Foto Cortesia de Facebook

El primer día del juicio fue difícil para todos en la sala del Tribunal, y a medida que pasan los días, no se han vuelto más fácil. Los que conocían a Gabriel y eran parientes pero no lo veían desde que fue tomado por su madre, sollozaban. A veces tienen que levantarse de sus asientos y excusarse de la sala del Tribunal. Aunque habían leído las atrocidades que figuraban en el informe del forense, era la primera vez que veían las fotos de cerca que mostraban el cuerpo torturado del niño. 

“Esas fotos estarán para siempre grabadas en mi memoria”, dijo la prima del chico, Emily Carranza. Carranza, una residente de Sylmar ha estado siguiendo de cerca este caso y es uno de los fundadores del sitio web “Gabriel’s Justice”.

Fue la primera vez que el pequeño armario donde el niño fue obligado a dormir amarrado y amordazado fue llevado a la sala del Tribunal para que todos lo vieran. También se mostraron los instrumentos de abuso.

Fue difícil para la gente en la sala mantener la calma. Oyeron detalles horribles sobre el niño muriendo de hambre con sólo arena para gato y pelo de animales en su estómago. El abogado defensor de Aguirre reconoció que el hombre de Palmdale cometió  “actos indecibles de abuso” contra el hijo de 8 años de su novia, antes de ”explotar en una furia de ira” que la defensa mantiene resultó en la muerte involuntaria del chico.

Sin embargo, el fiscal dijo que el menor era torturado sistemáticamente porque el acusado creía que el niño era homosexual.

Isauro Aguirre, de 37 años, es acusado de asesinato por la muerte a golpes de Gabriel Fernández ocurrida el 22 de mayo de 2013. La madre del niño, Pearl Fernández de 34 años de edad, será juzgada por separado.

”Él es culpable de asesinato”, el abogado defensor John Alan le dijo al jurado conformado por  siete mujeres y cinco hombres en su declaración de apertura, pero señaló que la evidencia demostraría que ”Isauro nunca tuvo la intención de que Gabriel muriera” y que su cliente no debería haber sido acusado de una circunstancia especial de tortura que le podría significar la pena de muerte.

El fiscal de distrito Jonathan Hatami confió en más de una docena de fotos de primer plano para ilustrar la ”tortura sistemática de un niño indefenso e inocente” cuya madre, Pearl Sinthia Fernández, también podría enfrentar la pena de muerte si es encontrada culpable.

Antes de comenzar las declaraciones de apertura, el alguacil en el centro de la corte de Los Angeles advirtió que ”este es un caso muy emotivo ” y pidió a todos tomar control de sus emociones o salir de la habitación para evitar ser excluido del juicio.

Hatami mostró al jurado una foto de Gabriel a los 7 años, ”feliz y saludable”, antes de mudarse de la casa de sus abuelos y se vio obligado a vivir con su madre y Aguirre en 2012. Los parientes le dijeron al San Fernando Valley Sun/El Sol que los abuelos nunca pasaron por las audiencias de custodia formal para ser guardianes del niño legalmente, así que cuando su madre se presentó y lo tomó bajo la excusa de tener una visita, no tenían ninguna base legal para quejarse cuando ella se negó a devolverlo. 

Los parientes creen que ella lo quería sólo “para un cheque de welfare”, y dicen que ella no había tomado ninguna responsabilidad por él anteriormente. Le impidió a Gabriel interactuar con sus abuelos y otros miembros de la familia. Fue muy difícil para ellos escuchar lo mucho que Gabriel sufrió.

”Este caso es acerca de una cosa, y esa es la tortura sistemática de un niño indefenso e inocente ”, dijo Hatami.

”Después de ocho meses de vivir con el acusado … su cuerpo fue golpeado. La evidencia mostrará que fue golpeado, quemado, magullado”, Hatami dijo al jurados, mostrando una foto de Gabriel tirado en una cama del hospital.

El fiscal observó que cuando Aguirre fue arrestado medía 6 pies 2 pulgadas de alto y pesaba 270 libras. Como guardia de seguridad, fue entrenado en el uso de un bastón y spray de pimienta y fue ‘”nada más que un matón” que rutinariamente abusó de un chico de 4 pies, 1 pulgada de alto, que pesaba 59 libras, dijo el fiscal.

Dijo que dos semanas después de que el niño se mudó con los acusados, el pequeño le preguntó a su maestra de primer grado: “¿es normal ser golpeado con la parte metálica de un cinturón y sangrar?”

Un mes más tarde, Gabriel llegó a la escuela con el pelo rapado en un Mohawk, pero con ” trozos de su cabello desaparecidos … heridas sangrientas … un labio roto”, dijo el fiscal. “Gabriel lloraba casi todos los días después de la escuela …porque no quería irse a casa”.

El chico faltó a la escuela durante dos semanas ese abril.

”(Aguirre y Fernández) lo estaban torturando y lo estaban golpeando” y enviando mensajes de texto sobre esto, Hatami dijo al jurado.

Un trabajador en una oficina de Welfare llamó al 911 para reportar las lesiones del muchacho el  26 de abril, 2013, después de ver ”que él tiene ojos morados, contusiones, marcas de quemaduras, marcas de las ligaduras”, dijo el fiscal.  

Trece días antes de que lo mataran, Gabriel fue sacado de la escuela otra vez.

”El nunca volverá”, dijo Hatami, diciéndole al panel que la maestra del niño más tarde encontró una nota en su escritorio que decía: “te amo mamá y Gabriel es un buen chico”.

“Incluso torturado, Gabriel continuó intentando”, dijo Carranza a través de sus lágrimas. “Tengo que recordarlo como el niño dulce que yo sabía que amaba a los animales, no las imágenes de su cuerpo torturado”.

 Tras el juicio de Aguirre, Pearl Fernández, la madre del niño, será juzgada.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *