyecto se suma a otros similares en Medellín, Colombia, Río de Janeiro y Caracas, Venezuela.

“Este sistema de transporte masivo hoy significa cambiar la imagen urbana de la región y viene a contribuir a tener un transporte mucho más eficiente, seguro y rápido”, dijo el presidente de México, Enrique Peña Nieto, tras hacer el trayecto inaugural en una de una de las 185 góndolas del teleférico.

Los usuarios tardarán 17 minutos en realizar una ruta que antes hacían en 40. El Mexicable conecta a la red del Mexibús 4, la cual enlaza Indios Verdes, la última estación de la línea verde del metro capitalino, con Tlalnepantla, Ecatepec y Tecámac.

Peña Nieto, oriundo del Estado de México, comentó que este sistema conecta una “zona gris” conocida como San Andrés de la Cañada, una de las más desfavorecidas, con una de las vías principales del área.

Esta zona de Ecatepec se caracteriza por la escasez de espacio para incrementar las vías de comunicación tradicionales.

El mandatario celebró hoy que al proyecto de transporte se le haya sumado una iniciativa cultural -se han instalado obras de arte en las terminales y pintado murales en edificios- y de rehabilitación urbana, que incluyó hasta 35,000 fachadas y tejados.

Por su parte, el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, dijo que con esta obra se está “innovando”, y se congratuló por haber logrado, tras 28 meses de construcción, un sistema de transporte público “digno, ecológico, rápido, seguro y económico”.

El secretario de Comunicaciones y Transportes de México, Gerardo Ruiz Esparza, subrayó que el teleférico, que se alimentará con energía solar, permitirá reducir la emisión de hasta 14,000 toneladas de dióxido de carbono al año.

Ello equivale a plantar más de 30,000 árboles o a retirar de la circulación a más de 4,000 vehículos al año.

Además, con 380 nuevas cámaras de vigilancia en las estaciones, las autoridades consideraron que contribuirá a mejorar la seguridad de la zona.