A finales de Abril, los padres en la Academia G3 de Vaughn Next Century Learning en Pacoima se sorprendieron cuando se enteraron de que un estudiante de 8 años llevó un arma a la escuela primaria.

Afortunadamente, la pistola, que estaba registrada al tío del chico, tenía una cerradura que impedía que fuera disparada.

La escuela envió cartas a los padres indicando que el niño – un estudiante de tercer grado – aparentemente tenía la intención de compartir algo que había visto en un videojuego con sus compañeros. 

Al final, el Fiscal del Distrito de Los Angeles decidió no presentar cargos al tío del menor porque el arma estaba en una caja en la parte superior de un aparador – lo que significa que había hecho todo lo posible para evitar que el niño tuviera acceso al arma, que el pequeño llevó en su mochila antes de mostrar a otros estudiantes de la escuela, ubicada en la cuadra 11000 de la Avenida Herrick.

No fue el primer susto por armas para las cinco escuelas chárter que comprenden el grupo de planteles de Next Century Vaughn Learning Center. Un mes antes, los rumores se habían extendido como un reguero de pólvora sobre una amenaza para la escuela intermedia y el campus principal ubicado en la Avenida Vaughn, provocando una notable presencia policial en esos campuses.

Después de la masacre del día de San Valentín en la escuela secundaria Stoneman Douglas en Parkland, Florida, que cobró la vida de 17 estudiantes y maestros, las escuelas y las armas han sido una conversación permanente para los padres y los estudiantes. El 14 de Marzo (un mes después del tiroteo), estudiantes de todo el país – incluyendo en la secundaria Polytechnic en Sun Valley – celebraron mítines que pedían leyes más estrictas sobre armas de fuego y un fin a la violencia escolar.

Y a medida que el nuevo año escolar se prepara para comenzar este martes 14 de Agosto, el tema no parece disminuir.

Recomendaciones de seguridad escolar

Esta semana, el abogado de la ciudad Mike Feuer publicó las recomendaciones finales de su informe de la seguridad escolar desarrollado en respuesta al testimonio y los comentarios públicos recabados por un panel especial de seguridad en las escuelas que celebró una serie de reuniones a través de la ciudad en las últimas semanas.

El panel fue creado después que una pistola traída a una escuela por una niña de 12 años, accidentalmente se disparó, hiriendo a dos estudiantes, dentro de un aula de la escuela intermedia Salvador Castro, en el distrito de Westlake, cerca del centro de Los Angeles el 1 de fFebrero. El grupo celebró reuniones en cada uno de los siete distritos de la Junta Escolar del Distrito Escolar Unificado de Los Angeles (LAUSD).

Entre las principales recomendaciones citadas en el informe está limitar los planteles escolares a un único punto de entrada, requiriendo que todas las aulas tengan un dispositivo de bloqueo interior y contratar un director de seguridad para supervisar la seguridad en las escuelas de Los Angeles.

“Nuestro panel de cinta azul ejemplifica el poder de reunir estudiantes, padres, educadores, otras partes interesadas y expertos para abordar uno de los temas más significativos de nuestro tiempo”, dijo Feuer. “Las recomendaciones del grupo podrían tener un impacto real en la seguridad escolar”.

Steven Zipperman, jefe del Departamento de la Policía Escolar de Los Angeles (LASPD),  agradeció a Feuer por las sugerencias.

“Las recomendaciones del panel ayudarán a guiar a nuestro distrito a medida que refinamos las políticas y desarrollamos nuevas estrategias que nos ayuden a proteger nuestras escuelas de la violencia”, dijo en un comunicado.

“El Distrito ha estado haciendo mejoras continuas, incluyendo la creación de equipos de evaluación de salud mental en cada distrito local para proporcionar apoyo inmediato a los estudiantes en crisis”, agregó Zipperman.

Grupos START

La Junta de supervisores del Condado de Los Angeles también está dando una mano a las escuelas. La Junta aprobó recientemente una moción dirigida a fortalecer el Equipo de Respuesta para la Evaluación de Amenazas Escolares (START), un equipo de 10 profesionales de la salud mental que ayuda a los directores, consejeros, oficiales de seguridad escolar y a los padres preocupados por estudiantes individuales.

Los miembros del equipo START evalúan a los estudiantes que hablan de suicidio, hacen amenazas o exhiben otro comportamiento alarmante, visitando la escuela y el hogar del estudiante como parte de la evaluación. En la mayoría de los casos, se recomienda la consejería, aunque las situaciones más serias pueden llevar a estudiantes que son enviados a evaluación por 72 horas a un centro psiquiátrico o son arrestados.

“En asociación con la aplicación de la ley y nuestras escuelas, el programa START es una herramienta importante que puede trabajar para prevenir las tragedias al responder a señales de advertencia claras y pedidos de ayuda por aquellos que pueden ser un peligro para sí mismos o para otros”, dijo Kathryn Barger miembro de la Junta, quien co-autorizó la moción junto con la Supervisora Janice Hahn.

Desde Febrero, el equipo ha recibido 133 llamadas de posibles amenazas.

Bajo la propuesta, el Departamento de Salud Mental del Condado se asociará con la Oficina de Educación del Condado de Los Angeles para distribuir materiales de capacitación, incluyendo un video, a todos los distritos escolares del Condado para que los administradores puedan crear campañas para prevenir la violencia escolar mientras los estudiantes y maestros regresan al campus.

La idea es enseñar a los educadores qué buscar, señales a los que hay que poner atención, y la importancia de reportarlo a las autoridades.

Otro componente es enseñar a los niños, especialmente aquellos con experiencias de vida traumáticas, a manejar sus emociones es otra pieza importante de la formación, dijo a la Junta Barbara Ferrer del  Directora del Departamento de Salud Pública.

“La mayoría de la violencia es prevenible… pero la gente necesita un kit de herramientas”, dijo Ferrer, quien fue directora de secundaria durante años. “Todos se enojan y todos se sienten heridos y todos se sienten que les faltan de respeto, pero necesitamos herramientas que nos permitan manejar esos sentimientos, que son sentimientos normales, de una manera que no hiere a otras personas”.

La responsabilidad final es con los padres

Claro, los estudiantes a menudo no tendrían acceso a las armas si no estuvieran el en el hogar y las autoridades también están yendo contra esto.

En Marzo, dos padres del Valle de San Fernando fueron multados y acusados por presuntamente no haber almacenado adecuadamente las armas de fuego, que fueron descubiertas por la policía investigando las amenazas a la escuela presuntamente hechas por sus hijos.

“Es imperativo que los adultos encierren sus armas. Por el amor de Dios, encierren sus armas “, dijo el abogado de la ciudad Feuer durante una conferencia de prensa para anunciar los cargos. “Es la ley. No hay excusa para no hacerlo y podría marcar la diferencia entre la vida y la muerte en la comunidad en la que vives. Guard las armas de manera segura”.

Robert Christy, de 59 años, fue acusado de tres delitos menores de almacenamiento ilegal de un arma de fuego, y se enfrenta a hasta seis meses en la cárcel y una multa de $1,000 por cada cargo.

Según la oficina de Feuer, el hijo de 16 años de Christy hizo amenazas alrededor del 5 de Febrero a otros estudiantes en la escuela secundaria de Chatsworth Charter indicando que iba a llevar a cabo un tiroteo, y él hizo numerosas referencias a las armas de sus padres en ocasiones anteriores.

El 17 de Febrero, la Policía Escolar de Los Angeles fue a la casa de Christy después de que otro padre reportara las presuntas amenazas. La policía recuperó un rifle no asegurado en el armario, dos revólveres y una pistola semi-automática sin asegurar en una bolsa detrás de un aparador y alrededor de 90 rondas de municiones también en la bolsa, de acuerdo con la oficina del abogado de la ciudad.

Dazo Esguerra, de 50 años, también fue acusado de dos delitos menores-el almacenamiento penal de un arma de fuego y el almacenamiento ilegal de un arma de fuego.

Según la oficina de Feuer, en Febrero, la Policía Escolar de Los Angeles visitó la casa del acusado después de que su hijo de 17 años presuntamente hiciera amenazas con un arma a otro estudiante en la secundaria Granada Hills Chárter. Su hijo también supuestamente subió comentarios a las redes  sociales con el arma de fuego.

Los oficiales encontraron una pistola semi-automática cargada sin asegurar en una bolsa ubicada en el armario de Esguerra, junto con un cartucho con siete balas de munición, según la oficina de Feuer.

Feuer dijo entonces que “se evitaron tragedias” en ambos casos “porque los estudiantes y los adultos hablaron el uno al otro y después entraron en contacto con la Policía Escolar. Si ves algo o oyes algo, es imperativo que digas algo“.

El jefe de LASPD, Steven Zipperman, dijo que los dos casos eran sólo algunas de las 75 amenazas escolares que su Departamento había manejado desde Febrero hasta entonces.

¡ Si oyes o ves algo, di algo!  Por favor, reporten problemas de seguridad a su escuela o a la policía. El Departamento de Policía Escolar de Los Angeles también tiene una línea anónima de 24 horas para reportar armas al 1-800-954-4357 (1-800-954 Help).

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *