AP

CINCINNATI (AP) — Una mexicana, madre de cuatro ciudadanos estadounidenses, que fue deportada a pesar de las denuncias de estar amenazada por un cártel de drogas mexicano regresó a Estados Unidos. 

The Cincinnati Enquirer informó el martes que la semana pasada un juez permitió a Maribel Trujillo Díaz regresar a la ciudad de Fairfield, Ohio, después de que sus familiares pagaron la fianza de 1,500 dólares mientras esperaba audiencia de asilo. 

Su abogada Kathleen Kersh dijo que hubo “lágrimas en todas partes” cuando Trujillo regresó a Ohio por primera vez desde su deportación en abril de 2017. 

Una corte de apelaciones ordenó a las autoridades de inmigración que reconsideraran el caso luego de encontrar que la Junta de Apelaciones de Inmigración de Estados Unidos no debería haber rechazado la moción de Trujillo para reabrir su procedimiento de deportación. 

Tras ser deportada hace 17 meses de Estados Unidos,  Trujillo Díaz regresó con su familia a Fairfield, Ohio, estado donde había permanecido por 15 años.

La firma legal Advocates for Basic Legal Equality, Inc. informó que Trujillo Díaz llegó con su familia a Fairfield para concluir su proceso legal migratorio para buscar permanecer en Ohio bajo un programa de asilo en audiencias en Cleveland.

La firma dijo: “Los abogados de ABLE continúan trabajando sin descanso en su caso para [dar justicia a Maribel] dar #justiciaaMaribel (#justiceforMaribel)”.

Trujillo Díaz fue deportada de Ohio a México el 5 de abril del 2017, después de que las autoridades registraran su nombre en una redada en el 2007 contra el negocio Koch Foods. Después de eso pidió asilo, pero le fue negado. 

La madre regresó a Michoacán, estado al sureste de México, donde vivía antes de emigrar a Estados Unidos en el 2002 después de que fuera amenazada por bandas delictivas y la forzaran a salir del país y emigrar al país del norte.

Ahora, gracias a la firma legal, se logró que un tribunal federal de apelaciones ordenara en enero a autoridades de inmigración a reabrir el caso de Trujillo Díaz; ya en junio, las autoridades acordaron abrir el caso de la madre.

Ahora la mujer puede quedarse con sus hijos nacidos en Estados Unidos hasta su audiencia programada para el verano de 2019.