Susie Cortez

Una artista salvadoreña se convierte en la primera persona de esa país en mostrar su arte en la Galería Nacional en Washington D.C.

El interés de Susie Cortez por las artes nació en su niñez, cuando se refugiaba en los dibujos, después de mudarse de su natal El Salvador a los Estados Unidos.

Para ella, el arte es un escape de los prejuicios de la sociedad. 

Aunque inicialmente quería ser arquitecto, Cortez asistió a la escuela Art Center College of Design, donde aprendió sobre las artes fines, pero se dio cuenta que las bases que necesitaba para alcanzar sus metas artísticas no estaban siendo cumplidas.

Luego se convirtió en instructor en el Estudio de Artes Larry Gluck’s Mission: Renaissance Fine Art Studio en Encino donde trabajó por los últimos 20 años perfeccionando sus habilidades. 

En 2014, Cortez encontró su estilo preferido después de viajar por 25 ciudades en Italia y aprender del trabajo del gran maestro Miguel Ángel, convirtiéndose en una mejor artista. Ella elaboró más de 30 obras en pastels, carbon y acrílicos; casi 3/4 partes de estas se vendieron un año después en Los Ángeles.

“Aunque he tenido obstáculos en mi carreras, también he tenido éxitos de los que estoy agradecida. Pero como en cualquier industria, todavía tengo que probarme como una artista”, dijo Cortez.

La salvadoreña también realiza obras en aceites, acuarelas, carbon, medios mixtos, pluma y lápiz y acrílicos. Ella ha creado varias pinturas en acrílico mostrando atletas, artistas y gente que la han inspirado y a la comunidad. Cortez sobresale por ser un artista capaz de utilizar cada uno de estos medios para comunicarse de manera distinta. Desde crear un retrato muy realista en aceites suaves, hasta un paisaje colorido con acuarelas, o un retrato colorido y dinámico en acrílicos y un cuchillo, dependiendo del medio, ella puede crear efectos distintos para comunicar sus obras.

Ahora Cortez se convierte en la primera artista de El Salvador en mostrar su trabajo en la Galería Nacional de Washington D.C. al reproducir la obra Alice Butt del pintor James McNeill Whistler.

La obra original en aceite mide 20 3/8 x 15 pulgadas. Con un fondo rojo, Alice Butt muestra a una joven con el cabello despeinado y largo, y labios rojos que mira directamente al observador. Hasta que se imprimió un catálogo de las obras de Whitler en 1980, la pintura solo se identificaba como “Head of a Girl” (Cabeza de una chica).

La reproducción de la obra hecha por Cortez empezó a exhibirse en la Galería Nacional esta semana.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *