A. Garcia / El Sol

Sebastian Valenzuela, de 9 años, pasó gran parte del verano practicando su deporte favorite – la natación – pero ahora está de regreso en la escuela.

Esta semana, el chico empezó el cuarto grado en la escuela primaria Lankershim de North Hollywood, una escuela nueva para él.

“Me siento emocionado. Un poco nervioso. Es una nueva escuela y hay muchas cosas nuevas”, dijo Valenzuela, quien habla perfecto español e inglés, algo que sus padres le han enfatizado desde pequeño.

Y el aprendizaje en dos idiomas al mismo tiempo es algo que el Distrito Escolar Unificado de Los Angeles (LAUSD) – que empezó su nuevo año de estudios esta semana – también intenta liderar.

And dual-language learning is something that Los Angeles Unified School District (LAUSD) – which began the school year this week – is also trying to spearhead.

“Estamos comenzando el año escolar en el este del Valle con más estudiantes que asisten a programas de doble lenguaje y Magnet que nunca”, dijo Kelly Gonez, miembro de la Junta Escolar y quien representa al Distrito 6, que abarca la mayor parte del noreste del Valle de San Fernando.

“Las escuelas que atienden a los estudiantes más necesitados están obteniendo más recursos para apoyar mejor la enseñanza y el aprendizaje. Este va a ser un año fuerte de aprendizaje en el Distrito 6 de la Junta”, agregó.

Valenzuela y más de 650,000 otros estudiantes del LAUSD están entusiasmados y nerviosos al iniciar un nuevo año escolar.

Tal es el caso de Andrea y Gael Santiago, de 9 y 5 años, que posaban con su ropa y mochilas nuevas frente al letrero electrónico a la entrada de la escuela primaria Lankershim.

Los niños eran todo sonrisas mientras sus padres les tomaban fotos con sus teléfonos celulares.

Era el martes 14 de Agosto justo antes de las 8 a.m. y la familia Santiago era una mezcla de emociones.

Mientras Andrea está entrando al cuarto grado y conoce bien la escuela, era el primer día en el plantel para Gael.

“Esperamos que todo vaya bien para nuestros hijos”, dijo el padre, Jaime Santiago. “Estamos nerviosos. Es su primer día (de Gael) aquí”.

Niños en todo el Valle de San Fernando y Los Angeles cambiaron su rutina de verano esta semana para volver a las aulas.

Para los padres, era un día para levantarse temprano y llevar a sus hijos a la escuela.

Antonia Bonilla hizo justamente eso con sus dos hijas mayores que asisten a la escuela intermedia Walter Reed antes de dirigirse unas millas más lejos para llevar a su hija menor de 5 años, Ana, a su primer día de kinder en la escuela primaria Lankershim.

“Estamos contentos de que estén volviendo a la escuela. Esta es una gran escuela”, dijo Bonilla mientras entraba con Ana al campus. “Ella se divierte mucho aquí en la escuela”.

Elizabeth Olivares estaba haciendo lo mismo con su hija Celeste, de 7 años.

Dijo que trató de hacer que la menor leyera durante el verano “para que no lo olvidara”, pero estaba contenta de que la escuela volviera a la sesión.

“Es volver a correr de un lugar a otro. Es un nuevo año de aprendizaje para todos nosotros”, dijo Olivares.

Celeste también estaba feliz de regresar a las aulas mientras hablaba con otros compañeros de clase.

“Estoy emocionada de ver a mi nueva maestra”, dijo la pequeña que va al segundo grado.

Seguridad Alrededor de las escuelas

El nuevo año escolar también significa un mayor tráfico alrededor de los planteles.

Es por eso que varios miembros de la División de Tráfico del Valle de San Fernando del Departamento de Policía de Los Angeles se hicieron presentes en la escuela primaria Lankershim, dando algunas advertencias… e infracciones, también.

Varios padres recibieron una, sobre todo por no usar el cinturón de seguridad, no hacer un alto complete, y estacionarse en una cuneta en rojo.

El Detective Bill Bustos dijo en los últimos 10 años, más de 300 personas han muerto y casi 400 han resultado heridos en accidentes alrededor de las escuelas; la mayoría de los accidentes ocurren en las horas de 7-9 a.m. y 3-7 p.m.

Es por eso que animó a todos a salir de casa temprano, poner los teléfonos a un lado y asegurarse de que lleguen a su destino a tiempo y con seguridad.

“El nuevo año escolar significa los cambios de rutina de todos y esto va a afectar el tráfico en todas partes de la ciudad de Los Angeles”, dijo Bustos. “Incluso si usted no tiene un estudiante en casa, usted se verá afectado”.

“Su hijo no puede recibir su educación si no llega a la escuela con seguridad”, enfatizó Bustos.

Mario Guevara, quien estaba llevando a su hijo Matthew a su primer día del cuarto grado, concuerda y observó que los padres necesitan ir más despacio cuando viajan por la escuela.

“Todo el mundo tiene prisa. Todos estamos un poco cansados”, dijo Guevara. “Todo el mundo tiene que prestar atención”.

Nuevo año, nuevos retos

El LAUSD empieza este año escolar enfrentando una serie de temas que se desarrollarán en los próximos meses.

En primer lugar, hay un nuevo Superintendente, Austin Beutner, quien el martes atravesó todo la región que cubre el Distrito Escolar, visitando numerosas escuelas, charlando y dando la bienvenida a los estudiantes en el camino.

“Nuestra misión es asegurarnos de que todos los estudiantes que ingresan al Distrito Escolar Unificado de Los Angeles desde la primaria, cuando terminen la secundaria estén preparados para una carrera del siglo XXI, si ese es el camino que ellos eligen”, dijo Beutner a los reporteros durante una visita al centro de aprendizaje Edward R. Roybal cerca del centro de Los Angeles.

Pero la emoción del primer día de escuela quedó ligeramente eclipsada por la persistente posibilidad de una huelga de maestros. United Teachers Los Angeles, la unión que representa a los maestros del Distrito, declaró un impasse en las negociaciones contractuales el mes pasado, lo que llevó a la designación de un mediador.

El Sindicato ha pedido aumentos salariales de 6.5 por ciento, junto con medidas para reducir el tamaño de las clases, disminuir las pruebas estandarizadas e implementar “medidas de rendición de cuentas” para las escuelas chárter. El Distrito ha ofrecido aumentos de salario del 2 por ciento, junto con un bono de un 2 por ciento y $500 para materiales y suministros.

Beutner dijo que el Distrito está comprometido a buscar una resolución.

“Es nuestra responsabilidad asegurarnos de que nuestras escuelas estén abiertas todos los días”, dijo. “Es el lugar más seguro para nuestros estudiantes. Permite a los padres ir a trabajar y mantener a sus familias. Permite a nuestros estudiantes seguir aprendiendo, y vamos a hacer todo lo posible para asegurarse de que eso suceda”.

Si la mediación no ayuda a las partes a llegar a un acuerdo, se seguirá un período de determinación de los hechos, después de lo cual la unión podría llamar potencialmente a una huelga.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *